Ambiente

Derrame de petróleo contamina, una vez más, playas de Cabo Blanco

Una tubería en mal estado sería la causante de un nuevo derrame del combustible. Autoridades ambientales  evalúan la zona para determinar el daño ocasionado por la fuga del crudo en esta parte del norte peruano.

Atentado ambiental. El 27 de abril, pobladores del distrito piurano de El Alto se percataron de un derrame de crudo en las inmediaciones del balneario. Los vecinos reportaron a través de fotografías, la playa anegada de crudo, conductos en mal estado, oxidados y con orificios por donde se filtra el petroleo.

Este incidente ha levantado las críticas de los moradores de la caleta Cabo Blanco quienes denuncian que  Savia-Perú, empresa que tiene a cargo la perforación y explotación de pozos petroleros en el zócalo continental, opera sin darle mantenimiento a los ductos poniendo en riesgo el ecosistema marino de este lado del norte peruano. 

MÁS RUMBOS: Cordillera Blanca: glaciares cercanos a las ciudades se derriten más rápido

El personal de la Oficina Descentralizada del Organismo de Evaluación Ambiental (OEFA), Policía Nacional del Perú (PNP), Subprefectura, Juzgado de Paz, Capitanía del Puerto de Talara, Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), de la comuna del distrito de El Alto, funcionarios de la empresa Savia Perú y representantes de la Sociedad Civil, acudieron a la playa afectada para realizar la inspección de los 350 metros de área que ocupó el derrame. 

En la inspección se hallaron una tubería de 6 pulgadas, de 30 metros aproximado, de la plataforma PN10 que viene operando la empresa Savia Perú mientras que pobladores y autoridades trabajaron en conjunto para retirar el líquido contaminante del lugar con valdes. La OEFA ha señalado que se recogieron hasta cinco muestras para ser llevadas y analizadas en un laboratorio a fin de establecer el grado de contaminación ambiental en el balneario y el personal de la empresa procedió a colocar sobre la tubería deteriorada algunas grapas a fin de evitar la continuidad del derrame.

De nunca acabar

Los representantes de la sociedad civil de la Caleta de Cabo Blanco y distrito de El Alto, solicitaron a las autoridades responsables del cuidado del medio ambiente, se sancione de manera ejemplar y de acuerdo a ley a la empresa petrolera que ha generado el derrame: “Han habido derrames seguidos, ya no es la primera vez, – señala Carlos Chapilliquen, vocero del gremio de pescadores artesanales de Cabo Blanco- nuestro gremio ya ha presentado tres denuncias cuando sucedieron los primeros derrames, tienen que retirar esa plataforma, ya está obsoleta”. Chapilliquen señaló además que hace un mes hubo un derrame de crudo en el muelle de la caleta El Ñuro y hasta la fecha no se ha sancionado a los responsables de este atentado contra el ecosistema marino de esta región:” Por eso nos oponemos a que haya más exploraciones petroleras en la región Piura, viajaremos a reclamar a Lima si es necesario”.

Este no habría sido el primer derrame de crudo en este sector y menos de esta empresa.  Ya en el 2013 Savia- Perú fue la responsable de la contaminación del mar de Lobitos al filtrarse el petroleo por las tuberías dañadas. En aquella ocasión, la cantidad derramada fue de 2,5 barriles de petróleo, según el informe que la empresa presentó a la OEFA.  “Estos derrames sucesivos, ocurren, en su mayoría dentro del mar y son notados en primer lugar por los pescadores,- señala Rosy Reyes de la subgerencia de medioambiente de la Municipalidad El Alto- pero este último ha sido en tierra, aquí no nos van a poder decir: No, no somos responsables”

La funcionaria explicó que al menos siete derrames anteriores están siendo procesados por la Capitanía del Puerto de Talara.  Pero que en uno de los casos de derrame más sonados, -ocurrido en noviembre del año pasado en el sector de Peña Negra, y a pesar de que se encontraron evidencias- la capitanía, en base a un informe de la OEFA, concluyó que no habría evidencias para responsabilizar a la empresa. A estos constantes incidentes se suman las multas que la captanía impone: “para este tipo de hechos, sancionar con 1 UIT o máximo 2 UIT, es poco a cambio de todo el daño que se hace. Nuestra mayor preocupación son las especies marinas. Por ejemplo, este  último derrame ocurre en una zona de desovadero de tortugas y también de pesca”. recalcó la funcionaria.

La empresa ha indicado que 35 galones es el estimado del petroleo derramado y la explicación que ha dado  es que la plataforma PN10 está inoperativa desde el 2013  (¡vaya, desde 2013!)  y debido a la inactividad, algunos gases pueden haber provocado la salida de petroleo restante. Pero, si la plataforma está inoperativa desde hace varios años ¿porque no la retiran?

Cabo Blanco, leyenda de la costa del Pacìfico peruano. Foto: Promperù

Ese es el reclamo de la población y los gremios en general. Si de verdad  ya no es utilizada ¿qué hace allí?  poniendo  en riesgo los productos hidrobiológicos y las actividades como la pesca artesanal y actividades deportivas marítimas. De momento los locales persiguen que los ductos se retiren, hasta que se la autoridad competente por fin autorice el retiro de la plataforma.