Ambiente

Evalúan daños del incendio Forestal en el Santuario Histórico de Chacamarca

Organismos estatales constataron que el siniestro afectó a los pastizales de las vicuñas silvestres. Y que el incendio fue originado por las malas prácticas agrícolas.  

El Ministerio de Agricultura y Riego a través del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre  en coordinación con el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado, realizaron la evaluación del incendio forestal, producido en el Santuario Histórico de Chacamarca, en Junín.

Santuario de Chacamarca en Junín . Foto Sernanp

MÁS RUMBOS: El futuro sin glaciares: adaptación en las montañas andinas

La evaluación determinó que el incendio forestal afectó un total de 412.68 hectáreas, que corresponden al menos 280 al Santuario Histórico de Chacamarca, 84 del área de amortiguamiento del Santuario y 47  hectáreas a tierras privadas.

Los especialistas de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFFS) Sierra Central del Serfor junto con el personal del Sernanp, constataron que se quemaron pastizales en especial “ichu”; asimismo, determinaron que el área afectada corresponde al hábitat de vicuñas en silvestría.

El incendio forestal producido el pasado martes, se logró controlar gracias a la participación del personal del Sernanp, a través del Santuario Histórico de Chacamarca, la Municipalidad Provincial de Junín, la Cooperativa Agraria de Producción “San Francisco de Chichausiri” y la Compañía de Bomberos Tarma.

Se presume que la causa del siniestro son las malas prácticas de la población local, quienes realizan quemas para renovar sus pastizales, las autoridades realizan las investigaciones para ubicar a los responsables.

Por su parte, con el objetivo de concientizar a la población sobre los daños y riesgos que ocasionan los incendios forestales, la ATFFS Sierra Central continúa con su campaña de sensibilización en las comunidades campesinas de la provincia de Junín.

Datos

– Los incendios forestales, en su mayoría, se originan por la quema de pastizales y limpieza de maleza en la actividad de preparar el terreno para el cultivo agrícola. Una práctica cultural con la creencia que la quema de los terrenos atraerá la lluvia. Sin embargo, es evidente que genera un impacto negativo en el medio ambiente, ya que degrada el suelo, pone en riesgo al bosque, a la fauna silvestre y a las familias que viven en las zonas aledañas.

– El daño al ecosistema y la pérdida de la biodiversidad es irreparable, por lo que la Ley N° 29763, Ley Forestal y de Fauna Silvestre, establece la apertura de un proceso administrativo, que sanciona a los responsables de estas infracciones, con el pago de una multa superior de 10 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), equivalente a más de 40 mil 500 soles.