Ambiente

Loreto: Zona Reservada Yaguas, una decisión para el futuro

Esta zona es en una de las 10 reservas forestales con los más grandes stocks de carbono en el Perú. Foto: Field Museum de Chicago.

Un artículo publicado por Mongabay Latam demuestra la importancia de preservar las 870 mil hectáreas de bosque amazónico que alberga esta reserva en Loreto y evitar que continúe la tala y la minería ilegal.

El Perú está cerca de tener su decimoquinto parque nacional, sin embargo existe un grupo de comunidades nativas que demandan que se incluya una reserva comunal con el fin de usar los recursos naturales, como lo han venido haciendo los antiguos yaguas en la selva amazónica de Loreto.

MÁS RUMBOS: Loreto relajante: sosiego en el corazón de la Amazonía

De acuerdo con Mongobay Latam, una plataforma de noticias ambientales, científicas y de conservación en español, varias comunidades indígenas de Loreto y entidades del Estado peruano se encuentran en el proceso de Consulta Previa para que la Zona Reservada Yaguas pase a ser parque nacional.

No obstante, de las 29 comunidades con las que se inició en el proceso de diálogo, seis de ellas se alejaron, mostrándose inconformes con la petición. Aunque, posteriormente, dos de estas apoyaron a la postura de establecer un parque en todo el área de Yaguas.

Ubicación de la Zona Reservada Yaguas. Datos: USGS, SERNANP. Mapa cortesía de MAAP.

Los que están en contra de un parque nacional de 870 mil hectáreas de áreas verdes piden que se incluya un área de reserva comunal. Aquellas comunidades son Santa Rosa de Cauchillo, Primavera, Alamo y Huapapa, que bloquearon durante casi un mes el río Yaguas.

¿Por qué un parque nacional?

Alrededor de 23 millones de soles, en 20 años, serían los beneficios que nuestro país obtendría por la creación del Parque Nacional Yaguas (PNY), según el resultado de un análisis realizado por la Fundación Conservación Estratégica (CSF), como parte de las tareas para definir cuál sería la mejor categoría para esta zona.

El inventario social y biológico realizado en el 2010 por el Field Museum de Chicago, informó que esta área natural alberga más especies de peces de agua dulce que en ningún otro lugar del país, entre otros recursos de su biodiversidad.

Para el analista económico de Conservación Estratégica y responsable del análisis costo beneficio que realizó esta organización por encargo del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), José Carlos Rubio, la diferencia está “entre proteger y no proteger”. El especialista precisó que la creación de una Área Natural Protegida (ANP) exige hacer una evaluación de los beneficios que podría ofrecer la zona una vez creada el ANP.

La Zona Reservada Yaguas, ubicada en la parte baja de la cuenca del río Putumayo (Loreto),

El estudio demostró la importancia de preservar el área, evitando la deforestación, la minería ilegal o la desaparición de fauna como la huangana, una especie que forma parte de la dieta de las comunidades. Pero la ganancia no solo calcula por los millones de soles que se ahorrarán. Hablamos de un lugar sagrado para las comunidades nativas.

A su turno, Benjamín Rodríguez Grandez, presidente de la Federación de Comunidades Nativas Fronterizas del Putumayo (Feconafropu) de la zona de influencia de la reserva de Yaguas, señaló que ese interés viene desde 1988 y lamentó que en los últimos 20 años, el bosque que es atravesado por el río Yaguas se ha convertido en tierra de nadie.

El expediente técnico del Parque Nacional Yaguas elaborado el año pasado por el Sernanp indica que entre las amenazas descritas en el mapa parlante de la comunidad de El Alamo III se reportan cuatro puntos de dragas mineras que suelen circular periódicamente dentro del río Yaguas. Del mismo modo, la explotación forestal ilegal ha destruido un parte del bosque de Yaguas.

El escenario es la siguiente: con la  minería y tala ilegal operando en el área, se calcula que cerca de 157 mil 67 hectáreas de la zona reservada resultarían afectadas en los próximos 20 años. En cambio, con la creación del PNY significaría beneficios que superan los 20 millones de soles en el mismo periodo de tiempo, manifiesta el análisis costo beneficios realizado por Conservación Estratégica.

Fotos aéreas de las dragas encontradas en el río Yaguas, dentro de la zona reservada. Fuente: Instituto del Bien Común.

De darse, las comunidades beneficiadas serían las ubicadas alrededor de la zona reservada, en los distritos de Putumayo y Yaguas, en la provincia de Putumayo; y a las poblaciones indígenas situadas en Pebas, San Pablo y Ramón Castilla, en la provincia de Mariscal Ramón Castilla.

Los mismo sucedería en si habláramos de la preservación de especies. De los 23 millones de soles en beneficios, un poco más de 17 millones de soles corresponde a lo que ahorrarían las comunidades en términos de costo de caza de subsistencia por evitar la reducción o desaparición de especies que son su sustento alimenticio. El cálculo se hizo con la huangana, un mamífero clasificado en situación de Vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Al convertirse la zona reserva en parque nacional, los trabajos de conservación de esta ANP promoverían la caza sostenible de la huangana. Lo mismo sucedería con otras especies. Según el informe técnico del Sernanp, a nivel de país, el principal beneficio proviene de una potencial participación en el mercado de carbono. El PNY evitaría que se pierdan alrededor de 1.5 millones de toneladas de carbono en los próximos 20 años, equivalentes a 8.3 millones de soles.

Los que se oponen

Por un lado, son 23 comunidades que apuestan por la creación del Parque  Nacional Yaguas, mientras que otras seis comunidades –El Álamo, Huapapa, Primavera, Santa Rosa de Cauchillo, Mairidicai y Nuevo Porvenir– proponen que parte del territorio sea catalogado como Reserva Comunal.

Solo en 20 días de inventario en la zona Reservada Yaguas, el Field Museum pudo registrar 128 especies de anfibios y reptiles. Foto: Field Museum de Chicago

Marlon Pérez Espinoza, presidente de la Organización de Comunidades Indígenas del Bajo Putumayo y Río Yaguas (OCIBPRY), declaró a LaMula.pe que dichas comunidades piden que “consideren al menos un 50% del área sea reserva comunal” de la zona reservada para que puedan seguir utilizando los recursos naturales.

Asimismo, rechazó que sus comunidades se dediquen a la minería y tala ilegales, como lo señalaban los dirigentes de las otras 23 comunidades que están a favor de la categorización de la zona reservada como parque. Es más, invocó a la Marina de Guerra y al Sernanp a que vayan a Yaguas para indagar si se realizan dichas actividades ilícitas. “Antes sí había la minería y tala ilegal, pero ahora ya no hay nada”, agrega.

Sin embargo, los líderes indígenas a favor del parque indican que es falso y que solo unas pocas comunidades aprovechen los recursos, ya que todos los pueblos se benefician directamente del territorio. Además, puntualizaron que las 29 comunidades se ubican alrededor del Yaguas.

En la actualidad, se evalúa la posibilidad de que se establezca una reserva comunal o un área de conservación regional sobre una franja de 400 mil hectáreas ubicada fuera de la Zona Reservada Yaguas, en el territorio comprendido entre límites del área protegida y las comunidades nativas.

Bosque en la zona de Yaguas. Foto: Field Museum de Chicago.

Es hora de decidir

Pese a las controversias, el Sernanp informó que recientemente están en la etapa de decisión, la última del proceso de consulta previa. Momento en que el Estado determinará, mediante Decreto Supremo, si procede la creación del Parque Nacional Yaguas, que vendría a convertirse en el número 15 en el Perú.

En una reunión reciente a la que asistieron 17 líderes de las comunidades nativas y representantes del Estado, la Ministra del Ambiente, Elsa Galarza, expresó su respaldo al proceso de consulta previa.

“El acuerdo que hemos llegado con la ministra es que se va evaluar totalmente y van a respetar los acuerdos tomados en la última reunión de diálogo con el Sernanp, desarrollado en nuestra ciudad en el mes de mayo”, refiere Benjamín Rodríguez, presidente de la Federación de comunidades nativas fronterizas del Putumayo, en entrevista con La Región.

El Dato

Como se sabe, una de las razones por las que la Zona Reservada del Yaguas debe convertirse en parque nacional es porque es hogar de la mayor diversidad de peces de agua dulce del país, retiene cerca de 102 millones de toneladas métricas de carbono, posee ecosistemas acuáticos muy particulares y tiene conexión con otras áreas protegidas.

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *