Cultura

Los diez carnavales más bacanes del Perú

En época de carnaval la realidad se suspende y da paso a estrafalarias y mágicas situaciones donde desbordan emociones reprimidas que expresan el sentir popular.

Por : Iván Reyna

El carnaval en el Perú es una de las tradiciones multicultural, donde las costumbres del mundo andino, como la yunza, se confunden con las tradiciones de la costa y de la selva, dando lugar a un festín de corsos, procesiones, bailes, reinados y los infaltables juegos con agua, talco, harina, betún, barro y pintura. No importa si algunos pueblos lo festejan con cultos paganos y otros con ritos cristianos, lo importante es bailar, brindar y contagiarse de alegría. Carnaval hay en todas partes y para todos los gustos.

Cajamarca

Es la capital del carnaval peruano. El concurso entre los cinco barrios cajamarquinos (Cumbemayo, La Merced, Dos de mayo, San José y Pueblo Nuevo) es muy esperado por sus patrullas, bailes de antifaces, noche de reinas, corsos y vistosas representaciones del Ño Carnavalón o Rey Momo, festivo personaje que, acompañado de su corte, marca el significado de tan alegre carnaval. Las improvisadas coplas llamadas “matarinas” llenas de versos pícaros encandilan a las mujeres enamoradas.

Tarma

En la bella ciudad de las flores, el carnaval se inicia con la fiesta de San Sebastián. Los mayordomos y danzantes cargan la pesada Cruz hasta el cerro San Sebastián y por eso los tarmeños le han bautizado con el nombre de “La Cruz de Carnavales”. Los cortamontes y concursos de comparsas entre los barrios de la ciudad son parte de la fiesta popular.

Iquitos

En Iquitos el carnaval se festeja con bailes como la “Comparsa” alrededor de las “humishas”, unas palmeras que colocan los vecinos de los populosos barrios como el de Belén, que -además de calentar la cocina loretana con sus exquisitos juanes-, en las calles, la gente espera lista con baldes de agua para divertirse ante un eufórico calor amazónico.

Rioja

En esta provincia -una de las diez de la Región San Martín- es donde se vive la herencia histórica de danzas y pandillas. Un grupo de jóvenes disfrazados de diablos de coloridas máscaras y de prominentes cuernos avanzan por las calles lanzando bromas, imitando al otorongo, ridiculizando al riojano infiel o elogiando la coquetería de la hermosa mujer riojana.

Pozuzo

Esta tierra forjada por descendientes colonos alemanes y austríacos –en la provincia de Oxapampa, Región Pasco- festejan los carnavales a su estilo, uno es el Carnaval Infantil que pertenecen al Club Cultural Prusia, y otro es el Carnaval de Mayores perteneciente a la Colonia y Prusia, en que sacan a relucir su vestimentas en bailes como el “hack der katz den schwanz ab”, que quiere decir “corten la cola al gato”.

Huaraz

Los versos y canciones se ponen de manifiesto en el sentimiento de la Región Ancash que festejan con platos típicos y la elección de la “Shipash Carnaval” en la Plaza de Armas de Huaraz. El concurso de máscaras y del Ño Carnavalón, además de los “Huachihualitos” o tradicionales “cortamontes”, forman parte de la diversión andina.

Ayacucho

Los festejos siempre van dirigidas por la mujer ayacuchana, que al ponerse el traje típico blanco característico de los carnavales irradian majestuosidad, cuyas fiestas, a decir del Instituto Nacional de Cultura (Ministerio de Cultura), el carnaval ayacuchano posee testimonios y tradiciones que expresan el culto a la madre tierra, y por eso fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación.

Cusco

En la ciudad imperial las comparsas y pandillas viven con euforia, muchas de ellas son ganadoras de los diversos festivales carnavalescos del Valle Sur (San Jerónimo, Oropesa y Canchis, donde aún se puede apreciar el famoso Carnaval de Tinta), y del Valle Sagrado de los Inkas (Pisac, Qoya, Calca, Urubamba, Lamay). Las yunzas o  cortamontes son el principal atractivo de esta fiesta, en donde se juega con agua, talco y mixtura.

Arequipa

Bajo el Misti, las parejas de jóvenes solteros bailan (vestidos de atuendos mestizos) en comparsas al son de alegres melodías, recorriendo plazas y calles, compitiendo entre ellos mismos y entre sus barrios, como Carmen Alto, Francisco Bolognesi, y Yanahuara, para ver quién es el que festeja con mayor gracia y destreza.

Chincha

Y como el carnaval también es color, en Chincha, a dos horas al sur de Lima, tiene lugar al ya famoso Carnaval Negro, desatándose reñidos concursos de cajón, festejo, zapateo y “El Negro más Negro”. Un carnaval con gracia y sabor.

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *