Destinos

Fiesta en la selva: Virgen de los Remedios, júbilo patronal en la Banda de Schilcayo

Uno de los distritos más cálidos de la selva de San Martín está de fiesta y celebran como se debe a su patrona toda la primera semana de setiembre.

Desde mediados de los ochentas, se celebra a la Virgen de los Remedios en el distrito de Banda de Shilcayo, Tarapoto. Y desde allí, la santa patrona ha adornado de fe y devoción a todos los devotos de esta zona selvática de San Martín.

MÁS RUMBOS: Ruta de una rosa que bendice el mundo

Los jesuitas que llegaron a Banda de Shilcayo fueron los primeros en traer a la Virgen de los Remedios en su afán evangelizador. Ya que, aseguran algunos, los locales habían construido una iglesia y una plazuela que con el tiempo fue convertida en campo deportivo.

Pero fue hasta 1984 cuando el gobierno municipal convocó una reunión entre sus regidores, personajes bandinos ilustres y representantes de la Iglesia Católica para fijar una fecha central para las fiestas patronales. Tras llegar a un acuerdo, se decidió que se celebre cada 15 de setiembre y se tome como patrona a la Virgen de los Remedios.

Y desde allí, se celebra en el distrito de Banda de Shilcayo en una jubilosa fiesta patronal que genera mayores espacios de recreación y comercio para los ciudadanos, mientras se renueva la fe y se tiñe el ambiente de algarabía y religiosidad.

Leyenda

Una de las historias data de la nobleza española. La nieta de un fallecido rey, por el año 700, le fue infiel a su prometido con un duque, con el cual tuvo secretamente un hijo. Para ocultar su “pecado”, decide poner a su hijo con una pequeña Virgen María en una arca, y lo depositó sobre las aguas de un río.

Luego de varios kilómetros, el niño fue encontrado por un noble que se encontraba cazando. Vio al infante lleno de joyas y con una pequeña Virgen María. El noble adoptó al niño y donó la virgencita a la iglesia de su localidad. Luego de más de ocho siglos, esa misma virgen llegó a manos de un soldado que iba a partir a la guerra en Italia.

Al volver, él decide regalárselo a su hermano porque se entera que iba a enlistarse entre los hombres que irían a conquistar al “Nuevo Mundo”. Le dice que la virgencita le dio suerte y le curó todas las heridas. De ahí, posiblemente, el nombre de Virgen de los Remedios.

El dato

Se venera a la Virgen de los Remedios en varios países como España, México, Bolivia, Argentina, República Dominicana, India y Filipinas, entre otros.

Acerca del autor

Marquiño Neyra

Periodista, chiflero y grunger.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *