Destinos

Inka Naani: sendero inca entre Áncash y Huánuco

El Inka Naani es uno de los trechos mejor conservados de la red de caminos incas (Qhápac Ñan). A la vera del camino se observan lagunas, pueblitos que parecen haberse detenido en el tiempo, y excepcionales ruinas incas.

Por Rolly Valdivia

Los Apus convencen al viento y a las nubes para que castiguen, con su aliento arrebatado y sus gotas de tormenta, a los extraños andariegos que intentan cruzar sus dominios de altura y sus tierras agrestes; entonces, la ira proverbial y milenaria de los dioses de montaña, se convierte en un rugido atronador que estremece las pampas y quebradas, también el alma y el corazón de la gente.

Fotos: Luis Yupanqui

MÁS RUMBOS: Trekking de leyenda: Del Salkantay a Machu Picchu, una de las cosas que hay que hacer antes de morir

Y se hace difícil continuar. Bruma, viento y lluvia, gotas heladas que se filtran por los resquicios de la ropa, senderos de piedra que se disfrazan de fango y se tornan resbalosos. Sólo queda detenerse y tratar de congraciarse con los Apus, como lo hicieron los antiguos, como lo siguen haciendo los hombres del Ande, como lo hicimos nosotros.

Siete llamas para el Apu

Foto: Luis Yupanqui

Cuentan las voces de la memoria colectiva que el mismísimo Hijo del Sol, tuvo que enfrentarse a la enjundia de las montañas y cochas que tutelan las comunidades, los pastos y las aguas que circundan al gran Inka Naani, un legado histórico, legendario y kilométrico, que serpentea en las alturas aparentemente inhóspitas de Áncash y Huánuco.

No es un consuelo, pero en la angustia de la borrasca reconforta saber que el inca, el poderoso señor del Tahuantinsuyo, lloró de impotencia en el abra Waga (4,358 m.s.n.m.), cuando el Apu Angurajay –ofendido por la construcción del camino y por el incumplimiento de una promesa del gobernante- le dio la “bienvenida” con una proverbial tempestad que impedía el paso de su fastuoso séquito.

 

 

Fotos: Luis Yupanqui

El Angurajay había advertido que sólo autorizaría el uso de la vía, si le ponían barbas (reforestaban) a sus faldas. El cusqueño aceptó la propuesta, pero por diversos motivos no honró su palabra. La apocalíptica granizada fue la forma de protestar de la rencorosa montaña, su manera de dejar en claro la infinita precariedad del hombre frente a su inmenso poder.

Dicen que fue tanta la desesperación de los quechuas, que uno de los sacerdotes se atrevió a increparle al engreído del Sol su falta de respeto y cortesía hacia los dioses. Ante semejante y devastadora circunstancia, se decidió que la única manera de aplacar el enfado del irascible Apu, era ofrendar siete llamas en una ceremonia ritual.

Cien kilómetros de Esperanza

 

Fotos: Luis Yupanqui

Las jornadas son intensas, distintas e inolvidables en el Inka Naani (camino inca, en el quechua de la región), un sendero de más de 100 kilómetros que remonta montañas, se burla de los precipicios y se viste de existencia y esperanza. Pasos de barro, pasos de piedra. Pasos que te acercan a las portadas y paredes de piedra de Huánuco Pampa, la imponente capital del Chinchaysuyo (provincia de Dos de Mayo, Huánuco).

Y en este bucólico rincón serrano de geografía espléndida y pobreza secular, el turismo se presenta como una luz esperanzadora -tenue e incipiente aún- pero que a pesar de los vaivenes se mantiene encendida desde octubre del 2003, cuando el Instituto de Montaña, en cooperación con el Instituto Kuntur de Conservación y Desarrollo, puso en marcha el proyecto Inka Naani.

En esencia, se busca hacer de la ruta un interesante y atractivo circuito turístico, en el que los servicios de hospedaje, arreo (de llamas y caballos) y alimentación, sean ofrecidos por los lugareños, lo que influiría en un mejoramiento de los niveles de vida en comunidades donde el 90 por ciento de las familias están por debajo de la línea de pobreza.

Cerros sagrados, lagunas mitológicas

Fotos: Luis Yupanqui

Despertar antes que el gallo; bueno, si es que hay algún gallo cerca. Partir con premura para sacarle la vuelta a la lluvia. Ensayar un adiós sin nostalgia. Mirar por última vez las desvencijadas casas de adobe de Soledad de Tambo, Taparaco o Isco; el desolado patio de la escuela de San Cristóbal de Tambo, las chacras sembradas con papa, cebada o arveja en todas las comunidades, y también las cumbres enhiestas que parecen otear a los peregrinos del Inka Naani.

Escuchar las leyendas y mitos narrados con maestría por Basilio Trujillo Zorrilla, el guía vivaz y elocuente del Instituto Kuntur; soñar despierto con los planes y proyectos de Miriam Torres Ángeles, del Instituto de Montaña; sentir el misticismo en las cercanías de los cerros sagrados y en las riberas de la laguna Sacracocha, rebelde, corajuda, partida en dos por el embrujado hondazo del inca.

Gozar cada paso cuando el sendero es amplio y corre mansito al lado del Taparaco, un río robusto de tormenta; odiarlo en los tramos empantanados como la bajada a Ayash, un pueblo sombrío, tenso, en conflicto con la actividad minera; sufrirlo en la pendiente escalonada que conduce a Waga y en el interminable descenso final a Colpa, un periplo que machaca las rodillas.

Huánuco Pampa y el silencio de los Apus

Fotos: Luis Yupanqui

Y a pesar del cansancio y del ardor de las ampollas, se avanza a Huánuco Pampa o Huánuco Marka, también Huánuco Viejo. Qué importa el nombre ahora, sólo quieres estar ahí, respirar hondo y sentirte bien en aquella ciudad magnífica, edificada durante el mandato de Túpac Yupanqui.

Afanes arqueológicos bajo un cielo copado de nubes. Y vas del acllawasi al ushnu, y de allí al área residencial, y ves unos pumas de piedra y una puerta trapezoidal. Todo es perfecto hasta que observas esas ridículas letras negras (dicen La Horca), que algún desdichado pintó en uno de los muros de la emblemática ciudad. Varias voces me aseguran que fue un arqueólogo. No sé qué pensar.

 

Fotos: Luis Yupanqui

Me alejo. Llueve. Barro otra vez -ya no importa- ya no estoy en el Inka Naani y sus kilométricas jornadas. Busco refugio y espero que el cielo se calme solito, sin hojitas de coca, sin ayuda de los Apus.

En rumbo:

¿Cómo llegar? De Lima a Huaraz por una vía asfaltada (407 kilómetros). El viaje en bus como Movil Tours , Cruz del Sur, Ormeño, Cavassa, dura 8 horas aproximadamente. De Huaraz a Huari hay 150 kilómetros de distancia. Las unidades de transporte público (Sandoval, El Solitario) salen de la calle Huaraz.

¿Cuándo ir? En temporada seca (mayo-octubre) es la más recomendable para visitar el Inka Naani. Si bien el frío puede ser intenso en estos meses, la ausencia de lluvias mejora el estado del camino. Contáctese con el Instituto de Montaña (tmiperu@mountain.org) o el Instituto Kuntur de Investigación y Desarrollo Andino (kunturhuari@peru.com), para que hagan las coordinaciones con las familias de la zona que ofrecen servicios de hospedaje y alimentación.

¿Qué llevar? Ropa abrigadora, poncho de lluvia, suficiente agua para la caminata, botas de trekking, bolsa de dormir.

Vive esta experiencia con Rumbos Viajes

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *