Destinos

España vista desde un crucero sobre rieles

El tren más lujoso del planeta anda dando vueltas por España. Inspirado en el mítico Orient Express, el Transcantábrico Gran Lujo es sólo para pasajeros exigentes y nostálgicos

Viajar en un tren de lujo por Europa es un placer reservado sólo para nostálgicos. Pero no cualquier clase de nostalgia se sube al Transcantábrico Gran Lujo, el súper tren español que sale de San Sebastián y recorre Euskadi, Cantabria, Asturias y Galicia en un viaje de 8 días y 7 noches.

Los pasajeros de este crucero ferroviario son clientes exigentes y para ellos el servicio y las prestaciones del tren han sido diseñadas cuidando cada detalle para que la experiencia sea incomparable y plenamente satisfecha.

Tomando como referencia el increíble y lujoso Orient Express que unía París y Constantinopla y en el que se filmaron películas como De Rusia con amor y La vuelta al mundo en 80 días, el servicio del Transcantábrico Gran Lujo pone sobre la mesa todo lo que el confort pueda requerir para la fantástica travesía entre castillos medievales, escarpados donde es posible sentir la nieve y hermosos parajes con lagunas y poblados pintorescos.

Orientado para el turista exigente que quiere escapar a la medianía y frialdad del servicio aeronáutico que cada vez es más rentable, pero menos detalloso, el Transcantábrico constituye otra forma de conocer y recorrer algunas de las maravillas de España a bordo de un palacio sobre rieles. Como decía Machado, “luego, el tren, al caminar, siempre nos hace soñar”.

El tren parte desde San Sebastián, famosa por las playas de la Concha y Ondarreta, pero inmortal por su festival de cine y sus restaurantes con varias estrellas Michelin colgadas en las chaquetas de sus chefs. De ahí, 28 pasajeros alojados en 14 suites podrán disfrutar de este tren que es considerado por la prensa especializada y los pasajeros más exigentes como “el más lujoso del mundo”. Y una prueba de su alcance cosmopolita es que el 70% de sus pasajeros son extranjeros, en su mayoría alemanes y estadounidenses.

Exclusivo por donde se le mire, el servicio alcanza la nada friolera suma de 7.800 euros, pero a cambio experimenta la atmósfera ferroviaria más lujosa del planeta, recorriendo parajes irrepetibles durante una semana y recibiendo un servicio de primera clase, como en los mejores años del Orient Express.

El convoy de lujo dispone de siete coches cama con 14 suites y se completa con cuatro coches vagón con zonas comunes como un salón comedor, un coche panorámico para contemplar el paisaje, un salón de té para la plática y el romance, y un coche pub donde cada noche se ofrece música y baile en vivo, todo ello atendido por un entrenadísimo servicio de 16 personas.

Cada suite dispone de armario, maletero, un pequeño salón, dos televisores, video, consola de juegos, teléfonos inalámbricos, doble climatización, baño con duchas de hidromasaje y sauna de vapor. Sin duda, un hotel 5 estrellas sobre la marcha que ha supuesto una inversión de 2,5 millones de euros. ¿La meta? Brindar un servicio de clase a pasajeros con clase y presas aún del romanticismo de viajar en tren y vivir para contarlo.

El dato: Más detalles sobre esta increíble experiencia en www.luxotren.com

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *