Destinos Gastronomía

Entre Tarapoto y Moyobamba

Primer Puerto no tiene nada que envidiar a las cebicherías más pintadas de Lima, Callao y balnearios. Foto: Martín Vargas

Encantos gastronómicos y lounges para no olvidar la esencia mientras se está en el paraíso.

Martín Vargas Barrera / Revista Rumbos

A partir del cuarto día en Tarapoto uno empieza a extrañar el lomo saltado, el cebiche como Dios manda, los cortes de carne y las parihuelas elefantiásicas. Sí, y no es que la comida tarapotina no sea buena (es espectacular), pero hay placeres que uno nunca olvida y que el paladar exige.

MÁS RUMBOS: Cañete: Semana Santa con pisco y sopa seca

Es la una de la tarde y un cielo hermoso, como el de los panfletos de los Testigos de Jehová, nos pide ir en busca de un cebichito. Son las tres de la tarde y después de pasar por algunos restaurantes estoy a punto de tirar la toalla y pedir un juane, pero mi buen amigo Tomás Cotrina me lleva a Primer Puerto.

El salón me recuerda una cebichería limeña y la guarnición está buena, lo que hace presumir que el producto no será un desastre. Pasan 10 minutos y llega el cebiche de pescado del día. Se ve bien, sabe mejor. La verdad es que la cocina de Primer Puerto me ha dejado con la boca abierta. Su cebiche es poderoso, pungente, fresco y sabroso. De esos que uno puede encontrar en La Picantería de Surquillo, en Fiesta de Miraflores o en El Arrecife de Comas. Buenísimos también su leche de tigre y sus filetes de róbalo.

El dueño, Ricardo Robles, nos suelta parte del secreto: los pescados vienen de la costa norte, sus cocineros son limeños y todo lo aprendieron de mamá, la señora Julia. Una excelsa cocinera cuyo nombre se ha convertido en marca. La barra cebichera que acaba de inaugurarse lleva su nombre. Es Justo y necesario.

La noche cae ya

Todos juntos. Yurac Yana tiene una serie de sours y machados que difícilmente encontrarás en otro lugar. Foto: Difusión

Son las siete de la noche y el estómago pide comida para tener el corazón contento. Así que antes de salir por unos tragos en la noche tarapotina, nos vamos a picar algo en el restaurante del hotel Sumaj Casa Hotel, cocina a cargo del también limeño Dennis Yupanqui

Unas crocantes alitas de pollo bañadas en salsa picante de ají charapita y un bisté de cuadril al grill con tostones y chimichurri de la casa, son algunas de las especialidades de este sabroso córner gastronómico donde uno puede alojarse y ver toda la ciudad desde lo alto de un monte.

Ya en el centro de Tarapoto tengo que ir a Yurac Yana, el pub que las tres veces que vine a esta hermosa ciudad, inexplicablemente nunca visité. Yndira Salcedo, la dueña, me cuenta que ahora puede darse un tiempito para saludar a la gente, pero que el inicio fue duro. Y más aún en una ciudad tan pequeña donde los cambios y novedades son miradas con el rabillo del ojo.

Sin embargo, su propuesta bizarra caló en el gusto de la gente. Sobre todo de las personas de base tres para arriba que buscan buena música, poca estridencia y una buena barra y cocina para acompañar la cháchara y la bohemia. Pero si un mérito hay que reconocerle a este bar, es la introducción del pisco en las gargantas sanmartinenses. Hace ocho años fueron los primeros en preparar chilcanos y sours en una tierra conquistada por el whisky y la cerveza.

Hoy, la marca tiene sedes en Tarapoto y Yurimaguas y es reconocida por la calidez de su atención, el nivel de su servicio y unos riquísimos machacados de mandarina o limón que ya quisieran tener las barras de los limeños Ayahuasca o Huaringas.

 Vamos para Moyo

Plaza Gastrobar un lugar con personalidad propia y la mejor música de San Martín, de lejos. Foto: Difusión

A una hora y media de Tarapoto está la apacible y hermosa Moyobamba. Sin el calor asfixiante de Tarapoto y con algo menos de tránsito y comercio, la ciudad de las orquídeas tiene un encanto especial. De hecho, llegando nomás, el increíble morro Calzada nos dice que esta ciudad tiene su propia personalidad.

Después de visitar la reserva natural de Tingana, el Waqanki Center (un vivero de más de cien hectáreas), los baños termales de San Mateo, y la cascada de Paccha, es justo y necesario relajarse y que mejor que en el corazón de la plaza.

En la segunda planta de lo que alguna vez fue una casona queda Plaza Gastrobar, un lounge bar que busca marcar la diferencia con una propuesta espacial que combina Fridays, Mochileros y el tarapotino Stone Wasi. Bizarro y ecléctico en esencia, el lugar que dirige Freddy Amasifuén ofrece una vista increíble de la plaza, tiene una carta de piqueos de ocho puntos sobre diez, y su música es, sin duda alguna, la mejor de todo San Martín.

Mostrando un poco el street food local, pero en un ambiente moderno, Plaza Gastrobar es un lugar imperdible si estás en Moyobamba y quieres pasarla como rey, gastando como plebeyo. ¡Ya vuelta!

En Rumbo

¿Dónde están?

Primer Puerto (Ramírez Hurtado 461, Tarapoto / Calle Napo 935, Iquitos)

Mama Julia (Jr. Miguel Grau # 1005 Partido Alto, Tarapoto)

Sumaj (Jirón Putumayo, cuadra 6, Tarapoto)

Yurac Yana (Jirón Augusto B. Leguía 514, Tarapoto / Teniente César López 611, Yurimaguas)

Plaza Gastrobar (Manuel Del Águila 560, Moyobamba)

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

4 Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Que pena que solo llegases a Moyobamba ya que veinte kilómetros más, en Rioja en cevicheria “Las Palmeras” en la propia carretera Fernando Belaunde Terry, sirven el mejor ceviche del departamento de San Martín, te aconsejo que la próxima vez lo visites para poder comparar, considerando siempre que “sobre gustos no hay nada escrito”, por supuesto.

    • Estimado señor Noguera,
      Como usted mismo lo señala sobre gustos no hay nada escrito. La próxima vez que nuestro colaborador vaya a Moyobamba, visitará Rioja para volver a probar esa cebichería. Gracias por su comentario.

  • Con respecto al articulo arriba mencionado sobre el restaurante de Sumaj Casa Hotel, el encargado del desarrollo y creación de la carta esta a cargo en su totalidad del Chef Tarapotino Miguel Angel Varillas y no del Sr. Dennis Yupanqui como ustedes asi lo mencionan en este articulo, seria bueno la aclaración debido a los meses de trabajo realizados, usando nuestros productos locales para brindar todas las especialidades gastronomicas encontradas en el restaurante., resaltando el espíritu que caracteriza a Sumaj Casa Hotel

    • Estimado señor Varillas,
      Conversamos con el redactor de la nota, quien manifiesta que en el artículo no se menciona que la carta sea una creación de Dennnis Yupanqui, lo que se afirma es que él es jefe de cocina del mencionado restaurante. Gracias por su comentario.