Destinos

Yoga Mandala: un viaje hacia el interior de uno mismo

El hogar no es un espacio físico, sino mas bien un estado emocional… Un estado emocional en el que estamos en armonía con nosotros mismos y con lo que nos rodea.

Por Romina Atanasovski Q

Dicen los entendidos que ese hogar interior lo tenemos todos y que podemos acceder a el incluso estando parados en medio del caos, el desorden y la desesperación … Para llegar ahí solo hace falta callar la mente y mirar nuestro propio interior.

Para algunos iniciados encontrar ese hogar interior no resulta tan simple. En medio de nuestras ajetreadas vidas de ciudad, parece imposible. ¿Cuello y hombros tensos? ¿Dolores de codos y muñecas?  Estrés puro. ¿Pero cómo nos lo sacudimos de encima? ¡Cómo alineamos nuestra mente, cuerpo y espíritu!

MÁS RUMBOS: 

El hotel que rinde tributo a la selva

Un retiro perfecto para alejarnos,  sumergido entre las montañaas del Valle Sagrado de los Incas en el Cusco, es Yoga Mandala Sacred Valley. Sus apacibles ambientes, son el soporte necesario para este encuentro, para este viaje introspectivo. Para acceder a nuestro hogar.

El centro de retiro Yoga Mandala nos preparó un itinerario de 4 días donde exploramos nuestro interior a Nivel físico, emocional y espiritual.

La calidez de sus espacios, puede sentire en Yoga Mandala. Se pueden sentir en sus jardines y desde la sala de Yoga es posible sentarse a  contemplar los paisajes. Tienen un temazcal de barro, un biohuerto con especias que luego son usadas en la cocina, un baño ecológico inteligente que no utiliza agua y genera compost para las plantas y una sala de Yoga como inspiradora.

Cada habitación en este centro de retiro está inspirada en los chakras de nuestro cuerpo. Iluminación, simplicidad y buen gusto impera en todos los ambientes. Así que es posible despertarse por la mañana, por ejemplo,  en la habitación amarilla del plexo solar, con el sol radiante del Valle Sagrado regalándo sus primeros rayos. Ni bien cae el alba ya hay rutina en la sala de yoga, y los huéspedes se reúnen listos para una clase de Ashtanga con Melinda Cross, dueña y fundadora de Yoga Mandala. Orientada hacia el este y construida con materiales cálidos, techos altos, gran iluminación y una vista espectacular al Apu Kunturhuachana, la shala de Yoga inspira tranquilidad y es el mejor lugar para iniciar el día.

Pero conectar cuerpo y espíritu, ayudar a calmar la mente, y a sentirnos mas felices y enérgicos requiere de una disicplina alimenticia, esos son los dominios que ayuda a explorar Sacha Barrio, un reconocido medico en medicina alternativa, nutrición y herbolaria quien se dedica a tiempo completo a experimentar en nuevas medicinas alimentarias y a compartir sus hallazgos con las personas.

Durante los talleres que imparte Sacha en Yoga Mandala, recuerda siempre la importancia de volver a los orígenes, de escuchar y observar la naturaleza y su capacidad sanadora. Y por ello el menú esta diseñado integramente por él con los insumos que cultivan en el pequeño bio huerto. Una dieta sana y deliciosa, alta en grasas buenas, libre de químicos y baja en carbohidratos, alimentos capaces de despertar una energía renovadora y una mayor lucidez.  

Durante nuestra estancia podemos aprender cosas tan importantes como las implicancias del ayuno intermitente en nuestro organismo, los beneficios innumerables de las grasas buenas, los peligros de un desbalance en el consumo de carbohidratos y azucares. Cómo aliviar diversos malestares simplemente sincronizando nuestro reloj interno con los ciclos de luz y oscuridad naturales,  o ritmo circadiano.

La montaña Kunturhuachana es el apu que acoge a Yoga Mandala , los deshielos de su pico nevado regalan una catarata de agua cristalina que se abre paso entre la vegetación de la montaña, así que para finalizar no esta mal aventurarse por alrededores del refugio. Rio arriba  es posible encontrar un lugar para zambullirnos en aguas heladas y poner en practica la termogénesis de la cual tanto recomienda Sacha, excelente para el sistema nervioso, circulación y dolores…. Así que hay que sumergirse en los deshielos del nevado y después de algunos gritos salir revitalizados.

Uno de los eventos mas esperados en Yoga Mandala es sin duda, la ceremonia de Temazcal, así que, sin dudarlo, esa noche nos adentramos en el horno de barro, sentados en el piso arcilloso, pasaron delante de nosotros “las abuelitas” antiguas curanderas del temazcal, unas piedras ardientes que luego serian rociadas con agua. Ese vapor caliente fue el encargado de ayúdanos a quemar y a sudar todo aquello que ya no queríamos cargar más en nuestras espaldas, en nuestras mentes, en nuestros corazones y en nuestras vidas.

Nos acompañaron cantos, tambores, agradecimientos y peticiones …. Fue un reto dominar la sensación de asfixia y aquietarse cuando la mente te dice que ya no puedes más. Finalmente salimos del “útero” de barro, ligeros, renovados y optimistas… dicen los “temazcaleros” que, dentro del temazcal, las personas tenemos la oportunidad de volver al útero de la madre y renacer dejando atrás el sistema de creencias que ya no queremos cargar …

Muchos viajamos para conocer el mundo, pero también viajamos para conocernos a nosotros mismos. Para conocer el hermoso sonido del silencio, el poder del agradecimiento ese tiempo y espacio de introspección. Yoga Mandala es un destino ideal para ese viaje interior.

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *