Destinos

Cazando aventuras: motivos para dejarlo todo y recorrer el oriente peruano

Aventura, belleza  y sabrosa gastronomía esconde  la selva nororiental peruana.  El Perú tiene lugares espectaculares  aún por conocer,  las regiones de San Martín y Amazonas en la selva alta  poseen atractivos ecoturísticos que brindarán al viajero inolvidables momentos. Recórrelos y disfruta de sus encantos. 

Por David Carbajal / Revista Rumbos

Explorar nuevas rutas, adentrarse en flamantes aventuras y paisajes novedosos. Recorrer los caminos tropicales de exuberancia en el que es posible mimetizarse en la espesura.  Hay que atreverse y disfrutar de la experiencia ecoturística.

MÁS RUMBOS: Bienvenido a Amazonas | Fotogalería

Junto con los seis ganadores del concurso online “Cazadores de Aventura” promovido por PromPerú, llegamos al aeropuerto de la ciudad de Tarapoto en la región San Martin.

Tomando la carretera Fernando Belaunde Terry, se llega al poblado de El Sauce   que está a orillas de la  laguna del mismo nombre o conocida también como “La laguna Azul”.   Un lugar de escenarios tropicales, árboles frondosos de diversas tonalidades de verdes, cielo despajado con un azul intenso e iluminado por un sol  radiante y rojizo típico del atardecer.

Oasis Amazónico

Laguna Azul un destino de obligada parada en Tarapoto. Foto: David Carbajal
Sumaj lagoon lodge , un hotel que rinde tributo a la naturaleza. Foto: Sumaj

Al llegar a El Sauce, no hay más remedio que caer rendido a las orillas del inmenso lago cuya en medio de selva frondosa y en el que se refleja el verde intenso de la vegetación que lo rodea.

Canoa a motor, se lo atraviesa hasta llegar a la otra orilla para toparse con el horizonte imponente de montes verdosos y la vegetación exótica y única de la región.

En una de esas colinas que da a la orilla se   ubica el hotel Sumaj Lagoon Lodge, un coqueto hotel, el cual maneja un concepto ecológico, ubicado en un lugar paradisíaco de hermosa vista al lago, y que nada más al llegar conecta con la naturaleza sin perder la comodidad y el confort.

Una de las prácticas que ofrece este hotel es el de paseo en Kayak en el lago. Entonces no se diga más: subirse a una piragua a remo, brinda la aventura y emoción de retarse uno mismo navegar solos y sin ayuda sobre sus aguas.

Aventura en Laguna Azul. Foto: David Carbajal

Los jóvenes ganadores del concurso “Cazadores de Aventura” así lo hicieron. Navegaron en Kayak, concursando divididos en dos equipos ‘Chullachaqui’ y   “Yacumama” previa capacitación antes de abordar los Kayaks.

Una canoa a motor devuelve a los aventureros al muelle del sauce. De camino del muelle al pueblo, se encuentran puestos de ventas de productos típicos de la zona como artesanías, algunos piqueos para degustar y los famosos brebajes afrodisíacos, cuyos efectos son muy comentados en todo el Perú.

Pero ha llegado el momento de recalar en el centro poblado de La Rioja, copiosos en vegetación, y de caminos zizagueantes, hay la sensación apreciar parajes dignos de cinematografía pero a diferencia del celuloide, aquí puedes vivirlos, estar dentro,  lo cual cambia la perspectiva de lo majestuosa que es la amazonia  peruana.

En la La Rioja uno puede darle descanso al cuerpo en el refinado hotel Gran Bombonaje, pero no solo eso. También puedes regocijar al paladar con suculento plato de Chita frita, un manjar y especialidad del lugar.

Diversidad única

El noroeriente peruano es la otra de las rutas peruanas para avistar aves . Foto: Promperú
Especies únicas que solo se pueden encontrar en estar parte de la selva peruana hace las delicias de los birdwatchers. Foto: Promperú

No hay nada mejor para empezar el día como la naturaleza. El Bosque de Protección del Alto Mayo, un lugar privilegiado por el clima y la latitud geográfica subtropical ya que posee una de las mayores diversidades de aves del mundo. Al caminar por las sendas entre vegetación espesa, se escucha innumerables de cantos de aves.

Guías especializados en aves, una cómoda cabaña en medio de copiosa vegetación y un mirador es suficiente para proseguir con la aventura. Las aves de diversos colores y tamaños se acercan, van a los bebederos dispuestos en el lugar. El zumbido de las alas de algunas de ellas son dignas de algún efecto sonido digital.

La impresionante velocidad en que se mueven entre las flores de la vegetación, hace poner los cinco sentidos al tope para poder observarlas por los binoculares. Hasta aquí los equipos ‘Chullachaqui’ y “Yacumama” competían por quien avistaba la mayor variedad de aves, muchas de las cuales son únicas del Alto Mayo.

Inmensidad en el Bosque de Protección del Alto Mayo. Foto: Flickr Marcell

Para descubrir más especies hay que caminar por los senderos entre colinas verdosas, donde a cada instante se puede observarlas, escurridizas entre las ramas y flores la exótica espesura. Apoyados por los guías especializados en aves descubríamos nuevos nombres para aquellos bellos ejemplares.

En esta ruta otros lugares también aguardan para embelesarnos con su belleza. En el  poblado de Aguas se encuentra la Reserva Arena Blanca. Empezamos la caminata con el grupo por las sendas de tierra blanca, donde es recomendable usar botas ya que al ser una zona lluviosa  se forma barro, lo que no afecta el encanto natural de la zona.

Además de aves y senderos de tierra blanca, aquí también aguardan, mariposas coloridas y cada una más bella que la otra que solo se puede apreciar en esta latitud geográfica.

Para ingresar a Amazonas, hay que recorrer la carretera entre  colinas tropicales,  para llegar a Pomacochas que la separa la carretera del hermoso lago del mismo nombre. Pomacochas es para sentirla y compenetrarse con el  bello paisaje, la atmósfera de contrastes coloridos alrededor, solo se sentirá estando allí.

Huembo Lodge ostenta la mayor población de colibríes cola de espátula que existe en todo el mundo y que vive en esta región ubicada entre Amazonas y San Martín. Foto: Conservamos por Naturaleza

Sobre las colinas al lado de la  muy conservada carretera Fernando Belaunde Terry, se encuentra  la Reserva Huembo Lodge y Owlet Lodge,  en pleno Valle de Uctubamba en la región Amazonas. Esta reserva alberga en más de 32 hectáreas  a aves propias de la región como migratorias puedan habitar.

Es administrado y protegido por la ONG Asociación Ecosistemas Andinos (ECOAN) contribuyendo de esta manera a la diversidad ecológica de la fauna de la amazonia peruana y potenciándola como destino turístico en armonía con el desarrollo local.

Aquí es posible encontrar a diversas especies de   colibrí algunas en peligro de extinción como el colibrí  cola de espátula.

Caminos, cataras  y belleza

Descanso reparador rodeado de naturaleza en Casa Hacienda Achamaqui Foto: Hacienda Achamaqui

 

Muy cerca a Chachapoyas, por la carretera Pedro Ruiz,  se encuentra ubicado el hotel Casa Hacienda Achamaqui junto al rio Uctubamba. La serenidad del lugar, la atmosfera  campestre, gastronomía local y la infraestructura  otorga gran  comfort, y brinda una experiencia muy agradable.

Pero si de competencias se trata hay que medir las fuerzas caminando muy de mañana   con dirección hacia el poblado de San Pablo de Valera alrededor del Valle Uctubamba. El trekking comprende caminar bordeando el rio Cocahuayco,  en la caída de la catarata Gocta. Desde el pueblo de   San Pablo de Valera    pasando por la catarata y llegando cerca del poblado de Cocachimba.

Recorrer este camino amazónico no es nada fácil. Entre cuesta arriba  empredegadas, bajadas a desniveles,  charcos y barros, los jóvenes competidores llegaron al primer mirador de Gocta, recorriendo aproximadamente  3 km.   bajo condiciones que los hizo superarse a si mismos.

Impresionantes saltos de agua conforman la catarata de más 771 metros de altura. Foto: Giuliana Taipe

En el mirador de Gocta, una belleza de postal, un aire puro que impregna en nuestros pulmones regocija el alma. Aquí uno se fusiona con el contexto, siendo parte nosotros de la naturaleza, un éxtasis espontaneo que hay que vivirlo solo en Gocta.

El equipo ganador fue el “Yacumama” realizando la travesía, en el asombroso, recorrido de al menos 11 km. en un tiempo de 2 horas con 45 minutos. Toda una proeza. Los guías locales sorprendidos manifestaron que ese tiempo es el mismo que ellos toman para hacer el recorrido.

Nuestro país ofrece paisajes increíbles para practicar turismo de aventura. Viaje y descubrirá toda una belleza de postal que no tiene que envidiarles a otras latitudes en el globo.

Precisamente la idea del concurso Cazadores de Aventuras fue una iniciativa de PromPerú a través del Facebook Visit Perú. Durante la convocatoria, los participantes respondieron seis preguntas interactivas relacionadas al turismo de naturaleza y deportes de aventura y entre todos los participantes solo seis personas resultaron ganadoras. Este atento a la siguientes convocatorias.

Vive esta experiencia con Rumbos Viajes

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Wendy Rojas

Fotógrafa y viajera.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *