Destinos

Lima: ciudad alada

Magia natural en la capital. Foto: Alejandro Tello

La fauna silvestre está más cerca de lo que pensamos. Lima, aunque no lo parezca, es un lugar propicio para iniciarse en la observación de aves.

Por Alejandro Tello

De pronto, un llamado se impone en la noche silenciosa: Ke’Ke’Ke’Ke’-KEH. ¿Qué será?, se pregunta el citadino insomne o madrugador que desconoce el sonido, ese dulce cantar de un ave emblemática de la costa peruana que, como muchas otras, se adaptó a nuestro hábitat y a la transformación del paisaje, lo que nos permite convivir con una variada fauna silvestre.

Los niños son entusiastas observadores de aves. Foto: Ves Aves Lima

MÁS RUMBOS : Perú, pasión por las aves

El huerequeque –el nombre onomatopéyico del ave madrugadora de este relato no es la única que acompaña las actividades diarias de los capitalinos, la mayoría de los cuales ignora a esos vecinos alados que se han adaptado perfectamente a la metrópoli. Esto les ha permitido sobrevivir en jardines, parques y otras áreas verdes.

La avifauna limeña es parte de la riqueza natural del Perú que, después de Colombia, presenta el mayor número de especies de aves de todo el planeta (más de 1.800). En el entorno metropolitano existen aproximadamente 62 especies, cantidad suficiente como para tomarse un tiempo entre el trajín cotidiano y empezar a identificarlas en diversos escenarios, incluyendo los árboles del parquecito del barrio.

La tres veces coronada villa y su entorno natural -lomas, humedales, zonas costeras y valles – es ideal para iniciarse en la observación de aves. Esta actividad, conocida como birdwatching, es practicada por millones de personas que, en muchos casos, se dedican a viajar por el mundo con la intención de avistar nuevas especies y añadirlas a sus listas de control.

Así que anímese a ser un birdwatching a la limeña. Aventúrese –con paciencia y mucha curiosidad- en la búsqueda de especies como el violinista y el saltador grisáceo (se alimenta de frutos de los árboles), el saltapatillo y el jiguero de cabeza negra (comen semillas o espigas de los arbustos), el colibrí amazilia (succiona el néctar de las flores), el turtupilín y la lechucita paca-paca (cazan insectos y animales pequeños).

Amazilia amazilia, el famoso colibrí que habita en los jardines y parques limeños. Foto: Alejandro Tello.

Lima al natural, Lima más allá de sus emblemáticos gallinazos. Déjese conquistar por las aves de una ciudad que, a pesar de su caos cotidiano, todavía puede sorprenderlo con el vuelo y los cantos de su fauna silvestre.

En Rumbo

Dónde ir: Lomas de Lachay (km 105 Panamericana Norte), Lúcumo (Pachacámac) y Asia (km 100 Panamericana Sur, coordinar al correo laslomasdeasia@gmail.com); Pantanos de Villa (Chorrillos), Cieneguilla (áreas verdes y diversos puntos del río), Cañón de Santa Eulalia (desvío km 37.5 de la Carretera Central).

Qué llevar: Binoculares, guía de identificación de aves  y cámara fotográfica.

Más información: Facebook/ves aves lima

Arma tus aventuras urbanas con Rumbos viajes

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *