Destinos

Áncash pacífico: verano a la vista

Huarmey Mirador de Tuquillo la piscina del pacifico. Foto Max C

El verano ya se acerca y es momento de agendar las travesías a zonas costeras poco conocidas, como Huarmey y Casma, provincias con vista al mar de la región Áncash.

Por Rolly Valdivia

El sol ya comienza a presumir que se aproxima el verano. Con sus rayos poderosos, anda apareciendo todos los días. Bien tempranito aparece el muy bandido, calentándolo todo. Será una señal del intenso verano que espera o, quizás, quiere demostrar que él, solo él,  se impondrá en esta temporada.

Panorama costero de Áncash. Foto : Promperú

MÁS RUMBOS: Destino norte: reino Moche

Sea por capricho del ‘taita inti’, la costa peruana ya comienza a arder, quema, incita a refrescarse en las aguas del Pacífico y en el vaivén de las olas, entonces, no es mala idea aprovechar este ‘calor veraniego’ para buscar y encontrar nuevas opciones playeras. Total, en la variedad está el gusto.

Eso es lo que dicen. Eso es lo que se vive en las provincias de Huarmey y Casma (Áncash). Días de playas y arqueología, de aguas dormidas y orillas explorables, de relajo y diversión en Tuquillo, de baños en la piscina natural de Las Pocitas, de visión panorámica desde un promontorio en Maracaná, de aventura milenaria en Las Aldas, de soledad y belleza escénica en Las Mellizas y La Grama.

Bellas caídas solares en las playas ancashinas . Foto: Promperú

Y a pesar que aún no empieza el verano, el sol será su cómplice en las jornadas frente al mar, y en esa caminata de 30 minutos hacia los vestigios preincaicos de Las Aldas. Cinco mil años de historia: un anfiteatro y una pirámide que claman por atención arqueológica. Retorno a La Gramita, una playa amplia, una caleta de pescadores que surcan la mar en frágiles embarcaciones.

Descanso y relax en el litoral de Áncash. Foto: Promperú

Otro escenario: Tortugas, una bahía con orillas de piedra en la que los cerros abrazan o contienen al mar. Tiempo de navegar en busca de La Grama, una playa escondida y solitaria, custodiada por dos erguidos guardianes de piedra. Aquí no hay grandes multitudes todavía. Aquí se disfruta de la brisa susurrante, del rumor de las olas, de los baños prolongados en aguas frías que mitigan el calor.

Sí, ese calor que ya se instaló por capricho del sol. Ese calor que da la oportunidad de seguir explorando, porque, como reza el dicho, en la variedad está el gusto. Qué buen gusto.

Las Aldas. Foto: Difusión

En rumbo: 

Distancia: Huarmey: a 297 kilómetros de Lima. Casma: a 378 kilómetros de Lima.

Ruta: Panamericana Norte. Hay buses todos los días. Punto de partida: Gran Terminal Terrestre Plaza Norte.

Playas: En Huarmey: Tuquillo, Maracaná, Las Pocitas. También hay varias playas interesantes en el distrito de Culebras. En Casma: La Gramita, Las Mellizas, Tortugas y La Grama, entre otras.

Hospedaje: En Tuquillo, La Gramita y Tortugas encontrará alojamientos frente al mar. Es una buena alternativa alojarse en Huarmey y Casma, ambas ciudades están muy cerca de las playas.

Escapada: Aproveche su estancia en Casma para visitar el complejo arqueológico de Sechín.

Arma tus viajes con Rumbos Viajes 

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *