Destinos

Iquitos fluvial, placer para todos los sentidos

Del bosque. Artesanías hechas a mano y con insumos del bosque, cautivan a los visitantes. Foto: Promperú

Intérnese en el corazón de la amazonía peruana para descubrir su vasta biodiversidad.

El calor amazónico se impone en la noche cuando la luna se apodera del cielo, entonces, los viajeros la contemplan con serenidad y sin extrañar la tensión que producen los bocinazos urbanos. Ellos, que están a bordo de una canoa o de un crucero, surcan el río con tranquilidad, sintiendo que la embarcación sigue el compás de las aguas y el ritmo de la naturaleza.

MÁS RUMBOS: Amazonas: explorando el río más grande del mundo

Aquellas melodías salvajes, orquestadas por seres ocultos entre las sombras, son un espectáculo repetidamente grato para el explorador consumado, pero toda una revelación a los ojos del viajero citadino, deseoso de ser cautivado por el territorio enigmático al que ha incursionado, desde una ciudad cuya simiente fue sembrada por esforzados misioneros.

Heliconia Amazon River . un remanso de tranquilidad en plena selva loretana. Foto: Promperú

Ese es el origen de Iquitos, capital de la región Loreto y el principal punto de ingreso al río Amazonas, el gigante con miles de afluentes, la “carretera acuática” que permite descubrir un espacio maravilloso e indómito, donde la flora, la fauna y el conocimiento ancestral atesorado por los nativos, son los principales encantos.

 

Malecón Tarapaca. Uno de los atractivos urbanos de Iquitos . Foto: Promperú

Alejarse de la ciudad. Navegar hacia albergues enclavados en las cercanías de Pacaya Samiria y Allpahuayo Mishana, dos magníficas reservas naturales. En estos lugares sin esmog ni bocinazos, el hecho de caminar se convierte en un deleite. Eso ocurre también en la Reserva Comunal de Yanamono, un espacio ideal para la observación de aves, la práctica de la pesca deportiva, el conocimiento de las plantas medicinales y hasta la danza al son del manguaré.

Naturaleza. Pequeños habitantes alados en la inmensa amazonía peruana. Foto: Promperú

De regreso a Iquitos, deje que sus pasos lo lleven al centro, con sus casonas que evocan el boom cauchero. Conozca la Casa de Fierro, diseñada por Gustave Eiffel, la plaza de Armas y el malecón Tarapacá, donde admirará la puesta del sol y el nacimiento de la noche, una noche de luna serena y calor intenso.

En Rumbo:

Arribo: Vía aérea desde Lima. Vía fluvial desde Yurimaguas y Pucallpa.

Vistazo: Aproveche su visita a Iquitos para conocer el mercado de Belén y la laguna Quistococha.

Arma tu viaje con Rumbos viajes 

Acerca del autor

Wendy Rojas

Fotógrafa y viajera.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *