Destinos

Cañon de Chonta: Vuelo de Cóndores

Chonta, el cañón otro destino alternativo para observar cóndores. Foto: Rolly Valdivia

El Cusco no solo es arqueología y pasado incaico. En el cañón de Chonta (Limatambo, Anta), los viajeros pueden admirar el vuelo de los cóndores, el ave mítica de los Andes.

Rolly Valdivia /Revista Rumbos

 Veinte, señor, hasta veinte he contado. De verdacita se lo digo. Ahí nomás estaban dando vueltas. Bonitos eran y bien grandotes… nada, no aparecen, ni uno solo aparece. Tal vez todo sea un engaño o una trampa, pero debo esperar, me piden que espere, me dicen que tenga paciencia, me juran que aquí no hay pierde, me advierten que me arrepentiré si decido dar la media vuelta.

Tres son los miradores naturales que hay en el cañón de Chonta. Foto: Rolly Valdivia.

MÁS RUMBOS: Moquegua, las joyas de Ilo | FOTOS

Quédese nomás. No sea apuradito, señor. Ya van a venir, siempre lo hacen, no uno ni dos, varios. Como loquito se va a poner cuando estén aquí… me convencen. Decido esperar al borde de la nada, a un paso del vacío, total, si no logro verlos, al menos me llevaré en la retina el panorama profundo y montañoso de Chonta, el cañón donde, según dijeron, me faltarían dedos en las manos para contar cóndores.

Por ahora me sobran. Mala suerte o impaciencia. Momento de aguardar y recuperar el aliento, pensando en las lejanas cumbres del Umantay y Salkantay, nevados que dan la despedida a quienes emprenden el camino hacia los tres miradores del cañón… sí, aquí fue, en el tercero los vi aquella tarde, no, miento, los he visto muchas tardes, a veces más, a veces menos. Pero ellos nunca fallan. 

Será esta la excepción que confirma la regla o se cumplirán las promesas de los comuneros y del mismísimo alcalde de Limatambo (Anta, Cusco), Jesús Vargas, quienes, desde antes de dar el primer paso, auguraban una jornada exitosa… aquí viven, un montón hay, hasta 80 dicen los expertos, pero yo no he visto tantos, para que voy a mentirle, señor.      

Según dicen los entendidos, aquí pueden observarse hasta 80 cóndores en un día. Foto: Rolly Valdivia

El sol, las montañas y el río Apurímac. El viento persistente, la avanzada del frío, la espera sin soroche a pesar de los más de 3 100 m.s.n.m. Conversaciones al vuelo,  sonrisas compartidas, esperanzas que empiezan a pintarse de realidad… ya vienen turistas, del Cusco llegan los gringuitos y rapidito se van a los miradores. Felices se ponen cuando ven a los cóndores y foto, foto, nomás paran…”. 

Igualito que usted, que cuando apareció el primer cóndor no soltó su camarita. Y eso que no nos creía y hasta se quería regresar, ¿se acuerda?… lo tengo tan presente ahora, como lo tuve en el momento de los agradecimientos y la despedida. Solo lo olvide durante el prolongado avistamiento. No fue lo único, tampoco conté, aunque sospecho que los dedos de mis manos no hubieran alcanzado.

Vista panorámica del Cañon de Chonta en Limatambo, Cusco. Foto: Rolly Valdivia

En Rumbo:  

La ruta: Del Cusco a Limatambo por vía terrestre (72 kilómetros, hay colectivos y buses). De Limatambo a la comunidad de Chonta (45 minutos por carretera afirmada). A los miradores se llega a pie (tres kilómetros, una hora aproximadamente).

El viaje: Llegue al Cusco en Cruz del Sur 

Dormir: En Cusco descanso placentero en La Casa de Fray Bartolomé, avenida Tullumayo 465, Centro Histórico del Cusco. Reservas: reservas.fray@hotelescbc-cusco.com.

Comer: Buen sabor en la cadena Cusco Restaurants.

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Wendy Rojas

Fotógrafa y viajera.

1 Comentario

Escribir un comentario

Responder a Jhonny Guzmán Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *