Destinos

Semana Santa: Marcona, un destino de reservas naturales

Que las lluvias no te impidan de seguir viajando hacia las paradisiacas playas del sur del Perú. Foto: Sernanp

Además de las fantásticas playas que reposan en la costa de Marcona (Ica), visitar la Reserva Nacional San Fernando y Punta San Juan es una experiencia inolvidable.

Uno de los pocos lugares que te dan la sensación de estar perdido en el desierto y, al mismo tiempo, cercado por el océano Pacífico, es sin duda, los fascinantes paisajes naturales de Marcona (Ica): el sosiego de sus balnearios y la inquieta fauna de sus reservas naturales.

MÁS RUMBOS: Vamos a Ilo: Puntadas playeras

La primera parada se encuentra en San Fernando, donde grandes colonias de lobos y pingüinos dan la bienvenida con sendos cantos. A pesar de ser un paraje poco explorado a 60 minutos de Marcona, sigue causando sensación en los turistas que no dudan en visitarlo para presenciar un paisaje único que va desde los andes al mar.

Así es el espacio biodiverso cubierto de paradisiacas playas, las cuales refugian a otras especies como el guanaco y el dominante cóndor andino que desciende hasta la costa de Ica. Durante su recorrido no debe dejar de visitar la Punta Gallinazo para avistar las formaciones rocosas como la catedral, así como la Ensenada San Fernando, un balneario para la biodiversidad biológica de la zona.

En su otro rumbo hacia Punta San Juan de la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras se levanta otra zona marina, la más productiva del mundo. A tan solo 10 minutos de la ciudad, es posible la conexión directa con los principales recursos del mar. Y es que en este ecosistema habita la colonia más grande de pingüinos de Humboldt del país.

Pero el viaje no termina ahí. Al sur de Marcona, una carretera afirmada nos dirige hasta un rosario de hermosas playas. Yanyarina es una de ellas que disponen paisajes rocosos en el límite entre Ica y Arequipa. De regreso a Marcona, otro balneario de nombre Tres Hermanas se muestra fascinante por los arcos de piedra que los adorna, entre otras figuras naturales de piedra.  

Aunque en La Lobera no haya rastro de algún lobo a la vista. Esta última parada es una de las más populares y concurridas de Marcona. Los motivos son varios, por eso solo basta con relajarse en su arena fina y pescar de vez en cuando en sus aguas. ¿Quién dice que en el Sur, la vida no es más sabrosa?

En Rumbo

Ubicación: Marcona se ubica a 530 kilómetros al sur de Lima.

Travesía: Viajar ocho horas de viaje por la Panamercana Sur. Hay buses directos o puede viajar hasta Nasca y desde esta ciudad abordar un colectivo.

Hospedaje: Residencial San Fernando, avenida Andrés A. Cáceres, s/n. T. (056) 526441, tiene servicio de wi-fi. 

 

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Reportero gráfico y peregrino por vocación.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *