Destinos

Destinos inolvidables para vivir la gran fiesta de Año Nuevo

Una de las fechas más importantes del año está por llegar, y seguro ya te diste cuenta que estás con la cuenta regresiva. Bien, no busques más. Estos son los lugares para cerrar el año o para empezarlo como se debe. ¡Buenos Rumbos!

¿Cuáles son los mejores lugares para pasar Año Nuevo en Perú? No te preocupes que hay muchos y variados como para que puedas elegir. Fiesta en la playa, naturaleza para pasarlo tranquilo, recibirlo rodeado de extranjeros, en familia o tal vez con tus amigos de toda la vida, aquí te damos algunas de las mejores experiencias y tú, solo prepara, las prendas amarillas y mucha energía, que ¡ya estamos listos para recibir el 2018!

MÁS RUMBOS: Nueve playas peruanas que no debes perderte este verano

Cusco

Si no le diste la vuelta a una de las plazas más grande que tiene el Perú, esta es la oportunidad. Por que hagas lo que hagas, esta noche todos los caminos conducen a la plaza de esta urbe andina a despedir el año viejo.  Sí, lo sabemos,  Cusco es uno de los lugares más conocidos para pasar Año Nuevo, y no solo para locales, sino – cada vez más – para extranjeros.

No podemos negar que Cusco es mágico. Si bien el ombligo del mundo vibra de energía durante todo el año, la noche de  Año Nuevo, en esta ciudad, es simplemente inolvidable.

En la Plaza Mayor, empiezas a escuchar el bullicio, gente emocionada, los cohetones. Cuando dan las doce todo es algarabía y el cielo se pinta de colores. La tradición dicta que hay que darle la vuelta a la plaza so pena de no regresar jamás a  esta hermosa ciudad. Así que grandes, chicos, familias, parejas, emocionados por recibir el año que se avecina, lo hacen. La verdadera fiesta  no está en los bares cusqueños sino en la calle.

Una vez llegadas las doce, algunos se quedan aquí a disfrutar, otros enrumban a alguna fiesta no muy lejos de ahí. Cumbia, salsa, música electrónica…huaynitos eres bienvenido en el rosario de bares y discos del Centro Histórico. El punto es que en el Ombligo del Mundo el primer amanecer del año se observa desde (si aún quedan fuerzas para subir ) el cerro Pukamoqo , donde se ubica el Cristo blanco, muy cerca a Saqsayhuamán.

Playa La Gramita, Áncash

Áncash es poco conocida por su costa, pero vaya que tiene una de ensueño. Para aquellas almas que van en busca de la tranquilidad para recibir el nuevo año este puede ser el lugar ideal para recibir el 2018.
Ojo que aquí se respira un entorno familiar pues familias enteras suelen acampar en esta playa por Año Nuevo.

Y, ¿qué atrae en la Gramita?:  Sus aguas bien frías y , muy refrescantes frente al sol, pero tranquilas, y las pocas olas que permiten zambullirse a discreción. Cuando la marea está baja se puede ir caminando hacia el norte para llegar a la playa Las Mellizas que son como dos piscinas de mar.

El espacio en esta playa es bastante amplio adecuado para colocar una carpa. Pero para los que huyen de dormir en la arena, hay un hotel con cabañas vista al mar y también ofrece servicio de baños y duchas para los campistas, algo indispensable para hacer más cómodo el camping.

Máncora

Esta es un lugar para recibir el Año Nuevo por todo lo alto, y no solo por la vida agitada que se vive en esta parte de la costa peruana sino por la fiesta que se arma a la orilla del mar.

Empecemos por lo básico, el último día del año celebramos también la llegada del verano. Entonces que mejor que disfrutar del último sunset del año, con los pies descalzos y para los más avezados, luego de la medianoche, con un primer baño en el mar.

Máncora es un excelente lugar para pasar Año Nuevo, ya sea en alguno de los innumerables bares que tiene en el pueblo, o en alguna fiesta un poco más exclusiva frente al mar. Lo importante es saber que tu gran tarea será esperar a que el sol aparezca al amanecer para poder darle la bienvenida al 2018 como se merece. Imperdibles son aquí los daiquiri de fresa, las palmeras exóticas, collares de flores y chicos bronceados. ¿Se pone mejor la última noche del año, no?

Gocta y Kuelap

Un fin de año guerrero. Y no nos referimos al capitán de la selección peruana. No. Estamos hablando del trekking que hay que sortear para llegar a la voluptuosa Gocta y su largo velo en Amazonas. Es verdad , que para cerrar el año casi todos prefieren una fiesta grandísima. Pero también hay aquellos a los que gustan de luagres rodeados de naturaleza y el desafío que esta impone. Y eso es lo que vas a encontrar en las dos rutas que cruzan los andes amazónicos en busca de Gocta.

El Perú obtuvo 29 nominaciones para los World Travel Awards 2017. Foto: PromPerú

Cuando se llega hasta las murallas que circundan Kúelap hay que presumir de las nubes que se abren a nuestro paso. Hipnosis y vértigo ante este portento que nos legaron los chachapoyas y que apenas estamos conociendo. Felizmente ya hay un teleférico que te ahorra un buen tiempo de camino el cual puedes utilizar en observar las deslumbrantes estructuras de esta ciudadela afincada en las nubes.

 Colán

En la riquísima costa norte de nuestro país  está el muy conocido y rústico balneario de Colán, una tentación playera , en la que te quedarías a vivir todo el verano y, quien sabe, todo el año. A pesar de que, debido al cuidado que hay que tomar con las rayas,  hay que bañarnos en zonas designadas, la playa y la fiesta que se ofrecen te harán olvidar de todo mal. Un reset que te hará empezar el nuevo año con el pie derecho.

 

Entonces alista el mejor bronceador, disfruta de la playa, observa la puesta de sol con unas cervezas muy heladas, hacer una siesta y prepararte para la noche en la  mesitas plásticas cerveceras en una de las esquinas de la calle principal del pueblo. Lleva tu mejor traje , quien sabe podrías terminar en la fiesta de fin de año que ofrece, entrada mediante, el Club Náutico la Esmeralda.

Tarapoto

Laguna Azul un destino de obligada parada en Tarapoto. Foto: David Carbajal

A solo 1 hora de Lima en avión, Tarapoto es un destino alternativo para pasar una noche vieja diferente y recibir el nuevo año con mucha energía .

Tu visita puede empezar con un tour por alguno de sus centros de rescates de animales, un paseo a Lamas para ver su castillo, conocer las chocolaterías y saborear su variada gastronomía no tiene pierde.

Disfrutar de las fiestas de fin de año en las discotecas locales y de la alegría de amazónica te dejarán más que satisfecho. Para descansar al día siguiente recomendamos la no menos famosa Laguna Azul en el distrito de El Sauce que te ofrece un ambiente relajante para empezar el primer día del 2018.

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *