Gastronomía

Restaurante Tunupa, fiesta de sabores y arte andino en el Cusco

Música y buen sabor en el restaurante Tunupa. Foto: Gunther Félix

Explosión de sabores y cultura en un restaurante cusqueño que ha hecho de los sabores clásicos y de la fusión gastronómica, su principal carta de presentación

¿Listo para recorrer Machu Picchu? Sí, claro, eso siempre. Pero no te apresures. Tranquilízate. Mantén la calma. Tienes tiempo para caminar, descubrir y disfrutar de los atractivos urbanos del Cusco, la mítica capital de los incas.

MÁS RUMBOS: Tierra del Inka: un hotel de ensueño en el corazón del Cusco

Así, sin prisas ni arrebatos andariegos -acuérdate de la altura, de la falta de aire, del soroche- llegarás a la Plaza de Armas, donde es casi una obligación sentarse un rato para descansar y sentir el todavía sereno palpitar de esta urbe andina.

Después de uno o varios minutos -aquí se pierde la noción del tiempo- sentirás una pequeña punzada en el  estómago. Es muy probable que la ignores, total, lo más importante ahora es sacar la cámara y hacer el selfi de ley, para que se mueran de envidia tus contactos en Instagram y en Facebook.

Pero el hambre no entiende de selfis y esas débiles punzadas se convertirán tarde o temprano en los rugidos de un león -para decirlo de manera coloquial-. Eso te va a fastidiar, pero contrólate, mejor mira la hora. ¿Ya lo hiciste?, ¿ya te diste cuenta que se te pasó el almuerzo y que el momento de cenar esta cada vez más cerca?

Será por eso que tu olfato se agudiza y tus ojos comienzan a mirar con ansiedad los restaurantes que, estratégicamente, están al frente tuyo, cruzando esa pista por la que ya no circula ningún auto. Ya no resistes más. Es hora de que emprendas la búsqueda de un suculento platillo cusqueño, o, aunque es casi seguro que serán varios, siempre acompañados por un tibio mate de coca que pondrá en su sitio al siempre amenazante soroche.

La búsqueda no es cosa de juego por lo que empezarás a preguntar a propios y extraños, entonces, cosecharás varias recomendaciones, pero hay un nombre que se repetirá con insistencia: Tunupa. Por algo será, te convencerás antes de dirigir tus pasos hacia ese clásico de la Plaza de Armas del Cusco.

El primer local del Tunupa se encuentra en la Plaza de Armas. Foto: Giuliana Taipe

Vamos, apúrate, no te distraigas, ya no preguntes más. Esas escaleras son las que tienes que subir para encontrar un paraíso gastronómico en el que -según tus informantes- todos los platillos son la especialidad de la casa, aunque siempre es una buena alternativa probar el bufé novoandino, preparado con los insumos regionales más selectos.

En el último escalón te agitarás -por el hambre o el soroche-, pero eso no te quitará la sensación de haber ingresado a la casona de un príncipe o un rey que ha preparado un gran banquete y un original espectáculo para sus invitados. Al llegar, serás recibido por mozos amables que te guiarán hacia una mesa adornada con flores.

Es el momento de elegir. Quieres concentrarte en la carta, pero el espectáculo folclórico atrapa tu atención. Música, canto y movimiento, también los comentarios positivos de quienes visitan el restaurante por primera vez o son clientes habituales: ¡Excelente concierto! ¡Delicioso! ¡Bailemos!, traduces los murmullos que nacen de las mesas cercanas.

La música y la danza sazonan las cenas en el Tunupa. Foto: Gunther Félix

De vuelta a la carta para descubrir una variada oferta gastronómica que va de lo típico a lo cosmopolita, del cebichito norteño al sushi oriental. Eso complicará tu elección. Ay, si pudieras pedirlo todo, empezando, tal vez, por el famoso lomo de alpaca, la especialidad de la casa.

Y es que en el Tunupa nadie está libre de caer irremediablemente en el pecado de la gula, más aún si se opta por el bufé, una fiesta de potajes clásicos y fusionados que se presenta irresistible, incluso para los paladares más exigentes.

Sabor a fusión en el Tunupa. Foto: Restaurante Tunupa

Ahora solo falta que des el primer bocado, ese que marcará el inicio del fin de esas punzadas que ignoraste durante varias horas. Probarás y te quedarás sin palabras ante esa explosión de sabores y aromas y, cuando la administradora del restaurante, María Guzmán, natural de Sicuani (Canchis, Cusco), se acerque sonriente para animarte a repetir la experiencia, le dirás que sí con una plácida sonrisa.

El dato

* Por su calidad, Tunupa ha sido reconocido y distinguido por la Dircetur del Cusco.

* El Tunupa tiene más de 17 años de historia ofreciendo una excelente gastronomía en Cusco.

En Rumbo 

Dónde: Portal Confituría 233, segundo piso, Plaza de Armas, Cusco / También en el kilómetro 77 de la carretera Pisac-Ollanta, Valle Sagrado de los Incas.

Reservas: escriba a tunupareservas@gmail.com o llame al (0 84) 25 2936; RPC 974 782 163; RPM #531631

Web: www.tunuparestaurante.com

Acerca del autor

Giuliana Taipe Lu

Periodista / fotógrafa. Aficionada al canto, baile y actuación. Amante de los animales.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *