Gastronomía

Caspiroleta amazónica: brindis con hormigas

Las hormigas son el ingrediente estelar de la caspiroleta del restaurante El batán del taita. Foto: Giuliana Taipe

Una cosa es comer un rechoncho suri en palitos de anticucho, y otra muy distinta es tomar una caspiroleta (bebida caliente) hecha con macerado de hormigas amazónicas. ¿Se atrevería a probarla?  

Por Gunther Félix

Cuando la estación de la gripe anuncia su llegada a la región Amazonas, los jóvenes y adultos se refugian en el calorcito de una caspiroleta o ponche, como una medida efectiva para combatir el friecito que se impone en esta zona de montañas y verdor.

MÁS RUMBOS: Chachapoyas: Kuélap entre las nubes

Al igual que el resto de los amazonenses -concluye este humilde periodista-, David Sancon, chef de vocación y profesión, también se rinde ante esta bebida milagrosa que, además de ser un eficaz antídoto para el tiritar del cuerpo, fue el preámbulo que lo llevaría a experimentar hasta encontrar los sabores y olores de una larga lista de cócteles selváticos.

Y es que mientras su padre le enseñaba a hacer de todo un poco, desde tejer bien hasta cocinar con el alma, David comprendía o empezaba a entender que las actividades domésticas, como la cocina, podían integrar a ambos sexos y hasta convertirse en un universo laboral que exige creatividad.

Novedosa presentación del tacacho con cecina. Foto: El batán del taita

“Me involucré tanto con el tema que a los 16 años decidí estudiar cocina”, confiesa David quien ahora bordea los 25. Años más tarde, el intrépido jovencito nacido en Lámud, provincia de Luya, fundaría junto a familiares y amigos El batán del taita, un refugio culinario fuera del centro de Chachapoyas, pero lo suficientemente cerca como para atraer a los comensales urbanos por la contundencia y el buen sabor de sus platos.

Tabú o manjar de la Amazonía   

El salto empresarial vendría acompañado de una caspiroleta diferente, exótica y atractiva. En su afán por perfeccionar ese trago, la práctica y el error le permitieron crear una bebida intimidante para algunos y seductora para otros. Tanto así que la caspiroleta de hormigas se convertiría en la sensación de la gastronomía amazónica.

“La caspiroleta de hormigas amazónicas es un trago que inventé en Lámud. Estas son traídas de Condorcanqui, una de las provincias de la región”, revela el origen de su insumo principal, el cual es consumido ancestralmente por los nativos awajun. Ellos las sirven en el almuerzo.

El trago se prepara con macerado de hormigas, pisco quebranta, canela y crema de leche, entre otros ingredientes que le dan sabor a la bebida imprescindible de Chachapoyas.

Las hormigas tienen vitaminas y proteínas. Al macerarlas aportan un sabor distinto, un sabor a vegetación, un sabor único”, reitera orgulloso. Es tanto el éxito de esta bebida que hoy se podría decir que si uno llega a Chachapoyas y no la prueba, es como si nunca hubiera arribado a la ciudad, se ufana David entre risas. Pero acierta, su bebida calma el frío y alegra la noche.

En su próxima visita a Chachapoyas pruebe la caspiroleta de hormigas. Foto: Giuliana Taipe

El dato 

Según la RAE, la caspiroleta es una bebida compuesta de leche caliente, huevos canela y aguardiente, entre otros ingredientes. Se consumen en Perú, Venezuela y Colombia.

En Rumbo

* El batán del taita, jirón La Merced 604, Chachapoyas, Amazonas. Referencia: a dos cuadras de la Plaza de Armas. Reservas: al 982 777 219

Conozca Amazonas con Rumbos Viajes, informes en rumbosviajes@rumbosdelperu.com

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *