Hoteles

Libérate, estás en Libre Hotel

Sí, relájate. Este hotel no escatima en detalles, desde la decoración, la conectividad y la atención que parece hecha para ti viajero impenitente que no se adapta a los moldes y que va en busca de experiencias, no de viajes. Pero antes que te vayas tómate una foto y súbela a instagram este es un escondite de diseño para encontrar la felicidad.

Hace días que en Miraflores se escucha un murmullo. Un nuevo inquilino ha llegado a la ciudad pisando fuerte y su carácter revolucionario comienza a dar qué hablar, nos referimos a Libre Hotel.

MÁS RUMBOS: Hospedaje online: hoteles boutique se integran a Airbnb

Sino tienes la suerte de conocerlo aún, se ubica en el corazón de las calles miraflorinas, entre la avenida La Paz  y Benavides. Y, lo que es mejor aún, no entiende de etiquetas: puede ser un hotel pero a la vez no quiere serlo. O mejor dicho, quiere que sus huéspedes no se enteren de que se alojan en uno.

El diccionario dice que el adjetivo ‘libre’  significa “Que no está preso, que es atrevido”. Y ese es el fin de este alojamiento, salirse de lo convencional para dar esa sensación de libertad a sus huéspedes y visitantes.

Todo da pistas de libertad en este espacio. La entrada es una bienvenida de inspiración liberadora. La obra del artista Jade Rivera ejemplifica perfectamente el concepto: una niña vuela por los aires como si de un ave se tratase. “Queremos que nuestros huéspedes tengan  una razón que les haga pasar por aquí cuando visitan el país, que no tengan ataduras. Libre Hotel está muy enfocado a viajeros millennials, corporativo joven, aventureros, niños, pero también a personas que quieren salirse del corsé de la hotelería clásica” nos dice Javier Kuo, administrador de Libre Hotel.

Y así es. La música ambiental es importante, para nada es de ese tipo que ambienta los supermercados, y le da mucha personalidad a los pasillos coloridos. Hace que este espacio suene bien . Así también se escucha el personal, alejado del trato lineal, “porque aquí todos somos parte de una familia, es como estar en casa”, dice Kuo.

Y es verdad. Los primeros que se han apuntado son los clientes corporativos. Aquí suelen encontrar el descanso adecuado a la ajetreada vida que llevan y suelen ocupar los espacios por meses. Prefieren estar en Libre Hotel que pasarlo en un cuatro o cinco estrellas. Lo cual no quiere decir que los estándares no sean prioritarios para este tipo de visitantes: televisores smart en cada habitación y conexión a internet habilitada en cada una de ellas; pero también el respiro que se necesita para descansar plácidamente.

Si bien es cierto que el concepto de alojamientos airbnb ha ganado mucho terreno, esto ha hecho reflexionar a los hoteleros, pero ha sembrado el germen de la innovación en el operador turístico Vipac Pacífico y aunque esta apuesta hotelera es totalmente aparte, la idea es clara:  crear una nueva cadena hotelera peruana con una marca libre de cualquier formato y que se adapte a los requerimientos de los nuevos viajeros: aquellos que buscan espacios urbanos de refugio, más que un hotel en sí.

“Aún hoy los hoteles siguen enquistados en un concepto muy vernacular, muy ligados a la decoración proveniente del floclor, que no es fea ni mala pero sí repetitiva. Nosotros apostamos por otro estilo. Más fresco y original y que no sature al turista con algo con lo que entrará en contacto de todas maneras”, apunta Kuo Para romper los esquemas el hotel tiene mucho color, en cada piso y en cada una de las 60 habitaciones hay un color distintivo que puede ser amarillo, naranja y turquesa. Y estos son los tonos que se usan para jugar con la decoración y para “ejercer influencia sobre el alma”, como lo decía Kandinsky.

Dentro de Libre Hotel podrás encontrar habitaciones para los que viajan solos, para parejas,  espacios dedicados para grupos y familias, …pero también encontrarás una cuota de responsabilidad con el medioambiente en sus rincones… “Poco a poco vamos deslizando el concepto de sostenibilidad y eco friendly: en los baños colocamos dispensadores de jabón y evitamos las botellitas de plástico, tenemos trampas de grasa que impiden que esta pase por el desagüe, nuestros insumos de limpieza son biodegradables. Pensamos que es necesario colaborar con todas estas acciones. Se vuelven parte de nuestra responsabilidad”

Teniendo en cuenta que uno de los principales requerimientos de los huéspedes es la conexión a internet, el hotel ofrece internet de alta velocidad en todas las instalaciones y pone a su disposición tablets en el lobby donde pueden acceder a diferentes servicios a través de aplicaciones móviles además de disfrutar del community table donde los huéspedes pueden trabajar sin estar dentro de un Business Center. Y, para cuando el hambre distrae, Libre Hotel tiene un market place donde los huéspedes puedan adquirir las 24 horas del día cualquier producto alimenticio necesario para su estadía.

El restaurante está destinado a desayunos comidas y cenas, donde te puedes sentar a deleitarte con cada platillo, tanto en mesas individuales como en mesas más largas para compartir con el resto de visitantes, y que muy pronto estrenará una carta exclusiva. Mientras que la noche o los días invitan a disfrutar de una amplía y colorida terraza, hurgar un poquito en la biblioteca del vestíbulo sobre el patrimonio cultural del Perú o tener una charla amena con tus amigos en alguno de los comodísimos divanes  mientras esperas el automóvil que te conducirá a tu próxima aventura turística. 

Una de las mejores partes del edificio la encontramos en la última planta: una espectacular terraza con mesas, sombrillas, sillitas, salitas lounge y una vistas increíbles para admirar el panorama cosmopolita y el ajetreo del barrio miraflorino. Hay pocas terrazas en Lima, las alturas son poco valoradas en una ciudad que destina los techos a lo poco interesante de la vida. Pero acaso este espacio sea el resumen de lo que se quiere dar a entender por libertad, esa condición de no estar sujeto a nada y que tiene el cielo como límite y más.  En Libre Hotel el objetivo era crear un alojamiento fuera de lo habitual, y lo han conseguido.

En rumbo: 

Dónde: Calle La Paz 730, Miraflores, Lima

 Reservas: 209 0900

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *