Hoteles

Inkaterra Reserva Amazónica, experiencias de lujo en la selva peruana

A un lado de la exuberante Reserva Nacional de Tambopata, se ofrece una experiencia ecológica de lujo. Más que un lodge, se recrea a plenitud el palpitar de la Amazonía en todas sus dimensiones.

Un paraíso en el que hay de todo. Para aquellos que anhelan una aventura amazónica con todas las comodidades, Inkaterra Reserva Amazónica combina emocionantes experiencias con un gran servicio y se adapta a los aventureros cada vez más ávidos de comunión con la naturaleza.

MÁS RUMBOS: El hotel que rinde tributo a la selva

Allí donde recorre el río Madre de Dios, en la región del mismo nombre, se alzan las magníficas instalaciones inspiradas en la comunidad nativa de los Ese Eja. Treinta y cinco cabañas que se vuelven el lugar ideal de descanso para convertirse en un expedicionario de todas las tallas: para familias, para quienes van en busca de la paz que otorgan los lugares retirados, para los amantes de la naturaleza…  gracias a todas las opciones con las que cuenta: habitaciones de lujo,  recorridos por la selva nocturna  y el desplazamiento por uno de los canopy  más largos de Sudamérica.

Vive la selva en familia

En Inkaterra Reserva Amazónica se puede disfrutar en familia y los más pequeños disfrutarán de estos paisajes amazónicos, al caminar por los senderos del albergue al jardín amazónico, donde se exhiben especies nativas. Allí se aprende sobre los múltiples usos y beneficios de la flora endémica, incluyendo la que utilizaron en la construcción del albergue y las usadas por las comunidades en la confección de su vestimenta.

La felicidad también los embragará cuando, llegada la tarde, puedan navegar y observar la trasformación del día en noche. O quizás al visitar la Hacienda Concepción, navegando 35 minutos río arriba, se llega al curioso jardín botánico con más de 200 especies de plantas amazónicas y plantaciones de árboles de cacao y caucho.

Desconexión urbana

Pero si lo que se busca es un encuentro con lo natural, es imprescindible atravesar el  Inkaterra Canopy Walkway, unos de los más grandes de Sudamérica. Se puede, literalmente, caminar sobre las copas de los arboles y a unos 30 metros sobre el suelo, cerquísima de la increíble Tambopata. Millones de especies, muchas no descubiertas aun, pasan sus vidas en este hábitat. Hasta hacía poco solo los científicos habían transitado por aquí, pero ahora esta abierta esta opción para todos los visitantes.

Este sistema de puentes cuenta con dos altas torres y siete puentes colgantes, tejidos y unidos a través de las copas de los árboles más altos. Un diseño meticuloso que es considerado uno de los recorridos de canopy más seguros del mundo. Aquí hay que alistarse para el disfrute de los paisajes y vistas inimaginables, posibles sólo desde los aires, mientras busca gigantes árboles , orquídeas, tucanes, pájaros carpinteros, trogones; y con suerte aves rapaces, monos y osos perezosos.

Refugio para amantes de la naturaleza

Una  de las experiencias únicas y memorables es la estadía en el Inkaterra Canopy Tree House. Los aventureros pueden alojarse una noche en la suite del árbol, ¡a 27 metros de altura!  Desde allí se puede observar diversas especies de fauna silvestre que generalmente no son visibles desde el suelo. Se puede escuchar los increíbles sonidos de la selva y relajarse en el Canopy Bar. Luego, los viajeros pueden disfrutar de la atmósfera de la selva con una cena bajo las estrellas, antes de realizar una caminata nocturna.

Un viaje en canoa motorizada te llevará al interior de la Reserva Nacional de Tambopata, y allí recorrerás las trochas por una hora antes de encontrarte con el Lago Sandoval. Una corta navegación por este hermoso lago te pondrá en contacto con criaturas que solo son vistas en los catálogos de National Geographic: la amenazada nutria gigante de río, el mono aullador, guacamayos, “shanshos” (especie de pava), y tortugas cuello de serpiente.

Pero si esto no te basta hay que afinar un poco los sentidos para escuchar los sonidos que te rodearán en una caminata por la sinuosa quebrada Gamitana, albergue de caimanes, tortugas y pájaros de colores brillantes. Pronto llegarás al punto de embarque desde donde podrás surcar río abajo durante 1 hora, hacia la chacra Modelo de Gamitana, lugar que desarrolla sistemas de agroforestería orientados a la producción orgánica de cultivos amazónicos.

En rumbo:

Ubicado a 15 Km. de Puerto Maldonado, desde Puerto Jetty hay que  realizar un viaje en bote de 45 minutos hacia el albergue sobre la margen izquierda del Río Madre de Dios.

Vive esta experiencia con Rumbos Viajes 

An eco-luxury lodge facing the shores of the Madre de Dios River, with 35 cabanas inspired by the Ese’Eja culture and built with native materials. The first Inkaterra property offers a selection of à-la-carte excursions guided by local interpreters within the hotel and areas of influence, where 540 bird species have been registered. Stands out the Inkaterra Canopy Walkway, a hanging bridge system designed to study flora and fauna inhabiting the rainforest canopy, allowing travelers to enjoy nature 100ft above the ground.

The Inkaterra Canopy Tree House, a cozy room built at the end of the last bridge, offers privileged sights and sounds of the Peruvian rainforest. In 2013, Inkaterra Reserva Amazonica was selected by National Geographic Traveler among the world’s 25 best eco-lodges.

Acerca del autor

Wendy Rojas

Fotógrafa y viajera.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *