Ambiente Rumbos al Día

El fin de los glaciares

Pastoruri forma parte del corredor turístico "la ruta del cambio climático". Foto: Blogfueradeltiempo

Según las proyecciones científicas, antes del 2100 no quedará ningún glaciar en el Perú. Cuando esto suceda ¿de dónde se abastecerá de agua la costa peruana?

El reloj del fin del mundo se adelanta: en los últimos 54 años el Perú ha perdido el 57% de sus glaciares. En los próximos diez, perderá cinco cordilleras. Y para antes del 2100 no quedará ningún glaciar que pueda abastecer agua a la costa peruana. El definitivo adiós de las cumbres nevadas. El fin de los tiempos.

MÁS RUMBOS: La era del deshielo

Esa es la situación que enfrenta nuestro país debido a los efectos del cambio climático. De acuerdo con el último Inventario Nacional de Glaciares y Lagunas, realizado por el Instituto Nacional de Investigación de Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem), entre 1962 y el último año, la cobertura de los glaciares se redujo en un 57 por ciento. Es decir, de los 1.035 kilómetros cuadrados de nevados que había en un principio, ahora solo quedan 40 kilómetros.

“Con datos estimados se calcula que el volumen del agua que ha fluido hacia el mar por este deshielo es de tres mil millones de metros cúbicos, que es el equivalente al abastecimiento de agua para la población de Lima durante cinco años”, manifestó Ricardo Villanueva, director de Investigación y Gestión del Conocimiento de Inaigem, al diario El Comercio.

La sed de la tierra

Y es que el problema se centra precisamente en eso: el agua. Según el estudio cuyas cifras se basa en una investigación realizada en 16 de las 18 cordilleras del país, actualmente cinco se encuentran en peligro de extinción y se calcula que desaparecerán dentro de una década. Estas son: La Viuda, Chonta, Huanzo, La Raya y Chila, que al juntarlas apenas llegan a cinco kilómetros cuadrados de cobertura glaciar.

Alrededor de cinco cordilleras desaparecerán en los próximos diez años debido al cambio climático. Foto: Wikipedia

Sin embargo, no solo esas cinco cordilleras tienen una lenta agonía. El calentamiento global ya le ha jugado una mala pasada al Pastoturi, el nevado situado en la comunidad campesina Catac, en Recuay (Áncash). A este pequeño mundo de hielo solo le quedan 0.76 kilómetros cuadrados de hielo y solo le quedan algunos años antes de desaparecer.

Hoy este minúsculo glaciar del Parque Nacional de Huascarán  forma parte de la ruta del cambio climático que invita a la reflexión. A ese mismo destino le siguen las cinco cordilleras que, según Mario Zapata Luyo, director de Investigación en Glaciares del Inaigem, tienen el mismo camino a la extinción. “La Viuda tiene una pérdida de cobertura glaciar que supera el 86%; Chonta, superior de 97%; Huanz0, al 92%; La Raya, al 83%, y Chila, al 97%.

Pero, con todo este presagio irreversible solo queda una pregunta en el aire y, quizá, el más importante: ¿de dónde se abastecerá agua para las poblaciones costeras del Perú? Los especialistas responden que la única fuente de agua provendrá de la cuenca del Amazonas.

Villanueva reaparece pero para lamentar que algunas regiones como el suyo (Áncash), donde impera la desglaciación, no exista voluntad política por parte de las autoridades. El peligro está cerca, al igual la alerta de desborde que existe en la laguna Palcacocha. Y eso que nos hace falta mencionar el pronóstico del proyecto Cryo-Perú que advirtió que todos nuestros glaciares desaparecerán para antes del 2100. Pero eso es otra historia.

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *