Ambiente Rumbos al Día

El pueblo de hielo

Mazocruz, el pueblo que vive bajo el hielo. Foto: La República

Mazocruz soporta -14 grados pero ese no es el tope. La temperatura podría caer a -27 grados

Jorge es hincha de la “U” pero lleva una casaca que dice Alianza campeón, aunque ese desliz no lo sonroja. Dice que es consciente de la traición, que era lo único que había para aliviar la piel de gallina. Son las 5 de la mañana, la temperatura en Mazocruz ha perdido altura y el termómetro se va en picada. El último registro marcó -14 grados, pero eso fue hace horas. Los vecinos sospechan que ya se debe haber perdido otros dos grados, que la cosa pinta fea como en 1973.

MAS RUMBOS: La victoria de Máxima, la victoria del agua

Los recortes periodísticos dan cuenta que ese año se cayó el cielo y aterrizaron granizadas y tormentas propias de un apocalipsis aimara. Aquel invierno el mundo estuvo de cabeza y la temperatura se desplomó hasta los -27.8. Si uno abría la boca la saliva se convertía en cubitos de hielo instantáneos. La gente se resistía a estornudar por el miedo a que las fosas nasales se congelaran en plena exhalación y uno se muriera asfixiado. Las familias dormían abrazadas y le rezaban a la Mamita Candelaria para amanecer todos juntos y sin novedades.

Urge la necesidad de invertir en prevención. Foto: Andina

Así de frío fue ese invierno y a esos niveles, dicen las lenguas viperinas del lugar, se llegará este año. Afirman con aires apocalípticos que es mejor prepararse para lo peor. Por eso ahora andan apertrechándose de colchas, atados de leña, ponchos y guantes de lana. Saben que la cosa se pondrá peor en junio y que si se mantiene la tendencia, este friaje puede arrasar con el ganado y matar mucha gente, sobre todo a los más pequeños.

Por eso ahora las doñas andan pidiendo en la pequeña iglesia que aparezca el espíritu santo para derretir las chacras y calentar los huesos. Y es que, como ya debe quedar claro, en Mazocruz la temperatura no es un juego. Es una estampida asesina que también afecta a las provincias de Melgar, Azángaro, San Antonio de Putina, San Román, Huancané, Moho, Lampa, Puno, El Collao, Chucuito y Yunguyo.

Con una población de unas 4 mil personas y a más de 4 mil 500 metros sobre el nivel del mar, las autoridades exigen la instalación de un ambiente atemperado para los niños y mujeres. En tanto, los vecinos mascullan que ya debería estar reactivada la campaña ‘El sur nos necesita’. Mejor ahora, antes que sea demasiado tarde.

Foto: Andina

Importante:

Indeci pidió a los 102 municipios distritales de la región que envíen sus requerimientos para atender los efectos del friaje, heladas y nevadas.

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *