Rumbos al Día

Carcel, la moda sostenible que se teje detrás de las rejas

Diseñadoras decidieron emprender un proyecto social en Cusco. Foto: Facebook Carcel

Un proyecto social de diseñadoras danesas está ayudando a las mujeres peruanas encarceladas a encontrar su independencia  en Cusco.

La esperanza llegó a una prisión de mujeres del Cusco. Fue traída de Europa por el dúo del diseño danés Louise van Hauen y Veronica D’Souza, quienes buscan empoderar a las mujeres peruanas encarceladas del Cusco a encontrar su propia independencia. Los milagros sí existen y se tejen en las alturas de esta región.

La marca danesa trabaja con quince mujeres cusqueñas en una prisión en Cusco. Foto: vogue.com

MÁS RUMBOS: Seis propuestas de turismo rural comunitario en Cusco

Aunque las reclusas – gente humilde que purga condena a causa del comercio de drogas, entre los 20 años y sentenciadas a más de 17 años tras las rejas- han encontrado la estabilidad emocional en el tejido de hermosos suéteres  para una nueva marca europea llamada Carcel.  

Esa es la propuesta de estas diseñadoras que acaban de lanzar en la última semana su primera colección de moda en Copenhague, la ciudad más poblada de Dinamarca. En la actualidad Carcel emplea el esfuerzo de 15 mujeres en una prisión de Cusco, las cuales reciben un ingreso por cada producto. Ese ingreso es distribuido a las familias de las mujeres por el equipo de producción que supervisa la fabricación.

Diseñadoras eavaluando los patrones con internas del Cusco. Foto: Facebook Carcel

Hablamos de suéteres de lana de alpaca de origen local que oscilan entre  los $ 175 a $ 1,400 y están disponibles en línea.

De Perú para el mundo

Nuestro país fue elegido como el primer destino para este emprendimiento por una razón: la alpaca. El material fino y reconocido a nivel mundial había despertado el interés de estas dos diseñadoras. Y por eso decidieron poner en marcha este proyecto en Cusco, donde la población reas femeninas es pequeña, lo cual le da un caracter más personalizado a la confección de prendas.

Anabel, una de ls reclusas que forma parte de las tejedoras de Carcel. Foto: Facebook Carcel

Se sabe que el diseño apunta a un mercado internacional. Sin embargo no puede ser moderna debido a que se ve muy folclórica. La idea de Carcel es romper ese cliché. Hacer moda con un diseño sobrio, de alta calidad, sostenible y con respeto a la condición de sus trabajadoras.

El Dato

Puede consultar los productos en el siguiente enlace

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *