Ambiente Rumbos al Día

Loreto: Pantanos del río Tigre contribuyen a contrarrestar el cambio climático

Los pantanos de la cuenca del Tigre almacenan hasta 0.3 mil millones de toneladas de carbono. Foto: Annabelle Avril

Según estudios científicos este ecosistema es uno de los almacenes más grandes de carbono de la cuenca amazónica.

Uno de los ecosistemas que contiene el cambio climático en vez de empeorarlo son los pantados del río Tigre, un afluente del Marañon que recorre el territorio amazónico de la región Loreto. Según estudios científicos realizados en instituciones del Reino Unido, Estados Unidos y Perú, este recóndito lugar actúa como un secuestrador ambiental que retiene grandes cantidades de carbono debajo del suelo .   

MÁS RUMBOS: Loreto relajante: sosiego en el corazón de la Amazonía

“Estos pantanos (…) ayudan a mitigar el cambio climático, contienen una biodiversidad única, y ofrecen productos como el fruto del aguaje, que son importantes para las comunidades y el mercado regional”, se precisa en el estudio.

De acuerdo con las investigaciones, los pantanos de la cuenca del Tigre “almacenan hasta 0.3 mil millones de toneladas de carbono. Es decir un 10 % de la capacidad total de fijación de carbono de todos los pantanos de la cuenca amazónica”.

Los pantados de río TIgre son los almacenes más grandes de carbono de la ceunca amazónica. Foto: Mongabay Latam

En una entrevista a Mongabay Latam, la investigadora principal de la Universidad de St. Andrews (Reino Unido), Katy Roucoux, sostuvo que “los pantanos del río Tigre son una depresión con una gran área cóncava (hueca) que cada año se va deprimiendo”. Mientras los andes suben, en este lado opuesto ellos van hundiéndose cada vez más.

Durante ocho o nueve millones de años han ido acumulando sedimentos orgánicos que están a su alrededor. Esto permitió reducir los efectos del cambio climático porque almacenan el carbono, considerado uno de los gases que contribuyen al calentamiento global.

Almacenadores de carbono

¿Por qué estos pantanos almacenan más carbono que los bosques del Amazonas? Tim Baker, coautor también del estudio de la Universidad de Leeds (Reino Unido), explica que se debe a su estado de conservación. “Mientras que otros ríos como el Ucayali o el Marañón por condiciones naturales se mueven más, es decir, sus cauces cambian, el Tigre no (…) El Tigre es el río que menos ha sido afectado por actividades humanas productivas”, dijo.

Gráfico que muestra el potencial de almacen de carbono de la cuenca amazónica: pantanos (plomo), bosques (rojo) y turberas (verde). Fuente: Mongabay

No obstante, pese a estas características el área con mayor capacidad de almacén de carbono no cuenta con protección alguna. Al mapear las áreas protegidas, los especialistas revelaron que los pantanos del río Tigre son más vulnerables al impacto del desarrollo económico en esta región.

Otras amenazas

De otro lado, Tim Baker resaltó que las nuevas propuestas de desarrollo de la región, que buscan la conexión de Iquitos con la costa peruana desfavorecerían a los pantanos del río Tigre si es que llegasen a cruzarse por algún tipo de vía terrestre. ”Se ve la necesidad de considerar en estas propuestas la evaluación de los impactos ecológicos sobre estos ecosistemas únicos”, precisó.

Entre las consecuencias que se desencadenaría mencionó que “esto originaría la liberación de carbono que aumentaría el calentamiento global”. Ese es el caso del proyecto de línea de transmisión entre las ciudades de Iquitos y Moyobamba que podría atravesar uno de nuestros grandes humedales. Para Gabriel Quijandría, exviceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente peruano (Minam), dicha propuesta afectaría a los pantanos a gra escala.

Foto: Sierra Exportadora

”Ya se ha iniciado una evaluación en la parte científica, pero no hay experiencias concretas de generación de acuerdos de conservación que vayan por el lado de un pago por servicios ecosistémicos. Un pago del servicio que ofrecen los humedales como fijadores de carbono”, acotó.

Beneficio para todos

Según los autores del estudio lo vital es que se junten la protección ambiental, la mitigación del cambio climático y el desarrollo económico local. Para esto, proponen que a la par se valore a los pantanos del río Tigre, así como el cultivo del aguaje, una de las especies más comunes en estos ecosistemas.

“Esta fruta tiene un gran potencial en el mercado nacional e internacional debido a su sabor agradable y su alta concentración de vitamina A. El desarrollo del mercado para esta fruta es una ruta para promover la conservación en esta región”, comentó en una entrevista la coautora del estudio Eurídice Honorio, del Instituto de Investigaciones de la amazonía Peruana.

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *