Rumbos al Día

Cusco, aventura pero sin riesgo

Se especuló que en Cusco, se suspendería la practica de deportes de aventura. La supuesta medida encendió las alertas luego de la muerte de turistas en el Valle Sagrado realizando canopy. Nuevamente se pone en discusión el manejo turístico de las actividades que se ofertan en nuestro país. 

Andinismo, canotaje, trekking,  ciclismo de montaña, parapente y tirolesa y más. El 60% de los turistas extranjeros que llega a nuestro país de vacaciones realiza al menos una actividad de aventura, según las cifras del  Ministerio de Comercio Exterior y Turismo . Sin contar a los peruanos que también son amantes de los destinos de aventura.

Precarias instalaciones de Canopy . Foto: Correo Cusco

MÁS RUMBOS: ¡Bienvenido al Cusco! Las fotos que harán que viajes al ‘Ombligo del Mundo’

Y, aunque el potencial sobra para uno de los países que intenta desplegar su oferta turística, la informalidad en la que crece le asesta certeros golpes a esa carrera de posicionamiento en el mundo. Y , precisamente en el ojo de esta tormenta se encuentra la estrella turística peruana, Cusco. Sin duda, la ciudad más visitada en sudamérica no la tiene fácil en materia de fiscalización dentro de la maraña de oferta turística que se cuela por donde sea y como sea.

La informalidad en la que trabajan algunas agencias de turismo en Cusco ha saltado a la vista -aunque ya era conocida -, con las noticias de la muerte de turistas y accidentes de turistas que van en busca de los paraísos de aventura que esperan no solo en Cusco, sino en todo el país.

Esta vez dos personas fallecieron al romperse un cable de tirolesa en mal estado, dejando caer al vacío a una turista nacional y su guía en la localidad de Maras. Pero al parecer más allá de la informalidad, los accidentes relacionados a la práctica de deportes de aventura no parecen estar bien reglamentados.

“La precariedad con la que se oferta el canopy o la tirolesa en Cusco, sucede casi en todo el Perú -dice Wally Valderrama-, empresario e impulsor del turismo de aventura en el Perú: cable de acero puesto, ni siquiera asegurado, mucho menos certificado, sobre un tronco de madera. Así se ofrece este deporte de aventura en el país.  ¿Quién fiscaliza esto? Simplemente no hay una reglamentación que indique, por ejemplo, las características de seguridad que se deben observar para la implementación de un canopy. Se hizo una clasificación del deporte de aventura; recientemente, se reconoció al canopy dentro de ellos, pero la reglamentación no especifica los parámetros de seguridad. No hay una entidad competente que diga: esto es seguro. Como sí la hay en el canotaje o en la certificación de guiado de montaña, en donde, definitivamente hay observaciones que el Mincetur no ha tomado en cuenta inclusive”.

 

Claramente, se requieren normas específicas a cada actividad. Por el momento, solo el canotaje turístico las tiene no obstante supervisar su cumplimiento es también otra problemática: hay zonas donde siguen pasando el tope en los botes, según lo informa la Asociación Peruana de Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Especializado.

A la fecha, rige el Reglamento de Seguridad y Turismo de Aventura, una norma general a todas las actividades. También se pueden aplicar disposiciones del Reglamento de Agencias de Viajes y Turismo, otra normativa de carácter general.

Pero otra de las aristas sobre esta responsabilidad, recae en los gobiernos regionales. Durante el operativo realizado por  Eduardo Poblete, fiscal de Prevención del Delito, se cerraron 4 agencias de viajes que ofrecían servicios de deportes de aventura  sin contra con los adecuados permisos de funcionamiento ni certificaciones para acreditar la seguridad de los usuarios.

El saldo de este operativo es una pequeña radiografía del problema: de 40 empresas, ni una sola tiene permiso para funcionar, según señaló Eva Fernandez Cosio, responsable del área de Servicios Turísticos, de la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo. Ante esto la fiscalía recomendó que el deporte de aventura debe suspenderse hasta que se compruebe que no haya peligros.

Ante esto, el titular de la Dirección de Comercio Exterior y Turismo del Cusco, Rosendo Baca, presentó la iniciativa de suspensión de toda actividad de turismo de aventura en la región Cusco, ante la Red de Protección del Turista debido a la ausencia de una normativa clara que regularice su práctica entre las agencias de turismo.  Medida que no prosperó.

Rescate de turistas que practicaban parapente en Maras. Foto: Correo Cusco

La denominada Red de Protección al Turista, optó por buscar otras medidas para combatir la informalidad en la región imperial a fin de no perjudicar a las agencias formales que desarrollan esta y otras actividades: “No nos pareció pertinente aplicar la suspensión para las empresas que contratan sus pólizas y desarrollan esta actividad en el marco de la legalidad”, señaló el titular de la Dircetur Cusco.

Baca, agregó además que en 3 meses se tendría listo el reglamento que regularía las diferentes modalidades de deportes de aventura que se ofrecen en la región Cusco.

Sin embargo es necesario acotar la evaluación de la Resolución Ministerial N° 083-2018-Mincetur, en la que se aprueban las modalidades de turismo de aventura, pero no se especifica los aspectos técnicos o los requerimientos mínimos que las empresas deben de ofrecer a los visitantes para la práctica de estos deportes.

Con la nueva disposición serán autorizadas actividades como cuatrimotos, canopy, escala en rocas, parapente, kayak y otras con alta demanda en las diferentes provincias cusqueñas, pero el real empeño que hay que poner es en la fiscalización pues es la falta de control la que suma para poner en riesgo la vida de los turistas.