Rumbos al Día

Alertan sobre concesión minera de Vinincunca, la afamada montaña de Siete Colores

Vinincunca en problemas. Foto: Rolly Valdivia

Vinincunca o montaña de los siete colores, en los Andes de Perú, vuelve a ser noticia al denunciarse que forma parte de una concesión minera desde marzo de este año. La denuncia fue hecha hoy por la ONG CooperAcción, quien además señala que el área concesionada se superpone a la propuesta de un área conservación regional en esa zona. Nos referimos al Área de Conservación Regional Ausangate.

MÁS RUMBOS: Montaña de Siete Colores, tierra de nadie y turismo salvaje en Cusco

Sin embargo, poco o nada se podrá hacer para conservar este lugar, pues según CooperAcción la montaña arcoiris ya fue concedida por el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet) a la minera Minquest Perú, propiedad de la empresa canadiense Camino Minerals para realizar actividades mineras.

‘Red Beds 2’, es el área denominada y que ha sido otorgada a la transnacional canadiense, terreno que abarca una superficie de 400 hectáreas y que se encuentra precisamente entre los municipios de Cusipata y Pitumarca, dos localidades en donde se ubica la afamada montaña al sur de de Cusco.

La precariedad del sistema de montañas del  Ausangate despertó la preocupación del Gobierno Regional del Cusco, y a través de su Gerencia de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente la cual inició hace varios años atrás la elaboración del expediente técnico para el establecimiento de la futura  Área de Conservación Regional (ACR).

Ruta del Ausangate. Foto: Archivo Rumbos

La propuesta de creación de la ACR Ausangate, comprendía un área de 126,016.37 hectáreas que gún precisó la publicación digital Mongobay se extiende por los territorios de nueve comunidades campesinas ubicadas en los distritos de Ocongate, Marcapata, Pitumarca y Checacupe, en las provincias de Quispicanchi y Canchis, región Cusco y buscaba conservar la biodiversidad, las fuentes de agua y el patrimonio cultural que aún sigue vigente en la zona.

Esta y otras 17 áreas, fueron declaradas de interés público para su protección y conservación ambiental por el Gobierno Regional del Cusco mediante la Ordenanza Regional 050-2009-GR/GRC.CUSCO publicada en el diario El Peruano el 22 de mayo de 2009. En dicha Ordenanza, el Gobierno Regional propone al Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SERNANP) la creación de las áreas de conservación regional. De este total de propuestas solo Choquequirao y el Tres Cañones lograron obtener la categorización de Área de Conservación Regional.

Historia de un desorden

Superposición de la concesión minera Red Beds 2 en el área de la montaña Siete Colores . Fuente CooperaAcción

La radiografía sobre el ordenamiento territorial en nuestro país es la de siempre. Poco o nada valen estos instrumentos porque en algún punto existe el riesgo de que no sean tomados en cuenta. Así Camino Minerals Corporation se presentó a través de minera Minquest Perú SAC con el petitorio minero Red Beds 2 ante el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (INGEMMET) en el 2015. Durante el proceso, la Dirección de Concesiones Mineras de dicha institución advirtió de la superposición parcial del petitorio minero con la propuesta de Área de Conservación Regional Ausangate y que involucraba en su totalidad a la Montaña de Siete Colores.

La entidad solicitó información sobre los avances de la propuesta de conservación en esta área cusqueña al Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas. Según el investigador, Dionel Martínez,  Sernanp informó que la propuesta de Área de Conservación Regional Ausangate no cumplía con los requisitos solicitados.

¿Qué habría pasado? Pues mientras  se aclaraba el papeleo y la presentación de los recursos de oposición al derecho minero Red Beds 2 y se proseguía paralelamente los procesos de consulta por el equipo del Gobierno Regional del Cusco, siete de las nueve comunidades involucradas, optaron por desechar la propuesta elaborada. Solo dos comunidades, las de Phinaya y Sallani, decidieron continuar con el esfuerzo.

Superposición parcial del petitorio minero Red Beds 2 con la propuesta de Área de Conservación Regional Ausangate. Fuente CooperAcción

Así que mientras, la propuesta era desechada por las comunidades temerosas que el modelo de ordenamiento les arrebate el control del turismo en esta área, donde se aplica un turismo riesgoso, poco planificado y que lleva este famoso espacio a un inminente colapso,  el 15 de marzo de 2018 mediante la Resolución de Presidencia N° 042-2018-INGEMMET/PCD/PM INGEMMET otorgó el título de concesión minera metálica Red Beds a la empresa de exploración minera Minquest Perú S.A.C, en la totalidad del área de Vinincunca.

La alerta que ha lanzado CooperAcción advierte sobre el derecho de la minera sobre el territorio y sobre los futuros usos del suelo que se le den al área de la montaña porque ya se obtuvo derechos sobre ella.

¿Qué pasará, con las comunidades que han vuelto de este espacio, un nicho turístico? Cabe recordar que Vinicunca se ha convertido en los últimos años en una de las principales atracciones turísticas de Cusco tan o más atractiva  que la ciudadela inca de Machu Picchu, y el resto de sitios de interés turístico cusqueños. Toda vez que la Dirección Regional de Turismo de Cusco había anunciado, la intención de trabajar un plan de capacitación en conjunto con las comunidades involucradas.

¿Cual es la biodiversidad que peligra en este montaña con el otorgamiento de esta concesión. Algunos especialistas han adelantado que cerca de la montaña se encuentran 3 de los glaciares menos contaminados del mundo y una laguna que sirve para la alimentación de una hidroeléctrica que brinda energía a la región.  Además de suponer el ultimátum para el gato andino que vive en estos predios y que es uno de los 15 felinos más amenazados del mundo.

Esta montaña, ubicada a más de 5000 mil  metros de altitud sobre el nivel del mar en la cordillera de Vilcanota, debe el contraste de sus llamativos colores a la alta concentración de metales que contiene. Colores que no solo han llamado la atención del mundo, también de las transnacionales mineras. Cuán desafortunada puede ser la belleza a veces.