Personajes Rumbos al Día

El turismo rural comunitario debe mejorar la calidad de vida de la gente

Valerio Paucarmayta dirige la ONG que busca empoderar a las comunidades nativas en la promoción del turismo responsable. Foto: Giuliana Taipe

Rumbos conversó en exclusiva con el director del Centro Bartolomé de Las Casas, en el Cusco, sobre la importancia de promover un turismo rural comunitario y turismo responsable. 

En su oficina del Centro Bartolomé de Las Casas (CBC), en Cusco, el director Valerio Paucarmayta nos recibe por un corto tiempo. Hay mucho por hacer, dice, pero replicamos que el tiempo es suficiente para conversar sobre la realidad del turismo rural comunitario en esta región, pero sobre todo de una ONG que durante 42 años viene beneficiando a cientos de comunidades campesinas cusqueñas.

MÁS RUMBOS: El turismo rural comunitario se pone las pilas

Desde su fundación, el CBC creció como una organización impetuoso por fomentar el estudio y la comprensión del mundo rural andino, superando las barreras que excluyen a las poblaciones andinas del desarrollo sostenible. “CBC es un nexo de encuentros entre culturas, disciplinas y mundos”, se puede leer en su página web.

¿Con qué fin nace el CBC?

Se fundó hace más de cuarenta años (un 25 de mayo 1974) y desde su origen tuvimos la misión de aportar a superar las brechas y situación de exclusión de las poblaciones andinas y amazónicas. Casi el 50% del territorio cusqueño es zona andina y la otra mitad amazónica, aunque el desarrollo sostenible se concentra más en la zona andina.

En ese sentido, el CBC surge como una respuesta a la necesidad permanente de fomentar el estudio y la comprensión del mundo rural andino en su dimensión socioeconómica, cultural y ambiental.

Chacán es una de las comunidades campesinas donde el CBC Tupay fomenta el turismo rural comunitario. Foto: Gunther Félix

¿Y de qué manera trabajan con las poblaciones campesinas y grupos excluidos?

No nos interesa tener una amplia gama de aliados. Así que contamos con dos temáticas fundamentales: el primer es con las comunidades campesinas de Cusco, Puno y Apurímac a fin de ayudar a la transformación social: sujetos de cambio que ejerzan sus derechos humanos, ciudadanía, y que fortalezcan sus organizaciones, comunidades o rondas campesinas.

Por otro lado, a un nivel técnico de profesionales, hemos desarrollado cursos de especialización: cursos, por ejemplo, de gestión integral de recursos hídricos, también desarrollamos debate sobre justicia hídrica, al igual que debates de política e interculturalidad. Impulsamos diplomados sobre turismo responsable y patrimonio. Entonces, esas son las temáticas que se desarrollan a través de ejes de trabajo.

¿Cuáles son esos ejes?

Se han definido cuatro: el diálogo intercultural (vinculado a mejorar las capacidades de las comunidades, pero en diálogo con autoridades que toman decisiones en los salud, justicia y ambiente); mejorar la gestión territorial a través de autoridades, funcionarios y sociedad civil fortalecidos, con mayor transparencia y eficiencia; el fortalecimiento de la descentralización de la relación Estado y sociedad con el fin de construir una democracia intercultural, y la introducción de una oferta líder en turismo responsable en el país, favoreciendo la inclusión de las comunidades campesinas y contribuyendo a una economía solidaria.

En el Cusco, cuando el CBC empezó con sus actividades había unas 800 comunidades (establecida por la ley) en la región. Ahora hay más de mil comunidades campesinas que vienen a la Casa Campesina (hotel de CBC) a recibir asesorías legales (cuentan con una oficina de orientación jurídica gratuita) y a participar en talleres. A veces los dirigentes comunales necesitan venir a Cusco a realizar gestiones en el Ministerio de Agricultura o en busca de orientación. Entonces, nosotros apoyamos de dos maneras: a través de estos servicios establecidos en la Casa Campesina y mediante capacitaciones en las propias comunidades.

La ONG CBC también promueve el diálogo intercultural en als comunidades campesinas. Foto: Gunther Félix

¿De dónde salen los recursos para costear estos proyectos, talleres y capacitaciones?

Después de la década de los noventa, el Perú comenzó a enfrentar una disminución progresiva del flujo de la cooperación internacional no reembolsable. Según la coyuntura el Perú empezaba a erigirse como un país en vías de desarrollo (el Banco Mundial categoriza al Perú dentro del grupo de países de renta media alta). Por lo tanto el CBC, consciente de esa situación, se planteó el desafío de poner en marcha iniciativas empresariales que le permitieran generar recursos propios.

Dijimos: “planteemos una propuesta para aprovechar la ubicación del Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de Las Casas en el Cusco, su identidad, historia, entre otros”. Así nacen los hoteles CBC SAC, en setiembre de 2010, con el propósito de prestar servicios turísticos y generar recursos para el financiamiento de los proyectos. Y de esta iniciativa surge CBC Tupay, una agencia de turismo que promueve el turismo rural comunitario, que contribuye a empoderar a las comunidades campesinas para que reciban turistas con el fin de ofrecer una experiencia diferente.

¿Una ONG con fines de lucro?

Lo que ve la empresa social es una unidad de generación de recursos propios para que el CBC invierta en proyectos sociales. Y sí, hay que destacar que esta unidad empresarial tiene fines de lucro, que muchas veces puede parecer raro. Pero contamos con una unidad empresarial transparente con su respectiva entidad administrativa y contable.

El CBC invierte en alojamiento para los campesinos, en asesoría, en la biblioteca al servicio de estudiantes e investigadores (cuenta con la fototeca más grande del país y posiblemente de Sudamérica) y servicios académicos con recursos propios. También incentivamos el voluntariado a nivel estudiantil y profesional.

La comunidad Choquecancha es una de las beneficiadas por la ONG CBC. Foto: Gunther Félix

¿De qué manera contribuyó la agencia CBC Tupay a estas comunidades campesinas?

Como agencia de viaje ofrece viajes a esos proyectos. Tenemos paquetes turísticos que incluyen a comunidades campesinas como Chacán, Chari, Patabamba y Ccamahuara. Estas rutas incluyen temas esenciales como el cambio climático y la interculturalidad. La mayoría de agencias ofrece destinos comerciales para el ocio y cultura. Pero acá vemos cómo concientizar contenidos problemáticos que aquejan a poblaciones andinas. Es algo distinto. Nuestra agencia se caracteriza por contar, también con viajes de estudios.

¿Y en cuanto al tema ambiental?

Las familias hacen esfuerzos para tener un ambiente sano en sus comunidades. Aunque la responsabilidad del saneamiento básico es responsabilidad del gobierno local y del programa del Ministerio de Vivienda, muchas de estas comunidades realizan un saneamiento básico. Lo paradójico es que en el mismo Cusco no tenemos una disposición final de los residuos sólidos, así como en los anexos. Muchos de ellas entierran la basura.

Asimismo, otro resultado de los programas que ofrece CBC es que ha permitido que varias familias dejen de migrar a las ciudades por las oportunidades que se les brinda. Sin embargo, la migración continúa por una mejora académica.  

Puno ocupa el primer lugar nacional en turismo rural comunitario. Cerca del 15% del turismo que hay en la región lo conforma este sector. ¿En Cusco el turismo rural comunitario es igual de fuerte?

No. Justamente de ahí nace la idea de trabajar el turismo rural comunitario desde CBC con un enfoque responsable. El Cusco atrae alrededor del 80% de pasajeros que llegan al país y gran parte de ellos se van a Machu Picchu. En segundo plano visitan otros atractivos como las comunidades. Muchas veces estas poblaciones que viven en los alrededores son vistas como objeto de fotografías. Por eso planteamos impulsar un turismo responsable con tres elementos claves; favorecer la economía local, promover un turismo responsable con el medio ambiente y el diálogo intercultural.

En ese sentido, nuestros paquetes turísticos -además de Machu Picchu- subrayan los viajes que ilustran cómo funciona la cultura andina. Los turistas conviven con las comunidades, aprenden la crianza de truchas, de la cosecha de agua, de los tejidos artesanales, etc.

El turismo rural comunitario no es solo vivir con las comunidades campesinas. Para nosotros debe impactar en la mejora de la calidad de vida de la gente y mejorar sus conocimientos. Hablamos de intercambiar el conocimiento.

Las oficinas de la agencia de viaje CBC Tupay se encuentra en las instalaciones Foto: Gunther Félix

¿Y cómo estamos como país respecto a otros de Latinoamérica?

En Perú necesitamos desarrollar políticas como las que señalábamos: mejor saneamiento básico, viales y también trabajar en la educación misma. En las comunidades la mayoría tiene un nivel primario. Muy pocos tienen instrucción superior o secundaria. Para nosotros eso es una barrera a la hora de brindar talleres de capacitación, pues demora más tiempo la asimilación de conocimientos. Lo bueno es que el idioma ya no es un impedimento: CBC cuenta con trabajadores  quechuahablantes.  

En Ecuador, por ejemplo, en la zona de Otavalo, las familias han tenido mejor apoyo de infraestructura y saneamiento básico que les ha permitido presentar sus viviendas de mejor manera. Ellos han tenido apoyo del Gobierno. Al igual que en Costa Rica, debido a que tienen un nivel educativo mucho más alto que el nuestro.

Y en cuanto a los beneficiarios ¿cuáles son las últimas cifras del CBC ?

Nuestro objetivo fundamental es que sean las comunidades quienes tengan contacto directo con el mercado turístico. Hemos ayudado a 24 asociaciones de independizarse y hemos asesorado a más de mil comunidades.

El programa institucional del CBC alcanzó a 16 municipalidades distritales en las provincias de Cotabambasy Grau (Apurímac) y en las provincias de Anta, Calca, Espinar, Chumbivilcas, Quispicanchis y Canchis, sumando 8 provincias en las regiones de Cusco y Apurímac. Además, destinatarios finales del programa eran las poblaciones del ámbito del proyecto, aproximadamente de 700 mil habitantes de Cusco y Apurímac. 

 

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *