Ambiente Rumbos al Día

Noruega recortará aportes para frenar la deforestación

Deforestación Foto: Difusión

Y tú sigues prendiendo el aire acondicionado, consumiendo carne, lácteos y cocinando con carbón de leña, de árbol caído por la mano asesina.

La mala praxis ambiental brasileña es la causante de tan mala noticia. Noruega, el principal mecenas de los programas de protección de áreas naturales alega que la deforestación aumentó “sensiblemente”. Sólo en 2016, casi 8 mil km2 de selva -el equivalente a la Ciudad de México-  desaparecieron por la actividad ganadera y agrícola.

MAS RUMBOS: La muerte acecha al mono tocón peruano

Noruega advirtió hoy que la creciente deforestación provocará en 2017 una reducción a la mitad de la ayuda a los programas de protección de la selva amazónica. Además, Noruega, principal financiador de estos programas, advirtió que, de seguir así, en un futuro la ayuda podría suspenderse.

“He expresado mi inquietud hoy en relación al hecho de que la deforestación en Brasil aumentó sensiblemente. Una aceleración documentada de la deforestación provocará una reducción de los pagos de Noruega”, declaró la primera ministra noruega Erna Solberg.

Adiós Amazonas y su manto verde. Noruega quita el pie del acelerador y reducirá aportes para frenar la deforestación. Foto: Difusión

El país escandinavo, que debe su prosperidad a la producción de hidrocarburos, aportó hasta el momento 1.100 millones de dólares al fondo de protección de la selva amazónica creado por Brasil en 2008 para luchar contra la deforestación, uno de los factores que influyen en el calentamiento global.

El aporte anual de Noruega fluctúa en función del ritmo de deforestación comparado al promedio observado en la década anterior, según un método de cálculo establecido por las propias autoridades brasileñas.

Así, este año el aporte se va a dividir más o menos por dos, incluso un poco más. Y es que, de mediados de 2015 a mediados de 2016, se registró una aceleración de la deforestación. Ello se traduce en menos aportes el 2017. Cabe anotar que tras algunos progresos notorios, la deforestación se aceleró en los dos últimos años en Brasil y aumentó 24% en 2015 y 29% en 2016, según datos oficiales de observación por satélite.

La primera ministra señaló que existen fuerzas en Brasil que desean debilitar la legislación de medioambiente y reducir los espacios protegidos. Los responsables brasileños afirman por su parte que se movilizan para frenar la tendencia negativa.

El dato:

Para Greenpeace, se trata de simples maniobras destinadas a salvar las apariencias. La organización de defensa del medioambiente teme que el contenido de estas medidas se retome en un próximo proyecto de ley.

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *