Rutas Cortas

Churín y sus baños termales

Relájate en la red de aguas termomedicinales de la capital de la provincia de Oyón, a sólo cinco horas de Lima.

Adiós a los atractivos turísticos del sur capitalino. También a las playas del norte chico, aunque en un principio ese era nuestro rumbo y nuestro camino para llegar a Churín (provincia de Oyón, Lima), donde nos daremos un baño de salud y relajación en la red de aguas termales más grande del norte chico.

MÁS RUMBOS: Viaja en bus a mitad de precio

Así empieza esta aventura: directito a la plaza de Churín, el corazón urbano del distrito de Pachangara, lugar que cobija dos de los más de 30 manantiales medicinales que existen en este rincón de la sierra limeña. “Todos son naturales. No hay procesos de calentamiento. Son aguas que salen de las montañas y llegan a las pozas”, aclaran los guías sobre la naturalidad de sus aguas. Por esa razón, los baños termales de Churín son uno de los destinos más visitados por los viajeros.

Baños y lenguas misteriosas

Otro rumbos, siguiente parada: Baños de la Juventud. Aquí, reafirman sus habitantes, el agua es tibiecita, ideal para aprovechar los primeros rayos del sol. En estas instalaciones, las pozas están llenas de aguas que alcanzan los 30 grados centígrados. Aquí el mineral que predomina es el litio, favorable para nutrir el cerebro, calmar el estrés y otros males. “Recomendados para todos los políticos”, sazona el recorrido un guía turístico de la zona.

Foto: Ángel Chávez

Pero la ruta no acaba ahí. El principal atractivo de este complejo es la Lengua Misteriosa. Antes de conocerla, primero se debe disfrutar de sus saunas, sus baños españoles y sus chorros a presión del Zambo Masajeador… no, no es lo que se imagino, no se trata de un personaje emblemático del distrito, sino es el nombre de una poza. ¿Tentador no?

Camino abajo, otra poza sigue cautivando. La Amistad lo recibirá con sus pequeñas caídas de agua. “Es un manantial natural y no es recomendable para el público, solo para los peces”, adviertes antes de que alguien se atreva a preguntar o zambullirse en sus aguas. Después de tanto andar, es momento de revelar el misterio. Para descubrirlo  debe ingresar a una inmensa gruta en forma de boca que los conducirá hasta una garganta rocosa, donde una piedra semejante a una lengua sobresale de las profundidades, para darnos la sensación de que estamos siendo devorados. No tema, solo es una ilusión de la cueva y de su flora ‘petrificada’ por los minerales que recorren el interior de la caverna.

Foto: Ángel Chávez

Grutas y pozas milagrosas

El recorrido sigue río abajo y a unos grados centígrados más, el complejo de la Mamahuarmi es la sigueinte parada que reaparece en esta ruta con una variedad de baños para todos los gustos y temperaturas. Una red termal administrada por la Comunidad de Churín y recomendada para los viajeros que quieren despedir el día a 32 grados centígrados. Aquí pasará largos ratos de armonía con la naturaleza y con cada una de sus fuentes milagrosas.

“Son los baños más naturales de Churín y para disfrutarlos mejor – explica el guía- debemos empezar desde los más fríos hasta los más calientes”. Vale la pena tomar en cuenta su consejo. Así que vaya visitando en primer lugar la fosa de la Mamahuarmi. Esta piscina los recibirá con agua cristalina que cae de una cascada de cinco metros de altura. Ojo, si aquí somos curiosos, veremos a la mismísima Mamahuarmi cuidando la fuente con su hijo en brazos, mientras a su lado izquierdo, una abertura invita a visitar la gruta de mismo nombre: cuevas ubicadas al lado de la poza. Su interior está repleto de estalagtitas y estalagmitas. Según los expertos, tendrán que pasar millones de años para que estas dos formaciones rocosas se unan.

La siguiente fuente es el geiser Churi, donde un baño termal aprovecha la fuerza de la caída del agua, para generar el efecto de chorros hidrológicos que se disparan hacia el cielo, alcanzando treinta metros de altura aproximadamente. Es aquí donde empezará a ponerse caliente, en el buen sentido de la palabra. Nos referimos a los manantiales de mayor temperatura, entre las que destacan La Pacarina, conocida también como la Mellicera, que es la más visitada debido a su ubicación cercana a los carrizales y a su potente recurso mineral, capaz de aumentar la fecundidad de las damas. “Aquí entran dos y salen cuatro”, se escucha los pícaros comentarios que alegran este circuito turístico.

Foto: Ángel Chávez

Esta primera aventura termina en la poza El Velo de la Novia, donde producen masajes vibratorios en todo el cuerpo, y la poza de lo Novios, la más calientita del complejo que marca el final de la ruta.

Aguas ferruginosas en Andajes

A tres kilómetros de Churín, como quien retorna a Lima, se encuentran las aguas ferruginosas de los Baños de Fierro, que emergen de las profundidades a 55 grados centígrados y llegan al balneario de la comunidad de Andajes a 37 grado centígrados.

Las altas temperaturas de estas fuentes son ideales para que el público pueda disfrutarlas y, de paso, apaciguar sus dolores musculares. Pero hay que ser precavidos, no es recomendable bañarse por más de 10 minutos. Eso no lo dicen los guías locales, sino este periodista por experiencia propia.

Foto: Ángel Chávez

En Rumbo

-Los baños de la Juventud y el Complejo Mamahuarmi están a 5 minutos del centro de Churín, por la avenida Larco.

-Los baños de Fierro se encuentran en el distrito Andajes, a 3 km del centro de Churín.

-Para ir en bus debe tomar los vehículos que salen desde el terminal norte. El pasaje cuesta entre 30 y 35 soles en fechas con mucha demanda y 20 soles en días normales.

-Si va en auto particular tiene que ir por la Panamericana Norte hasta el kilómetro 103 y tomar el desvío a Sayán.

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *