Rutas Cortas

Lúcumo, maravilloso paraíso de Lima

Foto: Juan Puelles

Rumbos ha preparado un especial de lomas para que no te quedes en casa los fines de semana, y, mientras disfruta de tanta biodiversidad, tome conciencia del valor de su conservación. Lúcumo en Pachacámac, es un claro ejemplo de que la naturaleza trae progreso.

El invierno viste de verde a Lima. Más de 70 mil hectáreas de lomas crean un cinturón desde Ancón hasta San Bartolo. Estos extensos mantos de biodiversidad se han ido mermando año tras año por el crecimiento de la ciudad, al punto que hoy muchas de sus lomas emblemáticas como las pampas de Amancaes son historia.

Foto: Juan Puelles

MÁS RUMBOS: Lomas de Asia, tesoro natural

Pero no ocurre lo mismo con las lomas de Lúcumo. Estas ocupan 3 mil hectáreas y albergan 80 especies de fauna y 240 de flora. Durante la temporada húmeda el verdor renace, la flor de amancaes muestra su esplendor, la tara, el lúcumo y los mitos o papayas silvestres entregan sus frutos, los insectos palo-palo y los caracoles se reproducen, mientras que el tabaquillo y la mala mujer florecen al compás del alegre aleteo del bello turtupilín.

Además de naturaleza, el paisaje se complementa con caprichosas formaciones rocosas como la piedra ‘padre’, que tiene un pasaje subterráneo y una vista tipo ventana de todo el valle. El ‘farallón’, perfecto para hacer rapel y parapente. También la piedra cóncava, una inmensa roca que tiene el interior vacío. Y, como si eso no fuera poco, encontrará pinturas rupestres que le contarán como vivían nuestros antepasados.

Foto: Juan Puelles

Sí la visita de día es genial, hacerlo de noche es un encuentro mágico con las especies nocturnas, la soledad y el misticismo que no se puede dejar de disfrutar. Aquí usted puede hacer sus pagos a nuestra Pachamama, sólo hay que coordinarlo.

El ‘florecimiento’ de Lúcumo se remonta a 1996, cuando Quebrada Verde, una comunidad de Pachacámac, realizó un plan de desarrollo y ordenamiento territorial con la ayuda de Andrés Alencastre de la ONG Ecociudad. Este incluía el turismo, pero nadie le daba importancia. Pero todo cambiaría con Jacinto Mendoza, presidente de la Asociación Circuito Eco turístico Lomas de Lúcumo, quien se convertiría en el motor del cambio que ha experimentado su comunidad.

Luego de varios años, y con el apoyo de otras instituciones como GEA, Manuela Ramos, Aconsur, entre otros, abrieron el circuito por primera vez en 2003. Aquel año tuvieron mil visitantes.

Desde la creación del Circuito Eco turístico Lomas de Lúcumo, los pobladores se sienten más identificados con su zona y le han dado mayor valor cultural y patrimonial. Asimismo, ha generado puestos de trabajo temporales para los guías, que en su mayoría son adolescentes y jóvenes, los pobladores que se ven beneficiados con la venta de sus productos.

Foto: Juan Puelles

Las lomas de Lúcumo son un ejemplo para muchas comunidades que pretenden crecer económicamente resguardando su patrimonio natural. Separe su tiempo para visitarlo. A sólo 40 minutos de Lima, es la opción perfecta para salir con toda la familia a respirar aire puro, contemplar preciosas vistas del valle de Pachacámac, sorprenderse con su vasta biodiversidad y las imponentes formaciones rocosas acompañadas de la algarabía de las aves. No te arrepentirás.

En rumbo:

Ruta: Para llegar a las Lomas de Lúcumo, tomar los buses (s/3.50 aprox) que van a Lurin por la Panamerica Sur y bajarse en la entrada de Pachacamac. Desde allí tomar las combis (S/1.50) que van para Pachacamac o Cieneguilla,y bajarse en Quebrada Verde.
Horario: Lunes a domingo de 8 a 2pm
Costo: adulto S/8.00, niños S/4.50, Camping S/10.00, Guía para grupos sale como S/2.00.

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *