Destinos

Al encuentro con el Señor de Huanca, el ‘médico de los pobres’

La cuenta regresiva ya comenzó. Miles de creyentes peregrinan hacia el Santuario de Siloe a fin de recibir la bendeción del 'médico de los pobres'. El que todo lo cura. Foto: Edgar Masías / Flickr

Miles de fieles acuden a él para curarse de sus males con el agua bendita que surge de las entrañas de una montaña. Pero antes de recibir esa bendición los creyentes deben poner a prueba su fe por el Señor de Huanca con una dura peregrinación.

Dicen que en Cusco hay una imagen sagrada por la cual hacen colas miles de peregrinos, entre nacionales y extranjeros, y cientos de vehículos que recorren cada año durante el mes de setiembre, incontables kilómetros a fin de recibir su bendición o rendirle un merecido tributo. Esa venerada figura es el Señor de Huanca, cuya fe de montaña pone a prueba a sus devotos, quienes deben atravesar un largo periplo antes de llegar al santuario.

MÁS RUMBOS: Qoyllur rit’i: la fe que congela

Algo así será el panorama religioso para este 14 de setiembre, fecha central en el que un mar de gente inundará todo el Santuario del ‘Médico de los Pobres’, el santo que cura todas las enfermedades, por más que sean temibles. Para ese día se calcula que el recorrido lo realizarán alrededor de 20 mil devotos y más de 50 mil sobre ruedas.

Todo vale. Algunos creyentes llevan carros, títulos de propiedad o casas en miniatura para bautizarlos ante el Señor de Huanca. Foto: Giuliana Taipe

La festividad continuará hasta el 21 de setiembre, así que aún tiene tiempo para ser parte de ese gentío de creyentes, cuya mayoría parte de Cusco hacia el Santuario del Señor de Huanca, situado en el paraje del mismo nombre en el distrito de San Salvador, en pleno Valle Sagrado de los Incas, en Calca.  

El largo recorrido que emprenden los feligreses por más de seis horas consiste en coronar al apu Pachatusan que se erige a 4 859 m.s.n.m. Durante ese duro ascenso, los seguidores del Señor de Huanca deben hacer penitencia y limpiar sus pecados, soportando la lluvia, la nevada o el paso ciego entre la niebla hasta descender por un relieve llano. Son 48 kilómetros los que separan a la Ciudad Imperial del santuario.

Es duro, pero necesario para los devotos que desean curarse de todo tipo de males o, simplemente, ver por algunos segundos el rostro de un Cristo martirizado, que fue pintado tal cual en roca viva allá por el siglo XVII.

Este 14 de setiembre, fecha central, un mar de gente acapararán las instalaciones del Santuario de Siloe en busca de la bendición. Foto: Giuliana Taipe

Fe de montaña

Sobre la sagrada imagen se tejen varias historias, pero hay una que es muy comentada entre los lugareños. Cuentan que en 1675, durante la época del Virreinato, existía una mina cerca de la localidad de Huanca. Sus habitantes vivían casi en condición de esclavos. Diego Quispe era uno de ellos, quien logró escapar una noche mientras sus patrones dormían.

La audaz fuga de Diego no duro mucho. Al poco tiempo de haber subido a la cima del apu Pachatusan, los españoles fueron en su búsqueda. En su desesperación, el campesino descendió hasta refugiarse en una cueva cercana a Huanca. En esas circunstancias, no le quedó más que rezar día y noche para que no lo encuentren.

La historia cuenta que el afortunado hombre escapó no sin antes ver sobre una sobre una roca la figura de Jesucristo sangrando por los azotes recibidos. Él pensó que esta imagen era el Dios de los oprimidos. En gratitud, envió a un pintor para que reprodujera su visión. Y así fue. Donde antes era una modesta capilla, hoy se levanta el Santuario Siloe, en honor al Señor de Huanca.

Cerca al santuario se levantarán decenas de carpas que ofrecerán amuletos, estampitas y todo lo relacionado a Cristo martirizado. Foto: Gunther Félix

Agua bendita

La peregrinación, sin embargo, no termina en el santuario. La fiesta religiosa continuará en los rincones del templo y se expresará de diferentes formas. Los visitantes alistarán sus títulos de propiedad, sus artículos más valiosos y hasta sus vehículos para con la bendición con la fe del Señor de Huanca.

Cerca de allí hay una fuente de agua que gotea y una piscina vacía. Allí, se aglomerarán decenas de hombres y mujeres para bañarse con el agua bendita que, afirman los religiosos, nacen de las entrañas del Pachatusan. Así que no se sorprenda si los visitantes recogen el bendito líquido en botellas o baldes

Muy cerca de allí, hay fuentes de agua donde los devotos acuden para llevarse el bendito líquito en botellas o bañarse en ellas. Foto: Gunther Félix

El Dato

Muy cerca de allí, tras subir algunos escalones, se encuentra un pasadizo especial donde los devotos dejan placas en agradecimiento a las bendiciones otorgadas por el Señor de Huanca.

En Rumbo

La ruta: Desde la ciudad de Cusco hay dos maneras de llegar al santuario del Señor de Huanca. La primera es por la autopista Cusco – Oropesa – San Salvador. El viaje dura 50 minutos. Otra manera es mediante una caminata que dura de entre 5 y 6 horas, para lo cual tendrá que partir desde el distrito de San Jerónimo en la Ciudad Imperial.

También puede planificar su viaje con la agencia de viajes de CBC Tupay, situado en la avenida Tullumayo 274 del Centro Histórico del Cusco. Allí ofrecen paquetes turísticos de corte rural comunitario. Entre esas visitas incluyen un paseo por el Santuario del Señor de Huanca. 

Contactos: +51 084-227656

Hotel: reserve sus estadías en la Ciudad Imperial con hoteles CBC. Reservas al hotel Casa Campesina, llamando al teléfono: 084-233466.

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *