Rumbos al Día

Venezuela pierde conexión directa con el resto del mundo

Aerolíneas extranjeras se despidan de Venezuela. Foto: Avianca

La crisis económica y social está afectando la industria aeronáutica y dificulta el desarrollo del comercio internacional y turismo.

Desde hace más de tres años, varias líneas aéreas internacionales se han despedido del país liderado por Nicolás Maduro. La imposibilidad de convertir bolívares en divisas extranjeras al cambio oficial, la baja demanda en el mercado, la crisis económica y la inseguridad en el aeropuerto internacional Simón Bolívar, como en las principales ciudades del país, han hecho que diez aerolíneas internacionales se retiren de Venezuela en los últimos años.

MÁS RUMBOS: La oferta turística se canibaliza

La primera en abandonar este país fue Air Canadá. Luego le siguieron Tiara Air,  LATAM Airlines, Aeroméxico, United Airlines, Delta Airlines, Avianca, entre otras.

Según medios extranjeros, una de las razones medulares de esta medida se debe a la deficiente infraestructura aeroportuaria, la seguridad, las continuas filtraciones y derrames de combustible en rampa, así como las fallas en el fluido eléctrico y en conectividad a Internet.

LATAM, la aerolínea más grande en América Latina, también dejó de operar en Venezuela. Foto: Latam

Para Willian J. Bracho, del portal de Viajes, el gran culpable sería el Control de Cambio, cuyas normas tienen la obligación de permitir la conversión de los bolívares obtenidos a partir de las ventas en Venezuela, en divisas extranjeras administradas por el Banco Central de Venezuela a través del Convenio Cambiario respectivo.

El no reconocimiento del mercado paralelo o mercado de libre compra-venta de divisas, y su penalización a través de las leyes cambiarias, dificultó a las líneas aéreas internacionales. Para empezar, no podían cambiar sus bolívares en el mercado, porque tenían que asumir pérdidas cambiarias y, además, era ilegal hacerlo, recalca Bracho.

Venezuela se convirtió en un destino costoso y, sin embargo, los pasajes que compraban los venezolanos y residentes a la tasa de cambio oficial eran baratos, por lo que muchos extranjeros usaron a Venezuela como puente para viajar a otros países aprovechando de vender divisas en el mercado negro y luego comprando con bolívares, como si fuesen residentes en el país.

Las aerolíneas fueron aumentando los precios en dólares de los boletos e igual se convirtieron en costosos, lo que generó un primer ajuste en la demanda. Desde el 2015 la situación empeoró y varias aerolíneas empezaron a suspender sus vuelos.

Willian Bracho enfatiza que Venezuela está a merced de que las restantes empresas puedan manejar la situación, para aumentar las tarifas para ciertos destinos que ahora operan monopólicamente u oligopólicamente.

Acerca del autor

Marquiño Neyra

Periodista, chiflero y grunger.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *