Rutas Cortas

Cinco Lomas de Lima para descubrir la naturaleza en la ciudad

¡Bienvenidos a las Lomas!  Para disfrutar de estos ecosistemas no tienes que salir de Lima. Aquí se cobijan maravillas de la naturaleza que esperan por ti.  Te animamos a seguir estas coordenadas para llegar a estos feudos de la biodiversidad que se  ocultan  en plena capital.

Con la llegada del invierno la gris ciudad deja de serlo. Diversidad de flores, arbustos, una planta rara que calma la sed, e intrigantes insectos, entre otras maravillas, están a solo un paso de todos, pero generalmente no los notamos.

MÁS RUMBOS: Lima: explorando las lomas de Amancaes

Las lomas sólo se forman en la temporada húmeda de garúas y neblinas. Entonces reverdecen los árboles de tara, el mito y el huarango, para alegría de vizcachas, zorros y caracoles. Pero también para aves como los huerequeques, los cernícalos y las lechuzas del arenal. En fin, una gran diversidad de flora y fauna.

Están a un paso de Lima y quienes viven en las conos de la ciudad, pueden visitarlas sin mayores complicaciones ni gastos. Y si piensas que te tomará mucho tiempo, te equivocas. Las lomas se pueden recorrer en dos o tres horas.

Ahora que se acercan los feriados de fiestas patrias aprovecha para visitarlas y aprender a valorar el poder mágico del agua. Además, en estas fechas todavía tendrás la suerte de ver amancaes, la flor representativa de Lima, todo un privilegio porque casi han desaparecido.

Rumbos te da las coordenadas de algunas lomas que deberías visitar entre junio y julio pero que veras en todo su esplendor en agosto. No te arrepentirás.

Lomas de Asia

Un refugio de vida en un destino conocido únicamente por sus playas. Y es que Asia, en la provincia de Cañete, es más que mar y arena, es también biodiversidad en sus espectaculares lomas. Aquí es posible observar de cerca la resurrección de la Flor de Amancaes una realidad al sur de Lima, gracias al Proyecto Lomas de Asia y a su promotor Iván Reyna Ramos. Como todos los años  aquí el visitante puede participar  del Festival de la Flor de Amancaes  que en esta oportunidad se realizará el sábado 30 de junio. Los orientadores turísticos del proyecto Lomas de Asia estarán guiando por las diferentes rutas ecoturísticas y habrá comidas, postres y bebidas típicas. Así que se vuelve una cita imperdible con la naturaleza y las costumbres del lugar.

Flor de Amancaes, recuperadas en las Lomas de Asia. Foto: Iván Reyna

¿Cómo llegar? Si viene de Lima o de San Vicente de Cañete, bajar en el Paradero de Asia (altura del kilómetro 101 de la Panamericana Sur). Allí hay taxis que lo llevan a las lomas de Asia. Y si tiene movilidad propia, tomar el desvío del by pass (S101) con dirección valle adentro, pasando primero por el Pueblo de La Capilla, luego Santa Rosa y Esquina de Asia hasta llegar a las lomas.

Lomas de Lúcumo

Es la más conocida y representativa de Lima, gracias al esfuerzo de su gestor, Jacinto Mendoza. Cuenta con senderos bien definidos, un centro de interpretación, área de campamento, entre otros. Desde el 2003, sus 3mil hectáreas han cambiado el rostro de la Quebrada Verde en Pachacámac. Un claro ejemplo que la conservación de la naturaleza trae progreso.

¿Cómo llegar? Coge la antigua Panamericana Sur hasta el desvío a Pachacámac (pasas el río Lurín). A dos kilómetros del centro de este distrito se encuentra el puente Quebrada Verde y las lomas de Lúcumo.

Lomas de Villa María

Más conocidas como Paraíso, son de las más extensas de Lima, aunque sus mil 700 hectáreas son amenazadas por los invasores de terrenos. Se encuentran muy cerca de los asentamientos humanos Paraíso y Edén del Manantial en Villa María del Triunfo.

¿Cómo llegar? En los paraderos del hospital María Auxiliadora o Ciudad de Dios, en San Juan de Miraflores, toma la línea 22 y baja en el mercado Paraíso.

Lomas de Mangomarca

Estás lomas de 400 hectáreas se extienden en las partes altas de las urbanizaciones Mangomarca, Campoy y El Sauce de San Juan de Lurigancho. Además de su gran biodiversidad, desde su cima se domina el panorama urbano del distrito más grande de Lima.

¿Cómo llegar? En Acho toma el micro de color naranja que llega hasta la avenida Santuario. Oriéntate con este croquis: http://goo.gl/maps/1QK2f

Lomas de Carabayllo

Conocidas también como ‘bosque seco’, las lomas de Carabayllo son extraordinarias. Se encuentran en la parte alta del asentamiento humano San Benito, en una zona del mismo nombre. Se extiende unos tres o cuatro kilómetros y está rodeada por una cadena de cerros desde los cuales se observa Lima norte.

San Benito es uno de los asentamientos más pobres de Lima. Allí el frío aprieta y el desarrollo turístico de las lomas ayudaría a mitigar en algo la precariedad de las familias que habitan la zona. Sería ideal que se trabaje un proyecto de ecoturismo como el de las lomas de Lúcumo.

¿Cómo llegar? Desde el óvalo de Zapallal en Puente Piedra (kilómetro 34.5 de la Panamericana Norte) continua por la avenida Lomas de Carabayllo hasta la intersección con el asentamiento humano San Benito, octava etapa. Desde este punto se inicia el ascenso. La línea San Felipe (va por la Panamericana) te llevará directamente.

Etiquetas

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *