Destinos

Aventuras y celebración entre selvas y montañas

A viente minutos de Pangoa, se esconde Tina de Piedra, un refrescante paraíso en medio de la selva. Foto: Municipalidad de Pangoa

El calor orienta los pasos viajeros al Pacífico, postergando las travesías a muchos destinos; pero hoy, les proponemos otros Rumbos.

Por Rolly Valdivia

Llueve, hace frío, es la peor época. Cuántas veces se escuchan esos designios o profecías antes de partir. Aquellas voces generan dudas. ¿Y si es verdad lo que dicen?… entonces, imaginas diluvios, caminos de barro, ríos envalentonados. Ese será tu castigo por querer viajar contra la corriente, por intentar rebelarte frente a los designios del clima.

MÁS RUMBOS: Siempre Máncora, siempre verano

Esos que –según aquellas voces– convierten en casi una herejía enrumbar hacia los Andes y la Amazonía en el verano. Playa y sol, de Tumbes a Tacna. Esa es la consigna. Eso es lo que se debe hacer. Total, no es buena temporada para visitar otros destinos. Y los escuchan y les hacen caso. Ellos saben, se resignan, se convencen. Se pierden de tantas vivencias por temor a las lluvias.

Anímate, rebélate, prográmate para viajar en febrero, que será un mes de fiestas, de coloridas celebraciones, como la Candelaria en Puno, con sus miles de devotos-danzantes, o el Carnaval de Cajamarca, con sus coplas satíricas y la alegría de sus clones.

Se baila y se goza también en Ayacucho y en Abancay (Apurímac); en San Antonio de Rancas, distrito de Simón Bolívar (Pasco), donde el carnaval es herranza andina, y en Rioja (San Martín) con sus diablos amazónicos. Ese fervor se extiende y se vuelve algarabía profunda y encañonada en los pueblos del valle del Colca (provincia de Caylloma, Arequipa).

Chivay, la capital de la provincia. Noche de yunza y wititiada –danza declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco– de baile en las calles y en la plaza. Todos son bienvenidos a un carnaval que es pago ritual en la Cruz del Cóndor, la atalaya desde la que se observa al vuelo del gigante andino y la profundidad de un cañón rodeado de andenes y montañas de nieve.

Descanso. Se amaina el vendaval de alegría. Es el momento de recuperar fuerzas en los baños termales de La Calera de Chivay, de pedir indulgencia en las iglesias coloniales de Lari o Maca. Y pensar que hay quienes dicen que el verano es solo playas. En los caminos, como en todo en la vida, no es malo llevar la contraria.

Enrumbe

Precaución: Antes de viajar a los Andes y la Amazonía busque información sobre el clima

Carnavales: Las celebraciones se realizan desde el segundo fin de semana de febrero. Planifique con tiempo si piensa viajar a Cajamarca, Ayacucho, Madre de Dios, Áncash; Ucayali, San Martín

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *