Destinos

El reino de las tortugas gigantes y las playas exuberantes

Si lo llevamos a términos gastronómicos, Seychelles sería algo así como un destino “huarique”. Una pequeña república africana formada por 115 islas en el océano Índico, al noreste del famosísimo, pero poco confortable Madagascar.

Por Martín Vargas 

Su capital es Victoria y el nombre resume el éxito que ha tenido este país gracias al turismo, actividad que se ha convertido en su principal fuente de divisas. ¿Y por qué es un destino preferido? Son varios los motivos, pero podríamos resumirlos en sus tortugas gigantes con las que es posible nadar y, claro está, su espectacular litoral.

MÁS RUMBOS: ¡Luna de miel en Mauricio!

Mayoritariamente católica, la etnia predominante es la seychellois -de raíces africanas y francesas- pero también hay minorías china e india. Si tuviéramos que resumir, Seychelles es lo que se conoce como un paraíso tropical con islas que conservan su belleza indómita, hermosas playas y un mar ad hoc para el buceo. El clima es tropical (semejante a República Dominicana o Cuba) y la gente que labora en la boyante industria turística goza del índice de desarrollo humano más alto de África.

Todo esto conjuga para convertir al lugar en uno de los destinos favoritos de europeos, japoneses y estadounidenses, en su mayoría, quienes viajan a este paraíso para celebrar aniversarios, vivir su primera o segunda luna de miel o desconectarse completamente de la cotidianidad.

Pero si tuviéramos que resumir en un decálogo por qué tendrías que conocer Seychelles, pues diríamos lo siguiente:

1 ¿Por qué?

Cuenta con una increíble diversidad de flora y fauna endémica y un paisaje sobrecogedor para los amantes de la naturaleza que llegan de todos los rincones del mundo.

2 ¿Cuándo ir?

La principal ventaja es que no hay una temporada especial para visitar las islas, pero si lo que quieres es disfrutar y de paso tener un bronceado espectacular, lo ideal es viajar entre abril y noviembre, meses en que la temperatura alcanza niveles máximos.

3 ¿Cuál es la isla ideal para visitar?

Todas las islas que conforman las Seychelles cuentan con peculiaridades. Por ejemplo, La Digue es famosa por sus playas de arena blanca, Mahé por sus verdes colinas y Silhouette es ¡la salvaje! Se sigue presentando a los visitantes en estado natural con fauna muy rica en diversidad. Un auténtico paraíso terrenal en el corazón del archipiélago.

4 ¿Con quién viajar?

Puedes viajarse en pareja, pero también en familia gracias a las múltiples actividades programadas como el senderismo y las clases de buceo en sus espectaculares aguas. También será una excelente oportunidad para sensibilizar a los pequeños sobre la protección de los animales silvestres.

5 Lo que debes llevar

Para descubrir Seychelles no necesitas empacar mucho. Lleva ropa ligera y, por supuesto, un equipo de esnórquel para sumergirte en todo lo que puedas. Además, lleva calzado de montaña para el senderismo y una cámara de fotos anfibia porque su fauna marina es espectacular.

6 Opciones de alojamiento

Hay para todos los gustos y bolsillos. Desde sofisticados y glamorosos hoteles cinco estrellas de la talla del Constance de Mahé, hasta la privacidad de pequeños resorts con todas las comodidades como Coco de Mer & Black Parrot en Praslin. Puedes ahorrar en alojamiento e invertir en aventura y gastronomía. ¡Tú decides!

7 Nadando con tortugas gigantes

Resulta primordial no perderte los parques marinos donde puedes nadar entre espectaculares tortugas gigantes (como las de Galápagos) en medio de aguas transparentes con peces de todo tipo y color. Lugares recomendados para bucear: Sainte-Anne (frente a Mahé) y Curieuse (frente a la isla de Praslin).

8 La cocina local

Una de las recetas más populares es un plato a base a pescado cocinado con especias y acompañado de unas lentejas machacadas y amarillas. Pero ojo, para pedir algo tienes que decir: “Red snipper”. Esa es la forma amigable de dirigirse a los mozos para captar su atención y no parecer un novato.

9 Disfruta cada momento

Escápate, respira, muévete, bicicletea, sube montañas, tírate clavados, nada con animales, come delicias por borbotones, haz nuevos amigos y brinda todo lo que puedas. Viajar a Seychelles no es cosa de todos los días.

10 Un último consejo

Recuerda que viajar a Seychelles es una verdadera aventura. Un destino auténtico así que olvida las redes sociales y conéctate, construye recuerdos y fabrica anécdotas. ¡Disfruta las islas!

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *