Destinos

Todo manglar : Tumbes natural

Alboroto alado en la isla de los Pájaros. Foto: Rolly Valdivia

Navegar por un santuario de la biodiversidad es la experiencia que se vive en Puerto Pizarro y Puerto 25, dos destinos de la región Tumbes 

Por Rolly Valdivia Chávez / Revista Rumbos

Por aquí o por allá. Dudas. Incertidumbre. Ganas de lanzar una moneda para decidir ya. Cara o sello. Puerto Pizarro o Puerto 25. Lo más turístico o lo más aventurero en los manglares de Tumbes. Ese es el dilema o debería de serlo para todos los que llegan al norte, bien al norte del Perú, con ganas de refrescarse de lo lindo en las aguas del Pacífico.

MÁS RUMBOS: Destino Norte: Reino Moche

A la espera. Embarcaciones turísticas en Puerto Pizarro. Foto: Rolly Valdivia

Y es que Tumbes es un destino absolutamente playero. Punta Sal, Canoas y Zorritos. Tanta arena, mar y sol abrasador que dan ganas de quedarse para siempre; pero, nunca falta esa voz que habla de un santuario de la naturaleza, con diversidad de aves, conchas negras, cangrejos rojos y hasta cocodrilos. También flamencos o parihuanas idénticas a las que inspiraron al libertador San Martín.

Cuando eso ocurre, surgen las ganas de recurrir al cara o sello. Que la suerte decida: Puerto Pizarro (provincia de Tumbes) para navegar hacia las islas de los Pájaros, Hueso de Ballena y del Amor, y visitar el criadero de cocodrilos tumbesinos, o alargar el paseo hasta Puerto 25 (provincia de Zarumilla), con la intención de surcar varios esteros y caminar hacia la isla Las Almejas, con su diversidad de aves.

Color de peruanidad en la isla Almejas de Puerto 25. Foto: Rolly Valdivia

Sea cual fuere el destino elegido, el viajero disfrutará de un espacio natural en el que se unen las aguas fluviales con las oceánicas, creando un ecosistema único en el país. En esta área existen cinco tipos de mangle (árboles muy tolerantes a la sal) y se han registrado 148 especies de aves, 19 de las cuales son endémicas, por lo que no es mala idea proveerse de binoculares para facilitar los avistamientos.

Una jornada entre el río y el mar, entre los esteros y las orillas barrosas, entre el relajo y la aventura que se aconseja terminar con un delicioso ceviche de conchas negras o un plato de majariscos, revelación gastronómica que une los sabores de los mariscos con el del plátano majado (triturado), otro de los productos estrellas de una región que convoca por sus playas pero que termina sorprendiendo por sus manglares.

Pesca y sonrisas en el mar tumbesino. Foto: Rolly Valdivia

En Rumbo

El viaje: De Lima a Tumbes en avión (90 minutos) o por carretera (20 horas) en Cruz del Sur (www.cruzdelsur.com.pe). Desde Tumbes hasta Puerto Pizarro (15 minutos en auto) y Puerto 25 (30 minutos en auto).

La visita: En Puerto Pizarro hay mayor afluencia turística. El precio referencial del tour es de 30 soles por persona (recorrido en lancha). La entrada a Puerto 25 es de 10 soles, y los botes cobran 50 soles.

Qué llevar: Repelente, protector solar, gorra, ropa de baño, binoculares, cámara fotográfica.  

Datos: Sepa más de los manglares en: www.sernanp.gob.pe/        

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *