Destinos

Mayantuyacu, el río hirviente de la Amazonía

El río hirviente de la amazonía se encuentra cerca de la frontera entre Huánuco y Ucayali. Foto: Millas 360.com

Así como nosotros tenemos sangre caliente corriendo por nuestras venas y arterias, la Tierra tiene agua caliente que fluye en sus incontables grietas y fallas. Y estas afloran en Huánuco .

Y, al parecer, no hay necesidad de la presencia de un volcán cerca para ver estas manifestaciones geotérmicas (fumarolas o aguas termales)Al menos eso es lo que nos demuestra el río hirviente que se esconde entre la maleza de los bosques amazónicos de Mayantuyacu (Huánuco), a pocos kilómetros de la región Ucayali. Una tierra donde los cronistas la describían como tierra de chamanes poderosos, guerreros con flechas envenenadas, árboles tan grandes que tapaban el sol y torrentes tan calientes que el agua en realidad hierve.

Mayantuyacu cuenta con una piscina natural donde los viajeros pueden relajarse. Foto: Millas360.com

 

MÁS RUMBOS: Tarapoto: una guía para disfrutar del paraíso en la tierra

Con ustedes, el “río de Aguas Calientes”, no del poblado de MachuPicchu, sino de esta recóndita selva denominada por los lugareños como Mayantuyacu y el enigmático río de 89 grados centígrados como Shanay-Timpishka en asháninka. La zona, además de ser resguardada por los bosques, cuenta con un albergue de medicina tradicional administrado por la misma comunidad nativa. Célebre por sus curaciones con tabaco y sesiones de ayahuasca.

La ruta del río hirviente

Para conocer este rebuscado atractivo natural se partir desde Pucallpa (Ucayali), la ruta más accesible. Al estar en la Tierra Colorada se debe abordar los buses o colectivos que se dirigen a la ciudad de Campo Verde, como quien se dirige al oeste por la carretera Federico Basadre. Luego, tomar otro vehículo que nos lleve directo a Codo del Honoria, uno de los cinco distritos de la provincia Puerto Inca (Huánuco).

Desde aquí, en el puerto de Honoria, el viaje por tierra se cambia por un tour en bote que tiene como destino las orillas de Mayantuyacu. El recorrido cuesta aproximadamente 15 soles, una inversión más que gratificante porque puedes avistar el reino alado y algunos animales silvestres que se escabullen entre los arbustos del cauce.

Pero ahí no termina esta travesía por el río Pachitea, después hay que internarse entre la vegetación por un sendero. El trekking que dura cuarenta minutos, bordea un riachuela caliente que hace de guía por esta agitada selva. El recorrido termina en el Santuario de Mayantuyacu, al cual se debe entrar con un permiso que los guías locales proporcionan pues es una propiedad privada.

Andrés Rizo es el geólogo estadounidense que reveló oficialmente al mundo de la existencia de este río amazónico. Foto: Internet

Una vez superado ese reto ya se puede deslumbrar a lo lejos la primera silueta del río hirviente. Una leyenda hecha realidad en medio de la selva peruana. Un riconcito amazónico donde la humedad emanada por el vapor se extienda hacia el cielo como si fuese un sauna natural.

No se tiene mucha referencia del río Shanay-timpishka, su descubrir el geólogo estadounidense Andrés Rizo, experto en vulcanología y yacimientos geotérmicos, ha hecho un estudio minucioso de este torrente llegando a la conclusión de que tiene un recorrido de seis kilómetros y nace en un puquio de agua fría, en la cual la temperatura se va calentando poco a poco hasta casi llegar a la ebullición.

Rizo, al igual que varios de nosotros, escuchó  de niño las historias de boca de su padre peruano. Eran leyendas sobre El Dorado o Paititi, una ciudad cubierta de oro, la cual llevó a muchos españoles a explorar extensas zonas de la amazonía peruana.

“Los sobrevivientes volvieron con historias de mujeres guerreras (amazonas), serpientes gigantescas que se comían a hombres y ríos de agua hirviente”, cuenta.

Sin embargo, motivado por la curiosidad de esa leyenda y valiéndose de su experiencia como geólogo, emprendió una odisea por la selva de Huánuco con el fin de identificar la existencia de este único río del Perú. Y lo logró en 2011. Hay tanto por explorar en este fantástico mundo que no deja de sorprendernos. Así que sal, viaja, vive y, sobre todo, sé curioso

 

En Mayantuyacu hay maestros curanderos que realizan la ayahuasca Foto: Curanderosdelmundo.

En Rumbo

Ruta: Desde Lima por vía aérea (una hora) y terrestre, en un viaje maratónico de 20 horas aproximadamente (Lima-La Oroya-Tingo María-Pucallpa).

Luego, ir en bus o colectivo por la carretera Federico Basadre hasta Campo Verde, por el oeste. Luego continuar hasta Honoria, por el sur, cruzando la frontera con Huánuco. Seguir el viaje en bote hasta llegar orillas de Mayantuyacu.

Alojamiento: Sachamama Lodge & Expediciones.

Gastronomía: Patarashca, juane, tacacho con cecina, inchicapi y variedad de platos con pescados de río.

Costo: 15 soles en bote aproximadamente.

Vive esta experiencia con Rumbos Viajes.

 

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *