Destinos

Seis destinos de escalada para temerarios

La escalada en roca es un deporte con un creciente número de amantes del vértigo y la adrenalina, y el Perú es un escenario casi ad hoc para la práctica por su increíble naturaleza. ¿Te animas? 

No hay que mirar nunca hacia abajo. El ascenso vertical demanda mucha técnica en cada uno de los movimientos y también fortalece la masa muscular y la flexibilidad del deportista. Existen osados escaladores que no emplean ni anclajes de protección en su marcha a las altas cumbres, pero cada vez es más frecuente el uso de diversas medidas de seguridad.

El entrenamiento es esencial para lograr los objetivos. Foto: Difusión

MÁS RUMBOS :  Del Salkantay a Machu Picchu: una de las cosas que hay que hacer antes de morir

Lima

Cuenta con excelentes escenarios para la escalada en roca. Una de las primeras opciones es el valle del Rímac, y es uno de los preferidos la zona de Canchacalla, a la altura del kilómetro 46 de la Carretera Central.  Otro paraje para estos deportes es Infiernillo, en el kilómetro 67 de la misma ruta, accesibles y pero uno de los más exigentes del país.  También hay que probar el temple en Vichuya, en el valle de Lurín.
Por la carretera Panamericana Sur,  hay una zona de acantilados en Bikini (kilómetro 45), La Tiza (kilómetro 60 y la preferida de los militares) y Paracas (kilómetro 250) que, además, ofrece un sin número de opciones náuticas.

Cajamarca

El paisaje cajamarquino tiene incomparables paredes naturales, perfectas para la escalada en roca en las localidades de Llacanora, Cumbemayo y el Cañón de Sangal, una zona de formaciones y macizos rocosos. Se pueden realizar ascensos en paredes con fuertes o suaves pendientes, siempre asistidos por especialistas de alguna de las agencias que promueven estos circuitos. Está ubicado a 20 km de la ciudad de Cajamarca, a una altura de 3 400 msnm.

Puno

La Capital del Folclor Peruano no se queda atrás cuando de vértigo se trata. El favorito para la escalada en roca, en la ciudad altiplánica y que mayor demanda tiene es el Bosque de Piedras de Tinajani, en Ayaviri. Este complejo está ubicado a 12 kilómetros de la ciudad de l mismo nombre y sus gigantescas formaciones que se yerguen a mas de 4 mil metros convirtiéndolas en un atractivo para escaladores.

Áncash

Este es un destino que abrió paso a la escalada en roca en el Perú. Así que tus primeros ascensos debieran ser allí. La región es frecuentada por andinistas para ascender  a las cumbres del  Huascarán y el Huandoy.

Es obvio que te espera un rosario de rutas en Áncash: Llanganuco, Rocódromo de Monterrey, a 7 kilómetros de la ciudad de Huaraz, El Rocódromo de San Marcos, las escarpadas paredes de Shallapa, en el distrito de Chavín de Huantar, en Huari, y por supuesto,  Hatunmachay, un bosque de rocas implementando para escaladores de todo nivel, en Pampas Chico Recuay.

Pasco

A más de 6 mil se muestra imponente el Bosque de Piedras de Huallay, en Pasco. Sus increíbles formaciones pétreas  y paredes de roca volcánica, hacen las delicias de los deportistas, quienes al observar las moles de piedra esculpidas por el paso del tiempo se animan a poner a prueba toda su técnica para consumar el ascenso.

Además de resistencia y capacidad, es necesario un proceso de aclimatación que permita resistir los más de 4 000 msnm.

Arequipa

Otro región preferida para estos deportes de aventura es Arequipa.  Aquí se pueden escalar en tres lugares: en la zona de Charcani – Cayma (a 20 minutos de la ciudad), en la quebrada de Calambucos (faldas del volcán Misti) a 1 hora), y en Callalli (3860 msnm) a 3 horas de la ciudad).

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *