Hoteles

Un hotel para sentir el Valle Sagrado del Cusco: El Albergue

Ubicado a un paso de la línea del tren que lleva a Machupicchu este es uno de esos hoteles donde las vistas no son solo maravillosas sino que son también bucólicas. Se trata de uno de los refugios en la localidad cusqueña de Ollantaytambo que ofrece las mejores sorpresas en sus acogedores rincones. Para saberlo hay que disponerse a bajar por el camino incaico desde la feria de Ollanta, cerca de las ruinas, hacia el anden del tren. Entonces es posible ver una entrada por ese camino hacia el albergue hotel.

Las flores y plantas que allí abundan no solamente son decorativas; son parte de la huerta orgánica que van a parar a la cocina del restaurante y que convierten la hora de la mesa en un verdadero mimo. Y no es el único mimo. Tienen además una planta chiquita de torrefacción de café, una destilería y ya habíamos hablado del restaurante con una comida que sabe a gloria al paladar. Tanto que no se nos escapa recomendar nuestro plato preferido: Pollo al Zucchini y Seta. Tampoco se nos escapa el inolvidable ‘sour de caña’ o el regionalisimo ‘caña tonic’ aromatizado con semillas de molle. Una combinación inolvidable.

Pero lo mejor viene a la hora del reposo: las habitaciones amplias, y cómodas premian esta visita con una de las mejores vistas del Nevado Verónica.  Pero como este valle siempre reserva sorpresas, no hay que perderse el sauna de eucalipto y tampoco hay que dejar de probar la experiencia de preparar una pachamanca en los campos del hotel.  Sin duda, una de las mejores opciones si estas de camino a Machupicchu o si estas de regreso.  Todo un mundo por descubrir.

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *