Ambiente

La era del deshielo

No es una película, pasa en la vida real, en una comuna de Canadá. Y todo por culpa de la industria con chimenea y la indolencia de algunos que aún piensan que el tema ecológico puede seguir postergándose.

El día comenzó más frío que de costumbre. Un viento gélido era el anuncio del espectáculo que verían los vecinos de la pequeña localidad de Ferryland, en las costas canadienses de Newfoundland, cuando corrieran la cortina y salieran a trabajar.

Un enorme iceberg de 50 metros de altura flotaba en la costa, ahí nomás, a escasos metros de las casas de madera y ante miradas atónitas de decenas de hombres, mujeres y niños, que atestiguaban el paso del cadáver de hielo. De una inmenso peñasco amputado a Groelandia por el calentamiento global.

Aunque están acostumbrados a ver desfilar icebergs de mediano y regular tamaño antes sus costas, esta vez los ciudadanos de Ferryland quedaron atónitos ante el inmenso adoquín. Era quince veces más grande que el iceberg que hundió el Titanic en 1912 y su paso despertó el miedo de la población que comenzó a especular sobre el deshielo del Artico.

MAS RUMBOS: Carbono, el gas que amenaza al planeta

Según detallan los ancianos del pueblo y especialistas consultados por la agencia de noticias Reuters, este iceberg es el más grande que se ha observado en Ferryland, y aunque es usual que muchísimos icebergs pasen por la zona, nunca antes se habían quedado varados por tanto tiempo, y nunca habían visto un iceberg de dimensiones tan imponentes.

Si bien por un lado los biólogos y estudiosos están preocupados por esta secuela del cambio climático, por otro los vecinos están cruzando los dedos para que el bloque no se derrita ni que las corrientes lo alejen de sus costas. Pasa que muchos turistas han llegado a la zona para tomar fotografías del iceberg, lo cual ha traído grandes beneficios económicos para la comunidad.

Pero al margen de la cultura del selfie que moverá el comercio hotelero y restaurador en el pueblo, hay un dato estadístico que preocupa y vaya de qué forma. Más de 616 icebergs se han aproximado a las orillas de Ferryland en lo que va del año, lo cual es sorprendente ya que el 2016 fueron 687, pero en todo el año.

Muchos creen que el calentamiento global ha influido en este fenómeno, ya que grandes pedazos de hielo se están desprendiendo de Groenlandia, atentando contra la biodiversidad y aumentando los niveles de agua. Ojalá que la noticia sirva para que se dejen los lamentos sociales y se apoyen medidas efectivas para enfrentar el cambio climático. Arborizar, no usar plásticos, comer sano y emitir menos carbono. Esa es parte de la receta.

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *