Ambiente

Turistas podrían comprar bonos de carbono en sus visitas a las Áreas Naturales Protegidas

Turistas podrán invertir en bonos de carbono en las ANP. Sernanp

Gracias a las crecientes visitas a los parque nacionales, el Servicio de Nacional de Áreas Naturales Protegidas  impulsará la venta de bonos de carbono a turistas a través de ONG

Desde nuestro compromiso suscrito en el Protocolo de Tokio de reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, los bonos de carbono se han presentado como una interesante propuesta para que las empresas públicas y privadas mitiguen la huella de CO2 que liberan al medioambiente producto de sus actividades.

MÁS RUMBOS: Los retos del Ministerio del Ambiente tras una década de creación

Como parte de la responsabilidad social, algunas empresas compran bonos de carbono que ayudan a descontaminar y de esta manera aportan a la lucha contra el Cambio Climático. Es decir las compañías pagan por liberar CO2 en la atmósfera.

Hasta ahora son las Áreas Naturales Protegidas y algunas concesiones de conservación  las que han sido artífices de la creación pionera del mercado de bonos de carbono en nuestro país y que han tenido entre sus principales compradores a Microsoft, United Airlines, Disney Toyota, Seguros Rímac, Pacífico Seguro, Scotiabank.

El giro en este mercado de venta de bonos de carbono que el Sernanp se plantea es  el de involucrar a personas naturales, es decir plantea vender, a través de otras organizaciones, estos bonos a turistas: “Se está trabajando, impulsando que a través de las ONG se puedan vender. Que no solo sean empresas, sino los ciudadanos que colaboremos y tengamos esa opción”, señaló Pamela Salazar, responsable de turismo en esta dependencia estatal.

Esta idea nace a partir del crecimiento turístico que se ha reportado durante el 2017 en las Áreas Naturales Protegidas y que dejaron a las localidades visitadas un monto de US$ 723 millones. Las proyecciones del Sernanp para este año estiman un crecimiento del 15%, y para eso la entidad espera que una de las acciones que podría ayudar a este incremento es la venta de bonos de carbono.

Turismo responsable

Con este proyecto los turistas podrían participar en la compra de bonos de carbono y propiciar el crecimiento de visitas en las ANP . Foto: Ita Inkaterra

Los motivos de los 2.1 millones de turistas que visitaron las ANP en 2017 son un poco diferentes de los que van al Centro Histórico de Lima u otros atractivos turísticos en el Perú . A estos turistas les anima el contacto con la naturaleza y el descubrimiento de toda la biodiversidad que se puede encontrar en estos espacios. A pesar de que en estos lugares también es usual la practica de deportes de aventura, el perfil turístico del visitante es el de contacto con la naturaleza: “Cuando los pajarólogos iban a observar aves se dirigían a un parque cualquiera y no tenían la seguridad de si el próximo año iban a encontrar las mismas especies. Pero en una ANP sí tienen la seguridad de que lo van a poder hacer”, subraya Salazar. 

Esta seguridad puede ser un modalidad para impulsar el mercado de bonos de carbono con la participación de los interesados en la conservación de estos espacios más allá del sector empresarial.  Nadie que conozca estos lugares se opondría a su conservación, sino todo lo contrario estimularía los fondos necesarios para el servicio ambiental que proveen. Un  dato que podría animar a que este proyecto se concrete lo ofrece el monitoreo realizado por la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA) y la Amazon Conservation Association (ACA): 1.850 millones de toneladas métricas de retención de carbono ha sido posible gracias a la conservación de los bosques de las ANP.  Son los territorios de áreas protegidas las que actúan como almacenes de carbono y no permiten que este gas causante del efecto invernadero fluya hacia la atmósfera. Una oportunidad para fortalecer el turismo de naturaleza y para ayudar a que los turistas cooperen en la lucha contra el cambio climático.

Tingana . Foto: Promperú

Datos: 

el Sernanp tiene con las ANP tres proyectos de reducción de emisiones por deforestación y degradación de bosques (REDD+), que promueven la conservación de los bosques, la biodiversidad biológica y promover actividades económicas sostenibles. Deyvis Huamán, especialista de Sernanp, explica que con estos tres proyectos se conservan 2 millones de hectáreas en áreas protegidas y en estas se ha logrado verificar 22.2 millones de créditos de carbono.

 

 

La especialista calcula que en 2018 la cifra de turistas crezca un 15% hasta 2.4 millones, al igual que los ingresos, que aumentarían de US$ 723 millones a US$ 831 millones.

Principales destinos

El principal destino, por obvios motivos, es el Santuario Histórico de Machu Picchu, señaló Salazar. No obstante, las regiones del país tienen varios caballos turísticos de batalla entre las ANP.

En la costa los principales exponentes están en Ica, con la Reserva de Paracas y la Reserva Nacional de Islotes y Puntas Guaneras (Islas Ballestas).

Además de Machu Picchu, en la sierra podemos encontrar el Parque Nacional Huascarán, en donde se desarrollan actividades de aventura, como montañismo o trekking.

Por último, el principal referente en la selva es la Reserva Nacional Tambopata, ubicada en la región Madre de Dios.

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *