Cultura

Corpus Christi en Cusco: encuentro de santos en la catedral

Cusco es una fiesta durante el mes de junio, mes en que se celebra el Corpus Christi. Simplemente impresionante. Foto: Gunther Félix

Catorce santos y vírgenes abandonan iglesias y parroquias para saludar como Dios manda al Cuerpo de Cristo. No es un acto de sujeción, sino una fiesta que congrega feligreses penitentes y, los menos, sin pecado concebido.
Aún tienes tiempo para festejar la octava de Corpus en el Cusco.

Por Gunther Félix

Tempranito nomás se anuncia que la Plaza de Armas del Cusco pronto se llenará de magia y fe. Lo dicen los paisas y las comadres que se han vestido de gala por ser un día singular. Y es que no es para menos: catorce santos y vírgenes dejarán sus parroquias para marchar, junto a cientos de fieles, rumbo a la catedral cusqueña para reencontrarse, como todos los años, con el Taytacha de los Temblores (el Patrón Jurado del Cusco o Cristo Negro).

MÁS RUMBOS: El Valle Sagrado en bicicleta

No pues, eso ya parecía una leyenda popular o el delirio de un viajero tras ser derrotado por el soroche a 3 mil 400 m.s.n.m. Pero no era producto de la terciana, porque cuando llega junio, los santos y las vírgenes cobran vida al igual que la ciudad entera que se viste de fiesta. ¿El motivo? El Corpus Christi, la multitudinaria celebración religiosa que congrega a miles de devotos, mayordomos, turistas nacionales y extranjeros, bandas de músicos y danzas folclóricas.   

Un pintoresco Inca visualiza a lo lejos la entrada de San Blass. Foto: Gunther Félix

Dicen los adeptos más veteranos que estas deidades son convocadas por el taytacha a un encuentro religioso dentro del templo cusqueño, que cual ‘monte de Olimpo’ simula una reunión para que los quince santos y vírgenes rindan cuenta del comportamiento de sus devotos, entre otros asuntos como… perdón ¿cómo que quince? ¿Acaso no eran catorce santos y vírgenes?

Así es, durante la Entrada de Corpus, son catorce santos y vírgenes que engalanados con opulentas vestimentas dejan sus iglesias y parroquias para acudir, en medio de un fervor multitudinario, a la catedral, donde la Virgen Inmaculada o más conocida como La Linda, recibe ansiosa a sus colegas el primer día del encuentro. De ahí que hablamos ahora de quince santos y vírgenes.

Encuentro de Corpus

Todo comienza un día antes del jueves. El Corpus Christi es una festividad movible porque siempre inicia 60 días después del Domingo de Resurrección (Semana Santa) y a veces dos semanas antes del Inti Raymi. Lo que sí no se sabe a ciencia a cierta es el orden de ingreso de las imágenes a la catedral. Dicen que entran por orden de llegada, aunque cuentan los más devotos que es siempre San Antonio Abad el primero en llegar. El más puntual. El cabecilla de esta gran fiesta. El encargado de abrir el templo pues tiene las llaves.

Paralelo al Corpus Christi las calles son tomadas por el festival de Chiriuchu. Pruébalo, es delicioso. Foto: Gunther Félix

Sigue la incertidumbre en la plaza de armas. Sobre todo para este periodista limeño que no sabe si enfriarse en la sombra o quemarse bajo el sol; allá o aquicito nomás cerca de la Catedral; con chompa o sombrilla para evitar los rayos ultravioleta. Es difícil decidir, más aun cuando la calle va quedando chica con los devotos y los vendedores del merchandising católico. Hay de todo en la calle: retablos enormes de las imágenes del Corpu Christi, ambulantes que ofertan artesanías y comerciantes que aprovechan la hora del almuerzo para vender ese suculento chiriuchu que solo se sirve durante estas festividades. A chuparse los dedos nomás.

Y mientras eso sucede, repasemos algunos relatos populares que se escuchan de taitas y comadres que, desde las bancas de la plaza, humanizan a cada santo y virgen con historias heredadas. Comenzamos con San Antonio quien sale tempranito de su templo y presuroso hacia la iglesia de San Pedro para pedirle las llaves que abrirán las puertas de la catedral. Vaya responsabilidad.

Le siguen dos santos: San Jerónimo y San Sebastián, quienes luego de misa protagonizan casi siempre una carrera (procesión) para ver quien llega primero a la catedral, aunque el ganador siempre resulta San Jerónimo, quien lleva consigo un glotón león que espera devorarse al jabalí de San Blas. 

San Cristóbal, el patrón de los viajeros, hace su ingreso durante el día central del Corpus Christi del Cusco. Foto: Gunther Félix

En la gran procesión también encontramos a un celoso San José, quien tomando de la mano al niño Jesús avanza veloz casi codeándose con la Virgen de Belén, con quien comparte. Dice el mito que por su ‘coquetería’ la virgen es cortejada por el patrón Santiago montando caballo. Si somos buenos observadores veremos en la efigie a un San José como si le ordenara algo a un inocente Jesús. ¿Acaso le mandará vigilar a la mamita?

Pero en el recorrido hay un santo que resalta por la acogida en la platea femenina. San Cristóbal es considerado el más atractivo de los santos, y su robusto cuerpo despierta la atención de las jovencitas. Pero no sólo es un santo encantador, sino que también es querido por los viajeros (rumberos) que lo tienen como patroncito de sus rutas. También se dice de San Cristóbal que, de vez en cuando, se escapa al vecino barrio de Santa Ana para empujarse sendos vasos de chicha de jora, su bebida favorita. Por eso lo apodan borrachito. Rumbero pero borrachito. Sí señor y a mucha honra.

Otra es la historia de Santiago, conocido por su militancia en la infantería de la guerra cristiana, junto a su amigo San Sebástian, quien era de caballería. Un día Santiago pidió prestado el caballo a su compadre, pero nunca lo devolvió y el santo desnudo (Sebastián) murió flechado. A veces los santos y vírgenes piden que Santiago entre montando a la catedral porque causa alboroto. ¡Ayayay!

Diversos grupos de danzan compiten y amenizan la tarde. Foto: Gunther Félix

No nos olvidamos de las vírgenes. La Virgen Purificada es recordada como ‘La Millonaria’ por sus costosas joyas. A la Virgen de Belén ya la conocen, y entre otras santas resalta la Virgen de La Natividad, muy querida por su sencillez y humildad. La ‘Nati’, como lo llaman sus devotos, representa a la mujer andina por el color de su rostro. 

De costumbre a festividad popular

A mí me contaron que todo empezó con una invasión, nunca conquista. Me dijeron que cuando los españoles llegaron a la ciudad vieron como los incas rendían culto a sus deidades o momias con una procesión como antesala al Inti Raymi. Los jesuitas tildaron esta costumbre de pagana e introdujeron en su lugar las imágenes de santos y vírgenes. Así nació esta festividad durante la época colonial. Entre las invasiones y la evangelización a punta de mosquetes.   

Fue así como nació esta celebración religiosa, impregnada de matices andinos. La única diferencia es que ahora los santos y vírges ya no son acompañados por los incas, sino por sus mayordomos (carguyoc), invitados, fieles y músicos. De regreso a la festividad, la última es la Virgen de la Natividad, anfitriona en su recinto (la catedral) y encargada de cerrar las puertas del templo para que los quince santos y vírgenes pasen la noche. Una noche corta porque estando entre santos el tiempo pasa más rápido. Esta historia continuará…

El Dato

De acuerdo al programa de actividades 2017, realizado por la Empresa Municipal de Festividades del Cusco (Emufec), las celebraciones empezaron el miércoles último. Al día siguiente se celebró la procesión del Corpus Christi por el perímetro de la Plaza de Armas. También salieron en procesión las 15 imágenes de santos y vírgenes, y el próximo jueves 22 se festejará la octava del Corpus. Así que aún estás a tiempo. Cusco te espera. 

 En Rumbo

Ruta: Vía aérea de Lima a Cusco. Tiempo: 45 minutos aproximadamente. La Plaza de Armas del Cusco se encuentra a diez minutos del aeropuerto.

Atractivos: la Piedra de Doce Angulo, el pintoresco barrio de San Blass, la fortaleza de Sacsayhuaman, entre otros.

Planifica: organice su viaje en www.ytuqueplanes.com.

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *