Ambiente

Tensión en isla Galápagos

El muro construido se obserba desde la Plaza de Armas de Pucusana. Foto: Gunther Félix

Juicio de nunca acabar. Vecinos de Pucusana expresan su preocupación por invasiones que están destruyendo el paisaje ecológico.

Cerca del balneario residencial de la isla Galápagos de Pucusana, frente al balneario del mismo nombre, se ha levantado un ‘muro de la vergüenza’ desde hace seis años que tiene preocupado a toda una población del sur de Lima. Aunque la polémica frontera de concreto no separa a ricos de pobres, podría afectar seriamente el paisaje ecológico que hospeda este pedazo de tierra con forma de tortuga.

MÁS RUMBOS: Día de la Tierra: mochilas y carteras inspiradas en la naturaleza

En conversación con el gerente municipal de Pucusana, el abogado Julio Huaraca Inca, dijo que el terreno invadido le pertenece al Estado y abarca una extensión de 2 hectáreas y media aproximadamente. En respuesta, declararon nula la constancia de posesión que fue otorgado a la ciudadana Patricia Salas por un exfuncionario del municipio, sostuvo el alcalde del distrito sureño en una entrevista pasada.

La observación –explicó el burgomaestre- estaría en la firma de un ingeniero cuyo número de expediente no existe. Actualmente, el área se encuentra en juicio por una demanda contra la municipalidad  -puesta por la señora- solicitando la nulidad de dicha resolución.

A la espalda de la isla Galápagos habitan lobos marinos, pinguinos y aves. Foto: Gunther Félix

Lo malo del asunto para la fauna marina es que a la vuelta de la isla Galápagos habitan lobos marinos, pingüinos y cientos de aves que usan estas pendientes rocosas como una parada de descanso antes de continuar sus vuelos migratorios. La integridad de estas poblaciones podría resultar afectada debido a las recurrentes invasiones que atentan contra el paisaje arqueológico y ecológico de la zona.

Por su parte, la asociación de propietarios de la isla Galápagos teme que se dañe este espacio de la naturaleza, por eso ha denunciado a la señora Salas por usurpación, advirtiendo que ella no es la verdadera propietaria del terreno cercado con muro.

Pero el caso aún no ha sido cerrado. Patricia Salas ha optado por interponer una demanda contra la municipalidad de Pucusana en el Juzgado de Lurín. Frente a eso, no se puede demoler la pequeña muralla que se divisa desde el umbral de concejo. “Estamos esperando el fallo del Poder Judicial para derribar el muro en menos de 24 horas”, manifiesta el abogado Julio Huaraca Inca.

Su caída (del muro), permitirá dar ese primer paso para unir las 37 hectáreas que conforman la isla Galápagos, las cuales serán protegidas y conservadas por el Estado a fin de garantizar la tranquilidad de la fauna marina sin alterar su población, como sucedió alguna vez con las tortugas (ahora desaparecidas) que solían habitar allí años atrás.

 

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *