Destinos

Mar adentro: Navegación a la chalaca

Nadar con lobos marinos y contemplar la isla más grande del Perú, son parte de una emocionante aventura por las pacíficas aguas del puerto del Callao. 

Wendy Rojas  

No tocar a los lobos. Esa es la regla básica para pasarla bien en el litoral chalaco. Así de enfática, clara y certera es la recomendación de los guardaparques del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp). Ellos aleccionan a los pasajeros que están a punto de embarcarse en el muelle de la Plaza Grau del Callao.

Las las Islas Palomino, a 10 millas del Callao. Foto: Difusión

MÁS RUMBOS: Aventuras y celebración entre selvas y montañas

Sí, el litoral chalaco –casi siempre ignorado, casi siempre visto con ojos de sospecha- es ahora una alternativa turística, una opción para navegar, sentir la brisa del océano y observar a la fauna marina. El recorrido es similar a los que se realizan en las Islas Ballestas (Pisco, Ica), aunque aquí los animales se aprecian a menor distancia.

Dice un viejo adagio que en el mar la vida es más sabrosa. Es cierto porque el efecto beneficioso empieza a sentirse desde el momento que se aborda el catamarán. Una promesa de navegación refrescante que permite avistar las islas San Lorenzo, El Frontón, Palomino y Cavinzas. Un recorrido refrescante y cargado de curiosidades geográficas e históricas.

Y es que San Lorenzo es la isla más grande del Perú y, a la vez, un espacio ancestral, un lugar de culto donde se halló el telar más largo del Perú precolombino, y, también, el fortín y la tumba del pirata Jacques L’Hermite, durante su asedio al puerto del Callao. En la lucha por la independencia fue un bastión militar.

Al cruzar San Lorenzo y El Frontón –que alguna vez fue una cárcel temida-, aparecen las islas Palomino y Cavinzas, con sus colonias de lobos marinos, piqueros y pingüinos de Humboldt, entonces, los pasajeros se zambullen, olvidándose del mareo que produce la travesía en altamar. Es tiempo de nadar en compañía, teniendo en cuenta que los mamíferos acuáticos son los dueños del lugar y sin olvidar la recomendación de los guardaparques. Sin tocar, siempre sin tocar.  

Enrumbe 

Zarpe: Todos los días a las 11:00 y las 14:00 horas en el muelle de la Plaza Grau del Callao. 

Recomendaciones: Lleve bloqueador, gorra, lentes de sol y caramelos (para las náuseas). Es indispensable saber nadar para compartir las aguas con los lobos.

Avistamientos: Los accidentes geográficos y la fauna marina son los principales encantos de la travesía por las aguas del primer puerto del país.

Arma tus aventuras con Rumbos Viajes 

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *