Personajes

Zelva Uno, street art o la calle como una selva de cemento

Joe Fernandez o Zelva Uno inunda las calles con su visión gráfica de la amazonía. Foto: Wendy Rojas

El arte urbano insiste en dejar huella en las ciudades. Joe Fernández encarna a Zelva Uno, un artista plástico que quiere traer la selva a la ciudad y abrir un mundo gráfico que hasta hace poco permanecía oculto.   

Peatones detienen la marcha para observar una imagen estampada en una pared. Un cargador mira. Un policía mira. Una pareja que cruza la calle decide tomarse un selfie. Un adulto mayor que ha salido de su edificio mira. Los pasajeros de un bus público miran y eso que no es fácil atraer miradas en plena avenida Petit Thouars pero todos miran. ¿Qué miran?

 

Justo antes del cruce de la avenida Petit Thouars y Javier Prado  hay una enorme imagen pintada en la pared. Desapercibida no pasa. Se trata de una criatura mítica que clava sus ojos almendrados en todo aquel que la mire. Tiene las orejas puntiagudas y el rostro plomo, lo cual  no es motivo para no notar todo el color que la rodea. Es el Chullachaqui y estampado como está en ese muro, ese ser mitológico y espíritu juguetón de la selva, parece otorgarle vida a una pasaje mustio, triste, como muchos que abundan en esta Lima que parece rehuirle a la felicidad.

MÁS RUMBOS: 

Festival Amazonarte: murales con identidad a la vuelta de la esquina

El autor de esta imagen a gran tamaño es un joven que se hace llamar Zelva Uno, así firma sus obras  y esta recreación de la iconografía selvática en un mural también la tiene. Así que pincel en mano, aerosoles y brochas, su atrevida propuesta de recrear la selva en esta selva de cemento, le otorga movimiento a un pequeño pasaje comercial y a un oculto café que han recobrado la atención gracias al Chullachaqui, nada menos.

Zelva Uno no es un artista callejero más. Cuando deja un rato los aerosoles, Joe Fernández, lidera y promueve un movimiento de muralización que toma por asalto a ciudades y estampa en ellas la cosmovisión amazónica. Así nació Amazonarte, el festival de muralización artística más grande de la amazonía peruana: “los murales no solo embellecen un lugar, también educan y difunden. Los murales actualmente son una de las armas más potentes para comunicar, por eso los usamos como un medio para exponer sobre los diferentes temas que involucran a nuestra cultura”

Joe o Zelva Uno, empieza a trabajar con los murales  cuando comienzan sus viajes por el interior del Perú, hace cinco años atrás. Al recorrer muchas de las calles de provincia, decide tomar la iniciativa de poner color en las urbes pero también llenarlas de identidad. Esos espacios eran aprovechados para poner en evidencia gràfica el patrimonio inmaterial y la tradición de la que somos herederos. Pero sus viajes se fueron direccionando cada vez más hacia la selva: “Comencé a llegar más seguido a la selva, al departamento de San Martín, a Ucayalí y allí me quedé durante mucho tiempo. Es allí que surge la atracción por la identidad amazónica”   

Estos recorridos gestaron Amazonarte, que más que un festival, es un movimiento que busca recuperar los espacios públicos perdidos o descuidados, y embellecer las urbes con diversos temas vinculados con la conservación del patrimonio natural y cultural amazónico. Sin embargo el objetivo es aún más ambicioso: “Se quieren generar espacios que funcionen como recorridos turísticos para contribuir con el turismo” afirma Joe. Por eso hace poco la tercera edición de este festival se instaló en Tingo María y convocó a artistas urbanos no solo del Perú sino a extranjeros también.

Los murales forman parte de los atractivos turísticos de grandes ciudades alrededor del mundo. En Perú contamos con varios de ellos gracias a los diversos festivales de arte urbano que buscan darle más color a las paredes de varias ciudades de nuestro país:  “Hemos decidido trabajar con personas de las mismas comunidades originarias de la selva, a representarlos en los murales y les hemos propuesto trasladar sus propias expresiones en este formato. Llevo participando ya hace un tiempo en festivales tanto en Lima como en provincias y en casi todos intento descubrirles a mis compatriotas la estética y el maravilloso mundo de la amazonía, esa maravillosa diversidad que posee usando elementos como la flora y la fauna”

Esta apertura a la cosmovisión amazónica es reciente, es un boom que está destronado el sitial que había ganado el mundo andino en el imaginario cultural y que viene  tomando por asalto varios frentes como la gastronomía, la artesanía, el diseño y ahora busca tener un aliado en el arte urbano: “Hurgar en la herencia amazónica, tan desconocida por los propios peruanos, es un tema que al parecer no se acaba nunca, mis esfuerzos como el de muchos otros por su difusión es una compensación por todo el tiempo que ha permanecido oculta, aislada. No merece seguir así”.      

Amazonarte ha contribuido a darle vida a espacios y ha dejado 60 murales a su paso por las ciudades que ha intervenido. Joe Fernandez quiere seguir liderando este proyecto que le quita el sueño y en sus periplos como artista plástico planea seguir realizando más pero por el momento, Zelva Uno ha decidido llevar su “street art” hacia Colombia. Con mucho orgullo, responde en una entrevista radial que es un artista autodidacta, que empezó dibujando con tizas en las veredas y pistas de la calle y que finalmente adoptó a los murales como el lienzo que le otorga toda la plasticidad que requiere para comunicar, pero que no es la única superficie en la que planea seguir dibujando. El cuerpo es otro territorio que el inquieto Zelva Uno quiere colonizar con sus iconos amazónicos. Qué interesante, eso sería como llevar la amazonía en la piel.     

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *