Ambiente

Jóvenes cusqueños desarrollan un proyecto para reducir el plástico

Escolares  fueron ganadores de feria científica  Eureka, tras la presentación de proyecto que reduce el plástico con la ayuda de gusanos.  Pronto viajarán a Emiratos Árabes.

Las achupallas, pertenecientes a la familia de las puyas, albergan en sus troncos a un pequeños huésped que puede ser decisivo para la descontaminación del plástico. Un pequeño gusano que está acostumbrado a en climas muy fríos, podría contribuir a descontaminar el ambiente  las bolsas plásticas.

Una investigación sobre el gusano de Achupalla y como actúa en la biodegradación de polietileno de baja densidad (bolsas de plástico) obtuvo el primer puesto en la Feria Escolar Nacional de Ciencia y Tecnología Eureka 2018 que organiza el Concytec.

Talento regional

Pero, como llegaron a la conclusión sobre este hallazgo valiosísimo. William Aguilar Páucar del quinto año de secundaria y Johan Suclli Machacca, del segundo año, del colegio Daniel Estrada Pérez del Cusco, lograron determinar la utilidad de ese invertebrado en ese propósito, a través de la experimentación.

MÁS RUMBOS: 

Cusco enfrenta cambio climático con acciones concretas

Este gusano que habita la Achupalla tiene un ambiente peculiar. La planta crece en la comunidad de Llachi, del distrito de Ccatca, provincia cusqueña de Quispicanchis, a más de 4,000 metros sobre el nivel del mar. Las hojas de estas plantas ayudan a la alimentación de los cuyes. Entonces de allí la cercanía y el conocimiento que tienen los pobladores sobre el invertebrado.

“Probamos hasta con cinco gusanos, algunos de tierra y otros de plantas y finalmente dimos con este que come el plástico de las bolsas que se venden en los mercados”, contó Aguilar a la Agencia Andina.

Gusanos selectivos 

El experimiento de los escolares da cuenta que el gusano puede degradar bolsas de plástico de color rojo, verde, amarillo y blanco, pero no con los plásticos transparentes.

Gracias a la ayuda de una profesora de química de la Universidad San Antonio Abad del Cusco, los dos jóvenes estudiantes practicaron a las heces del gusano la prueba de espectrocopía infrarroja, lográndose determinar que estas no contenían plástico, es decir que lo había degradado.

“Lo que nos resta saber es en qué otra sustancia lo ha convertido o si en su interior tiene bacterias que consumen el plástico”, dijo Johan Suclli, el investigador más joven, quien reveló que este estudio lo iniciaron en el mes de julio último.

William Aguilar no es nuevo en este terreno. El año pasado representó al Perú en un certamen de ciencia en la ciudad de México. Su estudio en esa oportunidad fue sobre el gusano Huaytampo que habita en el Cusco y que puede producir una seda aún de mayor calidad que la china.

Ahora a ambos estudiantes, futuros ingenieros, y a su profesor asesor los espera la ciudad de Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes, donde participarán en la Expo Ciencia internacional Milset 2019, donde participarán delegaciones de América, Europa, África y Asia.