Ambiente

Cinco plantas medicinales para tu botiquín viajero

Foto: Giuliana Taipe

¿Soroche, resfríos o moretones en plena ruta? Dile adiós a esos males que le restan diversión a tu viaje con este abanico de plantas silvestres recomendado sabiamente por la comunidad de Chacán (Anta, Cusco).

Lo último que quiere un viajero es caer enfermo en ruta, en pleno festín gastronómico o encuentro intercultural: pescar un resfrío en sus andanzas por el Valle Sagrado (Cusco) o sufrir un desgarre muscular en lo profundo de la selva central. Sin embargo, son algunos impasses que se suelen pasar.

MÁS RUMBOS: Fin de semana en Iquitos

Tampoco exageramos en decir que nadie está a salvo de contraer infecciones respiratorias, digestivas, los traumas y heridas de todo tipo, entonces, seguramente, no dudarás en revisar la mochila en busca de algún antídoto que permita recuperar las fuerzas para seguir viajando.

Ante ello, las compañeras de la asociación Ñusta Encantada de la comunidad campesina de Chacán (Anta, Cusco), que viene desarrollando el turismo rural comunitario gracias al apoyo de CBC Tupay (Hoteles CBC), nos presentan cinco plantas medicinales infaltables en el botiquín que todo viajero debe incluir. Toma nota.

Pomada mezcla manzanilla con la caléndula para aliviar quemaduras y piel reseca. Foto: Gunther Félix.

Eucalipto para respirar

No hay planta más milagrosa que el eucalipto, un antídoto ideal para la gripe y el asma. Los pasos para tener una pomada natural son sencillos: recoger las hojas de los eucaliptos que están al margen de las carreteras, desmenuzar las hojitas, hervir la vaselina en una olla, mezclar ambos insumos mediante el baño maría y, finalmente, extraer el líquido en un envase. Una vez seco, la pomada ya está lista para frotarla en espalda, pecho o garganta.

Alivia con manzanilla

El proceso es el mismo que el anterior, pero con un único cambio: durante el proceso de cocción se fusiona la manzanilla más la caléndula. Ambas plantas permiten calmar el dolor de las quemaduras, además su uso es frecuente durante las estaciones frías, cuando la piel y el labio se resecan.  

Sin dolor con árnica peruana

Sentir ese odioso dolor cuando mojas tu mano a más de 3.000 m.s.n.m. puede ser una pesadilla para los que son propensos a contraer reumatismo. Aunque hacer trekking por varios minutos no sea suficiente, siempre hay una opción adicional que ayuda a aliviar estos dolores. Basta con llevar una árnica peruana o maycha triturada es suficiente para aliviar los dolores de las articulaciones.

Los procesos medicinales incluyen exprimir las hojas de las plantas. Foto: Giuliana Taipe

Adiós al soroche

Mate de coca o muña. Beber cualquiera de estas dos opciones antes de encaminar sus pasos por las alturas del Perú es primordial para no sufrir el mal de altura o soroche, evitando los principales síntomas como dolor de cabeza, náuseas y la falta de apetito. La infusión de hoja de coca también permite acabar progresivamente con el estómago flojo.

El anti moretones

El tarwi es el segundo producto más nutritivo del altiplano, pero la mayoría desconoce que su uso va más allá de la cocina regional. En la comunidad de Chacán lo remojan en agua caliente para aplicarlo sobre moretones y hematomas producidos por caídas o golpes durante el viaje. Así que ya sabes, este botiquín casi no cuesta, no pesa y cura más rápido que inmediatamente.

El Dato

Viaje de Lima a Cusco con Latam. Tiempo: cuarenta minutos. Una vez en la Ciudad Imperial, planifique su tour con la agencia de viajes CBC Tupay, situado en la avenida Tullumayo 274 del Centro Histórico del Cusco.

Contactos: +51 084-227656

Hotel: reserve sus estadías en la Ciudad Imperial con hoteles CBCReservas al hotel Casa Campesina, llamando al teléfono: 084-233466. 

 

 

Acerca del autor

Gunther Félix

Periodista de esquina y del monte. Fotógrafo y peregrino urbano los fines de semana.

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *