Ambiente Destinos

El hotel que rinde tributo a la selva

Increíble y fantástico lodge al pie de la Laguna Azul. Foto: Sumaj

Son 16 bungalows con la misma vista: la laguna azul, el volcán Miracocha y un cielo decorado por constelaciones. No contamina, no hay señal de celular y el despertador es el ronquido del jaguar o el cántico de loros parlanchines.

Por Martín Vargas

Cuando el notario que le vendió parte de su terreno a Jorge Panduro, se enteró que construiría un hotel al pie de la laguna, intentó disuadirlo y puso el grito en el cielo, pero su ira fue aplacada por la santa paciencia de Panduro.

Tuvo que explicarle que no sería un edificio grotesco como el hotel que hay al otro lado de la laguna. Le aclaró que sólo serían 16 bungalows y que sería un lodge sostenible. Cuando el notario escuchó la perorata ambientalista, bajó la guardia, pero no le creyó nadita. Pensó que era una pasada de mano para aplacar su malestar. Cuando Jorge se despidió del notario también pensó que no le había creído nadita, pero igual no importaba porque ahora era su terreno y, lo más importante, él no mentía.

MAS RUMBOS: Radiografía de una belleza

Y es que Panduro la tenía clara hace años. Su idea era levantar un hotel de primera categoría, pero ecosostenible. Por eso hizo sus pinitos en hotelería y puso Sumaj Casa Hotel en Tarapoto. Ahí, el constructor aprendió el arte de la hotelería y una vez aprendida la lección, comenzó el trabajo de tierras compradas a uno de los notarios más famosos de San Martín. Una historia que comenzó hace un par de años y que hoy está a punto de convertirse en realidad.

Volcán, laguna y contacto total con la naturaleza en el Sauce. Foto: Sumaj

Sumaj Laggon Lodge es cosa seria y advierte que algo sano pasa por la cabeza delos nuevos empresarios y emprendedores amazónicos. Y es que este hotel no sólo pondrá en contacto a los turistas con la más hermosa naturaleza al pie de la Laguna Azul, en el increíble distrito del Sauce, en San Martín, sino que, sobre todo, la huella ecológica será como debe ser siempre: cero secuelas.

A una hora y media de Tarapoto Sumaj Lagoon Lodge aplica un modelo de operación sostenible con el medio ambiente, con diseños y prácticas laborales orientadas a optimizar los recursos energéticos, hídricos, biológicos y orgánicos.

De esa manera se convierte en el primer proyecto sostenible del Perú, porque involucra el ahorro de energía cuantificable con los estándares mundiales. Utiliza al 100% tecnología led, paneles solares y sustituye el aire acondicionado por un sistema de circulación y renovación de aire en las habitaciones.

Son 16 bungalows con vista a la laguna y con energía solar. Foto: Sumaj

En lo que respecta al ahorro del agua, utiliza fuentes pluviales para la jardinería, con tanques que almacenan el recurso hasta en un 60%. Los baños están diseñados con un mecanismo que permite regular el consumo de agua en cada habitación.

Pero eso no es todo. Además, el hotel contará con botes con motores eléctricos y no con los diesel que actualmente son los que contaminan la laguna. Enclavado en un monte inclinado que ofrece una maravillosa vista de la laguna y del volcán adyacente, el transporte interno será con carros eléctricos que se cargarán con paneles fotovoltaicos.

Jorge explica que en cuanto al tratamiento de aguas servidas, se utilizará biodigestores y pozos de percolación, de esa manera se logrará que los fluidos subterráneos sigan su curso. Asimismo, existe un plan de tratamiento de residuos sólidos, donde los residuos tienen un proceso de deshidratación natural y eliminación de bacterias para que posteriormente se puedan utilizar en el mejoramiento del suelo y la jardinería. Nada se desperdicia en Sumaj.

Confort y cero conexión mundana

Las 16 habitaciones respetan el entorno y están construidas bajo los criterios medioambientales, diseñadas para el confort de sus huéspedes. Son amplias, cómodas y todas cuentan con terrazas que dan la cara a la laguna azul. Además, están amobladas con motivos étnicos – kechwas.

El hotel tendrá una amplia piscina, muelle lounge, áreas de masaje y yoga; maloca de lectura con hamacas, una playa artificial de arena blanca, jardines exóticos que están decorados con esculturas de las danzas tradicionales de las regiones naturales del país.  Además, los huéspedes podrán conocer el vivero de orquídeas y el criadero de mariposas.

Punto aparte merece su restaurante Kawsay (vivir bien) – Espacio Amazónico, que contará con un bar lounge y su propio huerto orgánico, y que estará a cargo de Dennis Yupanqui, chef y embajador de la marca Perú.  Yupanqui diseñó una carta con un concepto de rescate de productos agroecológicos con historia, identidad y formas ancestrales. Se centró en elegir insumos provenientes de origen vegetal, animal y/o mineral, con la finalidad de transmitir el respeto al medio ambiente y el saber ancestral de los pobladores amazónicos.

Sin televisores, sin señal de internet y sin ruido a kilómetros de distancia, los huéspedes se desconectarán totalmente de la ciudad. Aprenderán a hornear su propio pan y podrán nadar o practicar kayak en la laguna amazónica más grande del país.

Sumaj Lagoon lodge cuenta con la certificación internacional EDGE (edgebuildings.com); certificadora que promueve la construcción de más edificios verdes que contribuyen con el manejo del cambio climático.

Estamos pues ante el primer hotel peruano auténticamente sostenible al 100% y lo más interesante es que la inversión es netamente peruana, con lo cual se abre un camino para que las demás inversiones no sigan afectando la amazonía y entiendan que cuando se quiere, se puede emprender proyectos con huella ecológica cero. Y Sumaj es prueba palpable de que sí se puede. ¡Larga vida a Sumaj!

En Rumbo:

¿Cuándo abre?

Sumaj abrirá sus puertas en quincena de julio. Para reservas puedes comunicarte a: www.vivesumaj.comreservas@vivesumaj.com

¿Cómo llegar?

De Lima se puede tomar un vuelo en cualquiera de las tres aerolíneas que van a Tarpoto. El viaje es de apenas 1 hora y 15 minutos. Una vez en Tarapoto, la distancia al distrito del Sauce es de 1 hora. Una vez allí, debe tomarse un peque peque (bote) y navegar por la laguna por aproximadamente 20 minutos. ¡Cuidado con la sirena!

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *