Ambiente Personajes

“Las cifras de turismo están hiperinfladas en el Perú”

Fernando Angulo sale a cazar cifras y correr la cortina de un turismo con bastante éter. Foto: Jorge Novoa

Fernando Angulo, uno de los líderes del Centro de Ornitología y Biodiversidad (Corbidi) es quizá el más grande gurú en aves del Perú (pajarero, a secas). En esta entrevista se sincera, desnuda errores y adelanta que el próximo año en el Global Big Day… “volveremos volveremos… volveremos otra vez… volveremos a ser campeones”

Por Martín Vargas

El presidente de la República sorprendió a inicios de su mandato al decir que se impulsaría el turismo de esas señoras de edad que vienen a ver pajaritos. ¿Cómo lo tomaron los pajareros peruanos?

Me parece importante que el presidente haya mencionado ese tema aunque sea de una manera medio jocosa. Por primera vez un presidente, si mal no recuerdo, se acuerda del turismo de aves o por lo menos demuestra que sabe de su existencia. Ahora, no se equivoca al decir que hay señores mayores que vienen a ver pajaritos, porque ese es el gran público del turismo receptivo que viene a realizar avistamientos. Son gente de edad, retirados, con gran poder adquisitivo y principalmente de Estados Unidos e Inglaterra.

MAS RUMBOS: Noruega recortará aportes para frenar la deforestación

¿Pero fue como poco serio no?

Exacto. Es decir, no puedo decir que esa frase refleje una política seria al respecto. El turismo de observación de aves tiene un crecimiento lento y los que estamos en el sector lo sabemos. Sin embargo, se crea mucha expectativa pensando que con una campaña o un Birding Rally Challenge, al año siguiente van a llegar los aviones con las señoras para ver pajaritos. Eso no sucede. No funciona así. Se requiere un proceso con estrategia.

Un plan maestro…

Y sincerar el asunto. Yo he visto muchas veces las cifras del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo que dicen, por ejemplo, que hay 10 millones de turistas que podrían venir al Perú, pero no dicen en qué se sustentan. Están inflando cifras y eso crea expectativas falsas y la gente invierte pero al final no hay retorno. Las campañas que se organizan no van a tener resultados en 2 o 3 años. Los tiempos que pide el Estado para ver resultados son demasiado cortos.

Corbidi, la institución que diriges ¿cómo ves el tema de plazos, cuál es la lectura que tienen?

Corbidi va por varias aristas. Junto con mi colega Thomas Valqui apostamos a generar información sobre el turismo de observación de aves. Tenemos material, sacamos guías, apoyamos en la generación de herramientas de raíz científica como el conocimiento de cómo cantan las aves, medio que ahora se usa para atraer a las especies. Todo esto se genera con investigación sobre qué aves hay, de dónde son, cuál es su rango de distribución, cómo es su hábitat. Ojo que hay mucha gente que viene por nuestras especies endémicas; es decir, las aves que solo hay en el Perú.

El avistamiento de aves es un nicho con alto potencial que debería beneficiar a poblaciones rurales, principalmente. Foto: Difusión

Muchas de esas aves hace 20 años no se conocían y recién con el trabajo científico se han “descubierto”. El año pasado descubrimos una nueva especie en la Cordillera Azul (San Martín). Ese pajarito abrirá posibilidades económicas en la zona. A Plataforma no lo conoce nadie, pero pronto tendrá lodges, dinamizará su economía.

Y todo por un pajarito…

Así es. El detonante es un ave descubierta en expediciones que es fruto del trabajo científico y ese es un ejemplo. Apostamos por la investigación como un dinamizador de la economía local y para posicionarnos como destino biodiverso. Estamos esperanzados en que los gringos vengan, pero también hay un mercado interno y PromPerú está apostando por ellos con el portal “Y tú que planes”. Ahora hay más poder adquisitivo y se puede mantener un albergue no solo con turistas gringos, sino también con nacionales.

Tenemos que generar pajareros peruanos; es decir, la afición de avistamiento de aves dentro del país. No se puede mantener la industria turística de avistamiento solo con los extranjeros porque apenas haya un peque atentado o quiebre del clima de seguridad, todo se vendría abajo. Hay que impulsar la afición de los peruanos por el avistamiento. Muchos de ellos ya están pagando por guías y definen sus destinos por las especies que allí habitan.

Ahora, hay que reconocer que una de las herramientas que ha colaborado en el despegue de la observación de aves en el Perú, ha sido un libro llamado Aves del Perú, básicamente hecho por científicos de la Universidad de Luisiana y la traducción al español la hizo Corbidi.

El próximo año deberíamos ganar el mundial si trabajamos conjuntamente. Hay miles de pajareros por descubrir. Foto: Corbidi

Entonces la foto de ahora es la de un movimiento pajarero construyendo sus herramientas, que se basa en el turismo receptivo y que es muy estacional…

Sí, es eso, un 80% receptivo y se mueve entre junio y noviembre por la accesibilidad de los sitios en meses secos. Además, son meses en que la gente sale de vacaciones. Y en cuanto a las herramientas es cierto, las estamos construyendo…

Antes del Globay Big Day dijiste que se necesitaba entusiasmar a los pajareros locales para que salgan a registrar especies. Sin embargo, perdimos el mundial con Colombia ¿No hubiese sido más interesante estimular la creación de nuevos pajareros?

Eso hicimos. Tratamos de captar gente que no era aficionada, a gente cautiva. Ojo, en tres años logramos gestar una cadena de pajareros. La mayoría de gente que ahora sale a los avistamientos ni sabía que existía esta actividad. Al margen de ganar o no, hay que pinchar el orgullo nacional de la gente para que salga a registrar especies. El objetivo no es ganar, si ganamos mejor, pero el real fin es que la gente registre especies y ame la biodiversidad.

Pero en Colombia salen a registrar masivamente y nos ganaron. Los objetivos van de la mano

Perdimos porque ellos estaban mejor organizados. No hay que quitarle mérito al triunfo de Colombia, hicieron una buena chamba…

Sus listas nos cuadruplicaron…

Sí y es porque su capital fue la gente. Tienen un montón de pajareros locales. Por eso nos han ganado y no lo hicieron antes porque esos pajareros no estaban activos. Ellos empezaron hace 20 años este trabajo. Mira, el 2005 organizamos un encuentro de ornitología en Chiclayo y Felipe Estela, de Colombia, ya nos hablaba de los clubes locales, de su red nacional de avistamiento. En ese congreso los peruanos éramos un reducido grupo de biólogos, ingenieros forestales. Éramos solo un nicho, pero ahora hay abogados, médicos, comunicadores, contadores, en fin.

Carpintero, una de las especies que habitan y pueden admirarse en el país. Fuente: Difusión

¿Antes se veía como algo muy académico, denso o caro?

No había herramientas ni una guía de aves del Perú donde aprender y los equipos eran carísimos. Ahora es más barato, sólo bastan unos binoculares y una cámara digital de fotos. Si no sabes qué especie es, en tu casa puedes cotejar las imágenes. La satisfacción pasa por identificar las aves que logras ver en campo.

Las aplicaciones jugaron un rol importante…

Así es. A medida que hemos podido ver a las aves y documentarlas con herramientas como la que tiene un registro de sus cantos, la actividad se vuelve más accesible y popular. Eso despertó la afición, el resultado es el aumento de personas que salen a ver aves y gastan en costos logísticos.

Y desarrollan destinos…

Exacto. El turismo de aves lleva gente a zonas que ni se sabía existían. Si no fuera por las aves nadie llegaría a ellas.

Quería volver con el tema del mundial. Colombia ganó porque se activaron todos sus pajareros; es decir, ¿ya tocaron techo? ¿podremos ganarles el próximo año?

El universo peruano es mucho mayor de los que participan. Hay gente que piensa que no tiene porque salir ese día del Global Big Day. Pero además de esa porción que estuvo inactiva, tenemos a muchas personas que podemos sumar en el avistamiento. Hace un mes hicimos una conferencia conjunta con gente de Ecuador, Colombia y Venezuela y ahí los colombianos reconocieron que habían llegado a su techo en número de listas.

Puntos donde este año se activó el avistamiento durante el Global Big Day. Más de 135 grupos que no bastaron para ganar. Foto: Corbidi

¿Quién decide que áreas son propicias u oficiales para el avistamiento en el Global Big Day?

Nadie. La Universidad de Cornell (EEUU) organiza el campeonato mundial pero solo pone el día y hasta ahí llega su injerencia. El avistamiento es autónomo y no requiere de áreas certificadas. Nosotros asumimos un rol didáctico y difusor sin que nadie lo imponga. Estuvimos moviendo a la gente en redes para que salgan el día del campeonato. Creamos tutoriales, cursos para que sepan cómo subir datos en la aplicación. Lo hacemos voluntariamente.

Hay un Facebook “Aves del Perú” que intenta contagiar a la gente de esta pasión. Ponemos links con información técnica y científica necesaria, pero también compartimos experiencias, sentimientos, logros. Tenemos casi 10 mil miembros muy activos en redes. La verdad no pensé que llegaríamos ni a mil. Esto te dice que hay una pasión escondida. Gente que tiene interés latente y están en proceso de sumarse con todo. Ahora, esto empieza en el parque de tu casa. Dos años después esa misma gente comienza a subir fotos de aves en distintos puntos del país.

¿Qué estrategia están usando para que se sumen nuevos pajareros?

Lo que estamos haciendo es contarle a la gente que aves podrán encontrar en los sitios turísticos más visitados del país. Por ejemplo en Kuelap, Machupicchu, Paracas o el bosque de Pómac. Así, mientras tu familia disfruta de lo más comercial, puedes darte el lujo de salir a buscar especies con tus binoculares. Es una labor de acompañamiento.

¿Hay indicadores de cuánto contribuye el avistamiento en la cadena turística?

No hay en Colombia y aquí en Perú, menos. Yo veo las estadísticas que publican las agencias de turismo sobre cuántos pasajeros se mueven en el país, y la cifra está hiper inflada. Eso no ayuda, lo mejor es que la cifra sea real y no se generen falsas expectativas. Conozco a varias empresas que mueven pajareros en el Perú y a la mayoría de guías, y junto a ellos estimamos que no deben ser más de mil turistas de avistamiento, pero cuando ves que la cifra oficial habla de 10 mil, entonces te das cuenta que todo está de cabeza.

El avistamiento es ético. Se puede mentir sobre las especies reportadas pues no se piden pruebas. Es bizarro..

Es bien bizarro, pero es fácil darse cuenta cuando uno miente y cuando detectas a un pajarero mentiroso, nada de lo que pueda decir de ahí en adelante tendrá respaldo. Reputación cero. Yo puedo ir a Pómac y decir que vi 100 especies, pero es mentir. Pero no es difícil saber quién miente porque en tales zonas hay especies determinadas, en tales hábitats, tales especies. Hubo casos de mentirosos pero ya fueron expectorados.

Finalmente, ¿cómo se está trabajando con los niños para inocularles el amor por la naturaleza? Ya no miremos la generación del centenario, veamos más allá…

Es una buena pregunta que lamentablemente no tiene respuesta. No hay una política definida por parte del Estado. La mayoría de personas orientan su amor por la naturaleza a tener mascotas. Pero hay que reorientar esa pasión para no terminar dañándola. En cuanto al movimiento de avistamiento es netamente un colectivo de personas con mucha motivación. No es nada oficial, no responde a una política o estrategia estatal.

¿Ganamos el mundial el próximo año?

Queremos ganar y ya hemos visto que la cosa se pone fuerte con Colombia. Ahora, ellos ya tocaron techo en su número de listas y nosotros no. Esa es la diferencia para ganar. Nos reuniremos para aterrizar la estrategia este año. Por lo menos ya se sumaron el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) y PromPerú. Pero falta más.

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

1 Comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Excelente entrevista. Un comentario adicional a lo que Fernando menciona con respecto a Colombia y es que es el pais con mayor diversidad de aves en el mundo y tiene una serie de habitats que no hay en el Peru.