Ambiente

El paraíso de aves que un hombre creó en el Alto Mayo

Dos colibríes cruzan sus caminos en medio del bosque de San Martín . Foto: Lenin Quevedo

Esta es la historia de un hombre que con persistencia logró hacer del ecoturismo, su principal dedicación.

Por Lenin Quevedo

En donde nace San Martín, por el norte, en el límite con la región Amazonas, se encuentra Arena Blanca, un emprendimiento impulsado por Norbil Becerra, que ha logrado atraer a 32 especies de colibríes, de las formas más impresionantes. Estas hadas del bosque que cautivan con sus colores, atraen a cientos de turistas especializados en observación de aves, hasta Aguas Verdes, pequeña comunidad que se encuentra en la provincia de Rioja, de la región San Martín.

Norbil Becerra, gestor de Arena Blanca Foto: Macoy Zapata

Norbil ha recorrido un camino muy complicado. Para lograr atraer a estos maravillosos seres, tuvo que lidiar con los prejuicios de su comunidad, que al inicio consideraban que su trabajo iba a atraer más inconvenientes que beneficios. “Con el tiempo, cuando los turistas llegaban para comprar algo en las tiendas de la comunidad, empezaron a comprender que el beneficio de la actividad turística llega a todos”, refiere.

Vuelo de picaflores . Foto: Lenín Quevedo

MÁS RUMBOS: 

San Martín: el colorido universo de las mariposas

Hoy, es visitado por hombres y mujeres de todo el mundo. “Llegan desde China, Australia, Estados Unidos, Inglaterra, Bélgica y muchas otras nacionalidades, porque nosotros desarrollamos un turismo especializado en aves”, agrega Nórbil. El crecimiento de las visitas ha sido exponencial. De 200 en el año 2016, hasta 326 en el año 2018.

Coqueta crestada vuela libre en las instalaciones de Arena Blanca. Foto: Lenin Quevedo

Para Norbil, el turismo ha significado una revelación. “Yo me dedicaba a la agricultura y solo veía un horizonte en esa actividad. Pero luego descubrí tras una pasantía en Huembo que atrayendo a las bellas aves que existen en Aguas Verdes, podía encontrar una forma de cuidar el bosque, de hacer negocio sin dañar a la naturaleza”, nos cuenta, mientras describe algunas de las especies que se encuentran en este lugar.

Mirador de colibríes en Arena Blanca . Foto: F. Arena Blanca

Por ejemplo, nos sorprende un pequeñísimo colibrí con un penacho naranja de terminaciones oscuras que danza sobre las flores del jardín de Arena Blanca.  Se trata de la coqueta coronada (Lophomis stictolophus). También destaca el cola cerda crestado (Discosura popelairii), que tiene un peinado punk que brilla con el movimiento de su cabeza de manera impresionante, como si se tratase de un camaleón, virando desde tonos oscuros, hasta un verde brillante, además de una cola larga y desordenada, con un maravilloso desalineo.

Colibrí bate las alas con mucha exigencia. Fotos : Lenin Quevedo

Así como estas dos especies, otras 30 maravillan a los que llegan, que son fundamentalmente turistas extranjeros. Una alternativa también para los nacionales que quieran impresionarse con el lugar que bate el récord de especies atraídas a un solo lugar en la amazonía sanmartinense. Sin duda, de esos lugares que tienes el deber de visitar.

 

Acerca del autor

Redacción Rumbos

Añadir comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *